SEDE FISCAL EN HOLANDA

Así es el plan de la filial de Uber en Europa para no pagar impuestos en décadas

La compañía californiana ha aprovechado un resquicio normativo en Holanda para crear una exención fiscal de 6.100 millones de dólares con la que evitar una elevada factura tributaria

Foto: Bandera de Uber en la Bolsa de Nueva York. (Reuters)
Bandera de Uber en la Bolsa de Nueva York. (Reuters)

No es ningún secreto que las multinacionales estadounidenses aprovechan como nadie todas las rendijas del variado sistema tributario de la Unión Europea. Cada territorio establece sus propias normas y eso provoca que algunos, habitualmente aquellos que tienen más dificultades para atraer capital extranjero, ofrezcan cierta flexibilidad fiscal a corporaciones capaces de generar riqueza en sus territorios.

Uno de esos pequeños huecos lo ha aprovechado Uber, que a través de su entramado en Holanda, donde tiene su sede fiscal y hacia donde dirige todos sus ingresos en la Unión Europea, ha creado un mecanismo para ahorrarse hasta 6.100 millones de dólares, casi 5.500 millones de euros, en impuestos. Se trata de créditos fiscales que entrarán en vigor cuando la compañía alcance beneficios. Servirá para compensar los importes que adeude al fisco holandés por impuesto de sociedades. Pasarán décadas antes de que contribuya a las arcas públicas del país.

El proceso que ha seguido el gigante de San Francisco para crear este salvavidas fiscal es bastante sencillo a nivel teórico. Uber ha trasladado el valor de su propiedad intelectual de un paraíso fiscal como Islas Bermudas hasta Holanda, aprovechando que cuando un activo intangible como ese aumenta de valor también crecen las deducciones fiscales que acarrea. El país centroeuropeo tiene una legislación muy favorable —no es casualidad que gigantes como Netflix tengan allí su sede europea—, pero solo para la actividad que se declara allí.

Adiós al sándwich holandés

La legislación holandesa, además, permite repartir esos créditos fiscales por valor de 5.500 millones de euros en ejercicios posteriores sin límite de tiempo, una práctica ahora prohibida en Estados Unidos desde que Donald Trump aprobara su reforma en el año 2017.

A través de un entramado de filiales creado en todo el continente, Uber canaliza los ingresos de su actividad principal, el cobro de comisiones a los conductores por utilizar su plataforma, hasta Holanda desde el resto de países. De esta manera, evita los fiscos estatales y concentra toda su facturación en el punto más beneficioso.

Protestas contra Uber. (Reuters)
Protestas contra Uber. (Reuters)

En España, por ejemplo, Uber apenas paga impuestos gracias a que está registrada como una mera compañía de 'marketing'. En el año 2017, la compañía abonó al fisco 53.800 euros tras declarar beneficios de 163.500 euros, mientras que un año antes ganó 83.400 euros y apenas contribuyó con 28.400 euros en tributos. Esto se debe a que la actividad de la plataforma californiana en nuestro país esta canalizada a través de Uber International Holding BV, propietaria al 100% de la filial española.

Ante la vigilancia de la Comisión Europea, que trata de poner coto a estos tratos favorables de ciertos territorios —ya obligó a Irlanda a recuperar 13.000 millones en impuestos no cobrados a Apple—, Uber ha tenido que diseñar esta nueva estrategia y dejar de utilizar el conocido como sándwich holandés.

Esta práctica consiste en crear una sociedad con sede en el país europeo cuya actividad se limita al cobro de 'royalties' por la cesión de propiedad intelectual a otra compañía radicada en un paraíso fiscal. Allí era donde se tributaba, con todas las ventajas de estos territorios, por la actividad de sociedades que no tenían empleados pero facturaban enormes sumas de dinero cada ejercicio. En el caso de Uber, ese país era Islas Bermudas.

En el punto de mira de la UE

Los gigantes estadounidenses llevan tiempo en el punto de mira de las autoridades fiscales europeas, ya que apenas tributan, con algunos gobiernos como grandes aliados. De hecho, cuando la Unión Europea condenó al fabricante del iPhone a devolver a Irlanda esos 14.000 millones, fue el propio país el que recurrió la sanción.

La línea de actuación para establecer un mayor control ante estas compañías la ha marcado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que ha obligado a los 36 Estados que la componen a compartir información mucho más detallada de estas empresas. Quieren hacer transparente desde la facturación hasta el número de empleados, pasando por las oficinas que tienen en los diferentes países.

Un conductor con licencia VTC, en una manifestación en Madrid. (EFE)
Un conductor con licencia VTC, en una manifestación en Madrid. (EFE)

Eso ha obligado a actuar a Uber, pero también a transatlánticos como Facebook. La red social creada y dirigida por Mark Zuckerberg tiene dos grandes sedes fuera de Estados Unidos: Irlanda y Singapur. En ambos casos, se trata de territorios muy amables fiscalmente y que permiten abandonar territorios 'offshore' para pagar impuestos, pero no muchos.

Facebook ya ha anunciado que va a triplicar su plantilla en Singapur para que sirva de base de operaciones a la zona de Asia-Pacífico, una de las zonas geográficas en las que todavía tiene margen para sumar usuarios y, de paso, ahorrarse dinero.

Pérdidas récord

El pasado jueves, Uber presentó los resultados del segundo trimestre del ejercicio 2019, que reflejaron unas pérdidas récord de 5.240 millones de dólares, casi 4.700 millones de euros, sobre todo por culpa de la compensación asociada a la salida a bolsa, un trámite por el que tienen que pasar prácticamente todas las cotizadas tras su debut.

A nivel operativo, lo que verdaderamente puede dar una muestra de cómo está Uber, los rojos fueron de 656 millones de dólares, casi 585 millones de euros, muy por debajo de los 979 millones de dólares, casi 875 millones de euros, de pérdidas que esperaba Wall Street.

El CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, explicó en su conversación con los inversores después de la presentación de resultados que están en unos ratios de crecimiento "por los que compañías de nuestra escala matarían". "2019 va a ser el año en el que alcanzaremos nuestra cima en cuanto a inversión. En los ejercicios de 2020 y 2021, el agujero se va a ir reduciendo", decía Khosrowshahi, explicando que las previsiones dictan que las pérdidas ajustadas serán de 3.200 millones de dólares, 2.850 millones de euros, para todo el ejercicio 2019.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios