GESTIONARÁ A LOS CONTRATISTAS DE ACS

Clever entra en el macroalmacén de Amazon en Sevilla, el mayor de España

La tecnológica que cotiza en el MAB logra un encargo emblemático en la construcción de un centro logístico de 200.000 metros. En 2018 creció un 12% en ventas y un 41% en ebitda

Foto: Fernando Gutiérrez Huerta, presidente de Clever Global. (C.P.)
Fernando Gutiérrez Huerta, presidente de Clever Global. (C.P.)

Clever Global ha 'celebrado' la presentación de sus resultados anuales con la firma de un relevante contrato en España. La compañía sevillana que cotiza en el MAB se ha adjudicado el control de todos los contratistas de la obra de construcción del macro centro logístico de Amazon en Sevilla, el que será el mayor de toda España como El Confidencial avanzó en diciembre pasado. Dragados (ACS) será la compañía encargada de levantar el enorme complejo logístico de 200.000 metros cuadrados. La firma andaluza esta especialmente satisfecha de este encargo, ya que varias grandes constructoras españolas -entre ellas ACS- poseen su propia empresa de control de proveedores (Obralia), a quien han batido en este proceso de licitación.

El contrato con ACS, explica su presidente Fernando Gutiérrez Huerta, tiene también especial valor ya que se desarrollará bajo la modalidad de pago por parte de cada subcontratista. Es decir, no es Dragados quien abona a Clever los servicios de gestión y control de cada suministrador, sino que es cada uno de estos últimos quien se da de alta en la plataforma tecnológica de la empresa sevillana, bien mensual o anualmente, mediante prepago. Luego esta, con los datos diarios que les van remitiendo, realiza su trabajo y proporciona los reportes al cliente final (ACS). Este sistema "optimiza el tránsito del pago hacia Clever y nos da certeza sobre los ingresos, frente a la espera para el cobro por parte de grandes clientes". Además, añade, es un sistema más atractivo para empresas medianas o pequeñas con presupuestos más ajustados.

Clever, que gestiona a medio millón de trabajadores de subcontratas en todo el mundo, acaba de despejar su futuro financiero a corto plazo mediante un préstamo de su socio Headway Capital (14% del capital) y ha presentado unos resultados de 2018 con alzas del 12% en ventas (10,7 millones) y del 41% en ebitda (beneficio bruto, 1,9 millones). "Somos ambiciosos y queremos llegar a ratios de crecimiento del 20% anual en ventas. Para este año 2019 no prevemos abrir ninguna sede física más y pretendemos consolidar nuestra presencia. Estamos invirtiendo fuerte en tecnología para que nuestra plataforma sea accesible desde el móvil de cada empleado, y que se convierta en una red social para que trabajadores de cuello azul accedan a nuevas ofertas de trabajo", explica Huerta. Es el proyecto bluulink.

Precisamente la amortización de ese intenso gasto tecnológico es lo que ha penalizado en parte el resultado neto del año, que arrojó pérdidas de 190.000 euros frente a los números negros de 275.000 euros de 2017. También drena recursos la amplia implantación internacional, que en 2018 sumó la sede en EEUU. Huerta, que controla el 63% de Clever, añade otro factor que explica este resultado: "Hemos sido más estrictos a la hora de provisionar posibles impagos de clientes, y por ejemplo ya hemos dado por perdido la deuda pendiente con Abengoa, entre otros".

La firma salió a cotizar justamente el año (2015) en que colapsaron quienes eran dos de sus clientes clave: las empresas de ingeniería renovable Abengoa y Sun Edison. Ya en 2016 lograron sustituir la práctica totalidad de los ingresos de esos clientes por otros nuevos. Hoy tienen en su nómina a Ferrovial, Cemex en toda América Latina, Repsol, Trafigura, Enel, Campofrío, Laboratorios Esteve, Correos o Metro de Madrid, entre otros.

El mercado mundial de control de proveedores para grandes corporaciones se estima que mueve 14.000 millones de dólares. La estadounidense Avetta -que en febrero se fusionó con Browz- y la noruega Aquiles son los líderes globales. En España con tres las compañías relevantes: la citada Obralia, Ctaima y Clever Global. "Estratégicamente, queremos crecer hacia arriba para entrar en la homologación previa de los contratistas que ofertan para lograr un contrato. Ahora sólo entramos en la fase posterior, una vez que el contrato ha sido adjudicado", avanza Gutiérrez Huerta. Es decir, Clever quiere recorrer el camino inverso al de Aquiles, que ha bajado hacia la gestión de los proveedores concretos desde su negocio original como homologador previo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios