APORTARÍA OTROS 50M SI LA BANCA REFINANCIA

CVC se apoya en el desplome del aceite para negociar oxígeno financiero en Deoleo

La llegada del nuevo CEO y las perspectivas de una mejora del consumo dentro y fuera de España pesan para dar algo más de margen a la compañía. Las agencias de 'rating' siguen sin fiarse

Foto: Protesta en Jaén por el desplome del precio del aceite. (EFE)
Protesta en Jaén por el desplome del precio del aceite. (EFE)

El precipicio por el que lleva cayendo el precio del aceite, con un descenso del 50%, hasta dos euros por litro, arruina a algunos y beneficia a otros. Entre estos últimos, la industria envasadora, que eleva márgenes ya que la materia prima, que es su principal coste, está muy barata. Esta coyuntura, que llevó ayer miércoles a 6.000 olivareros a salir a la calle en Jaén para pedir soluciones al Gobierno central y al europeo, va a ayudar a prorrogar al menos un año más la delicada situación financiera de Deoleo. CVC, el fondo inglés que la controla, y los bancos acreedores están en negociaciones para reforzar financieramente al grupo de forma adicional a la reducción de capital de 137 millones que se aprobará en la junta del próximo lunes 7. Con ella, se saldrá de la causa de disolución en que entró tras perder 290 millones en 2018.

Básicamente, según varias fuentes de mercado consultadas, la firma británica se mostraría dispuesta a aportar nuevos fondos de hasta 50 millones a cambio de que la banca refinancie el pasivo de forma anticipada para reducir la carga financiera. Sería, para CVC, una nueva aportación de dinero tras la ampliación de capital de 25 millones, que el fondo cubrió en más de un 50%, cerrada el pasado año. El vencimiento del grueso de los casi 600 millones de deuda se produce en 2021. Santander, BBVA, Bankia o Sabadell son algunos de los bancos acreedores. Rothschild es la entidad que coordina la negociación por encargo de Deoleo, mientras que Houlihan Lokey habla en nombre de la banca, como avanzó El Confidencial. La mejora de la caja que supone el aceite a bajo precio espolea las negociaciones, según esas fuentes.

Algunos de esos bancos han tratado de vender, sin éxito, la deuda que mantienen con la envasadora de Carbonell, Koipe, Bertolli o Carapelli. Y ello pese a ofrecerla con descuentos de hasta el 65%. Tras observar esta circunstancia, unida a la salida de dos primeros directivos en los primeros meses del año y la dimisión como consejero del histórico accionista Daniel Klein, los acreedores financieros de la empresa se han agrupado a través de Houlihan para tratar de que se les entreguen acciones del grupo ante el riesgo de impago.

De esta manera, el plan para Deoleo pasa por una especie de operación acordeón en diferido: tras la reducción del capìtal del próximo lunes, se aportarían nuevos fondos y se reestructuraría el capital. Con ello, se respalda también la llegada del nuevo CEO, Ignacio Silva, el tercero desde inicios de año tras la salida de Pierluigi Tosato (que sigue vinculado como asesor) y la dimisión de Miguel Ibarrola solo un mes después de ser nombrado. Silva es además el segundo jefe de Deoleo que procede del sector de los refrescos desde que CVC asumió el control en 2014 —Manuel Arroyo, ex Coca-Cola, fue CEO año y medio entre 2015 y 2016—.

Desinversiones y 'ratings'

Junto a la refinanciación, Deoleo ha puesto en venta algunos activos no estratégicos para apoyar el repago de la mayor porción de la deuda posible. Entre ellos, la refinería de aceite de Alcolea (Córdoba, donde tiene su sede social), otra fábrica cerca de Milán (Voghera), edificios en Madrid y un terreno en México. La compañía tiene aprobado un plan quinquenal en el que prevé crecer un 30% en ebitda anualmente, hasta 55 millones en 2023, y destinar el equivalente al 5,5% de los ingresos a inversión en promoción. La necesidad de ampliar capital en un futuro próximo por parte de CVC, sobre la que Deoleo no se pronuncia, dependerá de la mayor o menor capacidad de Deoleo de generar caja para financiar la consecución de esos objetivos.

Las agencias de calificación siguen en cualquier caso deteriorando su opinión sobre el grupo. En el último mes, ha actualizado sus 'ratings' Moody's, quien lo ha rebajado tres escalones hasta Ca, solo un nivel por encima de la calificación de la suspensión de pagos. Esta agencia calificó de "insostenible" la estructura de capital del grupo y dio por hecho que habría refinanciación. Por su parte, S&P ha mantenido a la aceitera en CCC+, el más alto de sus 'ratings' de tercer nivel (C), con perspectiva negativa.

Las fuentes consultadas señalan además que, si bien el precio de dos euros por litro de virgen extra es un bálsamo para las envasadoras, la fuerte volatilidad vivida en esta última campaña perjudica las estrategias a largo plazo. "La consolidación de mercados fuera de España exige una mayor estabilidad en los precios, ningún plan de negocio serio funciona con estos vaivenes", apuntan. Deoleo está justamente centrada en impulsar marcas de calidad y fomentar el consumo de aceites de alto valor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios