AVISO DEL VICEPRESIDENTE

El BCE vuelve a ver riesgos en el ladrillo español... y la banca tiene aún 100.000M

De Guindos avisó ayer de que el precio ha subido demasiado en algunas zonas de España y no descarta recargos de capital para compensarlo

Foto: Enrique Villarino.
Enrique Villarino.
Adelantado en

La banca española afronta un escenario complicado. Todavía tiene 100.000 euros de ladrillo en sus balances procedentes de la crisis que estalló hace 10 años... Y el BCE ve ya nuevas señales de sobrevaloración en el sector inmobiliario. De momento, son pocas y en "segmentos concretos", como señaló este jueves el vicepresidente Luis de Guindos, pero marcan una pauta que puede llevar a acelerar la venta de activos problemáticos (NPA, por sus siglas en inglés) a las entidades.

"Hay segmentos y países donde hay una sobrevaloración y los precios han ido más allá de los fundamentos económicos", expuso el exministro de Economía en unas jornadas organizadas por la APIE, la UIMP y BBVA.

Recargo de capital

De Guindos sugirió incluso la posibilidad de que se introduzca un recargo de capital anticíclico a las entidades para que vigilen la concesión de crédito inmobiliario, como se ha hecho en Alemania y Francia. En este sentido, ha mostrado su convencimiento de que la nueva Autoridad Macroprudencial "lo estará analizando".

En su último 'Informe de estabilidad financiera', el BCE ya avisaba sobre estos extremos y recordaba que 12 países han tomado medidas para atajar vulnerabilidades respecto al sector inmobiliario residencial: Austria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Irlanda, Letonia, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovaquia y Eslovenia. Entre otras medidas, han activado límites en el 'loan to value' (porcentaje del valor del piso que puede representar la hipoteca) y plazos máximos de los créditos.

España es uno de los pocos países europeos que todavía no han tomado ninguna medida para controlar los precios inmobiliarios

Además, otros cinco países (Bélgica, Finlandia, Irlanda, Luxemburgo y Malta) tienen medidas de capital ya impuestas por la exposición al ladrillo de sus bancos, a los que se suman los recargos de Francia y Alemania.

"Es importante vigilar la calidad de los estándares crediticios para asegurar que los nuevos hipotecados sean resistentes a los vaivenes en sus ingresos y en los tipos de interés, y que los bancos tengan aguante para las vulnerabilidades acumuladas en algunos de los países de la zona del euro", expone el regulador europeo en el informe.

El BCE vuelve a ver riesgos en el ladrillo español... y la banca tiene aún 100.000M

Aunque apenas se refirió directamente a España, las afirmaciones de Guindos reflejan que este país es uno de los pocos de la zona euro que todavía no ha tomado medidas para controlar el auge de los precios inmobiliarios, que han subido especialmente en Madrid, Barcelona y zonas costeras.

Herencia

Este posible giro regulatorio cogería a la banca española todavía con una herencia elevada de la crisis, de unos 100.000 millones de euros —sin contar Sareb—. Según el último 'Informe de estabilidad financiera' del Banco de España, los créditos dudosos del sector ascienden a unos 70.000 millones, y los activos adjudicados, a poco más de 40.000 millones.

A pesar de que la banca española ha hecho ya un gran esfuerzo para desaguar la herencia inmobiliaria —los dudosos llegaron a representar 190.000 millones y los adjudicados, 85.000 millones—, el mensaje del BCE debería llevarla a acelerar en el traspaso de los últimos 100.000 millones.

Aunque todavía es lejana, esta nueva alerta supone un nuevo toque de atención a una banca cuya rentabilidad no consigue mejorar por los bajos tipos de interés. Al ladrillo se suman las vulnerabilidades que el Banco de España ve en la financiación al consumo y las posibles amenazas en la financiación no sostenible, una materia que puede incluirse en los próximos test de estrés, según De Guindos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios