JUICIO POR LA SALIDA A BOLSA DE BANKIA

Los informes 'bajo llave' de la CNMV que prueban que validó las cuentas de Bankia

Un informe remitido al Congreso y otro a Anticorrupción han sido 'olvidados' durante el juicio de Bankia, incluso por los principales responsables de la CNMV y la fiscal

Foto: La sede de la CNMV. (EFE)
La sede de la CNMV. (EFE)

El juicio del caso Bankia que está próximo a terminar ha dejado varios momentos polémicos que rodean a la CNMV. El primero, cuando su expresidente Julio Segura afirmó "que el supervisor autorice un folleto no quiere decir que sea correcto". Y el segundo cuando su actual vicepresidenta, Ana María Martínez-Pina, que declaraba con su anterior 'camiseta' del ICAC (el supervisor de los auditores), arrojó dudas sobre la veracidad de las cuentas de Bankia.

Estas declaraciones contrastan con las conclusiones de dos informes de la CNMV 'tapados' durante el juicio, a los que ha tenido acceso este medio, que concluyen que las cuentas de Bankia fueron revisadas a fondo por el supervisor y que estaban 'inmaculadas'.

Informes 'bajo llave'

El primer informe, y también más reciente, es el que elaboró la CNMV para la Comisión de la crisis financiera que tuvo lugar entre 2017 y 2018 en el Congreso. El supervisor lo entregó en mano en 'pen drives' a los miembros de la Comisión y dejó una copia física como "donativo" para el Congreso. Es uno de los pocos documentos —por no decir el único— de los que se entregaron a la Comisión que no puede ser revisado sin pasar una serie de autorizaciones de la Biblioteca de las Cortes. Tampoco es accesible a través de la página web de la CNMV.

Tras detallar las revisiones "sustantivas" que se hicieron de las cuentas de algunas cajas de Bankia en 2008 y 2009 —limpias— y las revisiones específicas sobre las cuentas de 2010 y 2011, el supervisor concluye que "como consecuencia de todas las actuaciones no se detectaron desde la CNMV incumplimientos de la normativa contable que permitiesen concluir que podrían existir deficiencias o errores materiales en la información financiera que afectasen a su relevancia y fiabilidad".

Frente a las afirmaciones de Segura en sede judicial —como imputado—, este documento explica que la CNMV revisa las cuentas de las cotizadas habitualmente, bajo requerimiento legal, aplicando la metodología ESMA [supervisor europeo] y con capacidad para ordenar reexpresar o reformular cuentas, como ocurrió con Banco Popular. Ya en 2011, coincidiendo con la salida a bolsa de Bankia, la CNMV reconocía competencias "para exigir a las entidades cotizadas la publicación de informaciones adicionales, conciliaciones, correcciones o, en su caso, reformulaciones de la información financiera publicada".

Informe que la CNMV 'donó' al Congreso
Informe que la CNMV 'donó' al Congreso

La diferencia respecto al Banco de España es que no tiene un enfoque de vigilar la solvencia, sino de chequear la información financiera remitida al mercado; y respecto a los responsables de las cuentas —administradores y auditores— la supervisión de la CNMV es "a distancia" y con un enfoque metodológico.

El segundo informe es anterior, de 2016, y fue preparado por los técnicos del supervisor para responder a la ampliación de la pericial del caso Bankia, en la que cargaba con especial fuerza contra el Banco de España y la CNMV. En 2015 ya hubo un documento en la misma línea, aportado a la Audiencia Nacional a través del Frob y sin tratar la contabilidad, sino cómo se calculó el precio de la salida a bolsa. En 2016 se buscó otra fórmula: el supervisor envió el informe a la Fiscalía Anticorrupción, para que esta diera traslado al resto de partes. Este medio no ha podido contrastar si finalmente fue así, pero ha tenido acceso al documento.

Críticas a los peritos

En el mismo, el supervisor cargaba con dureza contra los peritos Antonio Busquets y Víctor Sánchez Nogueras, y cuestionaba algunos de los argumentos que recientemente se han expuesto en el juicio de Bankia contra los 34 acusados. Así, apuntaba que las provisiones son "áreas de gran complejidad, que precisan del juicio profesional y están sujetas a una elevada subjetividad e incertidumbre en las estimaciones", y alertaba del riesgo de sesgo retrospectivo:

"La evaluación realizada con posterioridad, como es el caso de los peritos judiciales, tiene el riesgo inherente de no poder ni estar en condiciones adecuadas para diferenciar, adecuadamente, qué parte de la información a la que han tenido acceso estaría ya disponible en la fecha de formulación de los estados financieros".

Conflictos de interés

El reciente endurecimiento de la acusación de la Fiscalía por falsedad documental en Bankia ha reabierto el debate de si la CNMV tenía que haber sido más proactiva asegurándose de que sus informes eran públicos y no quedaban 'bajo llave'.

También resurge la controversia por los posibles conflictos de interés entre supervisores. CNMV, ICAC y la Intervención General del Estado han dicho cosas distintas en el caso Bankia. Martínez-Pina y su sucesor en el ICAC, Enrique Rubio, forman parte de la Comisión Rectora del Frob que defiende cuentas y procesos en las que ellos han apreciado irregularidades. Y los supervisores no se ponen de acuerdo en las competencias de cada uno, jugando papeles diferentes según el momento y organismo para el que se pronuncien en cada caso; generando dudas relevantes sobre la validez y rigor de su criterio; y lo que es más delicado, provocando inseguridad jurídica.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios