81.000 MILLONES DE VALORACIÓN INICIAL (-7,6%)

Uber pierde 6.000 M de valoración en la mayor OPV de una 'tech' desde Facebook

Uber no solo se enfrenta a unos mercados azotados por las tensiones comerciales; sino que, además, debuta con el precedente de su competidora Lyft, que acumula una caída del 30%

Foto: La salida a bolsa en Wall Street. (Reuters)
La salida a bolsa en Wall Street. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura6'

Uber debutó el miércoles a precio de 45 euros por acción, lo cual situó su valoración inicial en 81.000 millones de dólares. La salida a bolsa de la 'start up' de transporte es la mayor OPV de una tecnológica estadounidense desde Facebook en 2012 (superadas solo por Alibaba, empresa china que debutó en la bolsa de Nueva York en 2014, tiene el récord con una valoración inicial de 179 millones de dólares). Empezando a cotizar a las doce del mediodía, la tecnológica ha salido a bolsa por debajo del precio fijado, en los 43 dólares, y finalmente ha cerrado con un desplome de 7,6% (el Nasdaq ha caído el viernes un 0,9%). Es decir, Uber ha perdido casi 6.190 millones de dólares de capitalización bursátil en su primera sesión.

En este contexto, Uber no solo se enfrenta a unos mercados azotados por las tensiones comerciales desatadas esta semana por la subida de aranceles a China —el propio presidente del NSYE, Tom Farley, dijo a la CNBC que el viernes, tras la semana de caídas generalizadas, era "un día desastroso para salir a bolsa"—. Además, Uber debuta con el precedente de su competidora Lyft, que desde que empezó a cotizar en el Nasdaq el pasado 29 de marzo, ya pierde casi un 30% de su valor inicial.

El propio consejero delegado de Uber ha admitido esta mañana, horas antes de la salida a bolsa de la tecnológica, que el precio de salida se había sido situado finalmente en la parte baja de la horquilla por el temor generado por el debut de su competidora. "La salida a bolsa de Lyft nos ha hecho ser más conservadores", dijo el directivo en una entrevista con CNBC. Lyft se disparó un 10% cuando salió a bolsa más de un mes (para posteriormente corregir hasta caer por debajo del precio inicial). Este viernes, la tecnológica pierde un 4% en bolsa.

¿Por qué cae Lyft? Sin que las grandes casas de análisis de Wall Street sigan todavía a estas tecnológicas, los medios estadounidenses recogen las valoraciones de expertos del sector y varias posibles explicaciones a su cotización: el sector en el que trabajan es complejo, los inversores han estado esperando la salida de Uber (actor de referencia en las aplicaciones de transporte) antes que a la de Lyft, la huida de los inversores hacia compañías de valor en vez de crecimiento...

Lyft presentó sus primeros resultados como cotizada el pasado jueves: registró pérdidas de 1.138,5 millones de dólares (1.017 millones de euros) entre enero y marzo, lo que supone elevar en un 386% los 'números rojos' de 234,3 millones de dólares (209 millones de euros) del mismo periodo de 2018. La empresa también matizó que su salto al parqué electrónico tuvo un impacto negativo excepcional de 894 millones de dólares (798 millones de euros) en sus cuentas del primer trimestre a raíz principalmente de las compensaciones en acciones vinculadas a la operación.

El CEO, Dara Khosrowshah, en la salida a bolsa con su equipo. (Reuters)
El CEO, Dara Khosrowshah, en la salida a bolsa con su equipo. (Reuters)

Uber, por su parte, también es un 'unicornio' —es decir, una 'start up' con más de 1.000 millones de dólares de valuación—. Según precisó en su folleto, la compañía dirigida por Khosrowshahi guarda unas pérdidas netas de entre 1.000 y 1.100 millones de dólares a cierre del primer trimestre del año, y unos ingresos de cerca de 3.000 millones de dólares. Desde que se fundó en 2009, la tecnológica ha conseguido recaudar 15.000 millones de dólares para alimentar y diversificar su crecimiento más allá del transporte y hacia iniciativas como Uber Eats, servicio de comida a domicilio.

Los 'unicornios' no son algo inusual en las bolsas estadounidenses. La propia Amazon salió a bolsa sin haber visto beneficios y Tesla, que debutó en el mercado en 2010, solo salió de los 'números rojos' el año pasado por primera vez. Facebook, la última gran OPV de una tecnológica estadounidense en Wall Street, sí que salió a bolsa habiendo alcanzado beneficios netos (205 millones de dólares a cierre del primer trimestre de 2012). Los beneficios, sin embargo, tampoco son garantía de éxito en la salida a bolsa: la red social de Mark Zuckerberg cerró su primer año en bolsa con una pérdida del 32%.

¿Un negocio abocado a las pérdidas?

Uber es, en su sentido más estricto, una plataforma de transporte de personas. Su división de VTC supone un 81% de los ingresos totales, mientras que su otra gran y creciente apuesta, Uber Eats, ocupa casi todo el resto de la proporción (un 18%). Ambos negocios, junto con el resto de actividades como Uber Freight o Jump Bikes, impulsan de manera estable el crecimiento del negocio, como bien muestra el alza de la cifra de usuarios mensuales, viajes, e ingresos por tasas.

El problema, sin embargo, viene con los ingresos netos que Uber saca con sus negocios, lo que en inglés se denomina como 'Core Platform Adjusted Net Revenue' —es decir, el total de lo ingresado por el negocio VTC y Uber Eats, menos las comisiones e incentivos pagados a los conductores—. En su folleto de emisión, la tecnológica culpa la caída de este parámetro por el aumento de la competencia, con Uber Eats teniendo que reducir las tasas que cobra de restaurantes para mantener a los locales más grandes y solicitados de geografías como EEUU o India en cartera.

Son muchos los competidores que enumera: GrubHub, DoorDash, Deliveroo, Swiggy, Postmates, Zomato, Delivery Hero, Just Eat, Takeaway.com, etc. En este contexto, pese a que Uber Eats sigue impulsando el crecimiento de los ingresos totales, el negocio no consigue llegar a ser rentable porque la compañía mantiene las tasas bajas para protegerse de la competencia.

Asimismo, la empresa da como solución la reducción de incentivos a sus conductores. Sin embargo, también aquí se encuentra con obstáculos. "Los incentivos y nuestra gran red [de conductores] nos permite mantener una oferta [de conductores a los clientes] estable", explica Uber. Sin embargo, la compañía añade que "en el futuro, podríamos reducir los incentivos a los conductores basándonos en las dinámicas del mercado", para recortar en los costes que afectan a los retornos netos.

Esta semana, grupos de conductores de Uber (y Lyft) en EEUU y Reino Unido hicieron huelga y acudieron a manifestaciones de cara a la salida a bolsa. Los trabajadores se quejaban de lo poco que el crecimiento y beneficios de la empresa se trasmitía al bienestar laboral del conductor.

Es este contexto, los inversores temen que Uber esté abocado a las pérdidas permanentes: el negocio crece pero cuanto más lo hace más se estanca la posibilidad de llegar a beneficios. La joven cotizada lo avisa en el folleto. Según explica en la publicación, "muchos de nuestros esfuerzos de generar ingresos son nuevos y están sin probar, y cualquier fallo en el impulso del crecimiento de los ingresos o costes inesperados podrían prevenir que alcancemos la senda del beneficio".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios