EN LA JUNTA DE IASA, DUEÑA DEL 22% DEL GRUPO

Las familias de El Corte Inglés se ven las caras por los dividendos y Hacienda

Las dos sagas herederas de El Corte Inglés se ven hoy las caras por primera vez tras la destitución de Dimas Gimeno

Foto: El Corte Inglés. (ECI)
El Corte Inglés. (ECI)

Lunes de resaca electoral y de reunión familiar. Las dos sagas herederas de El Corte Inglés se ven hoy las caras por primera vez tras la destitución de Dimas Gimeno en la junta general de accionistas de Cartera de Valores IASA, la sociedad patrimonial dueña del 22% del capital del grupo de distribución y que es el origen de la batalla entre las hijas de Isidoro Álvarez con los hermanos y sobrinos del expresidente. Un encuentro en el que se debatirá el reparto de los dividendos y se analizará el pago extraordinario a Hacienda tras la investigación de la Agencia Tributaria.

Cartera de Valores IASA ha convocado la junta general en el último día hábil disponible, ya que la tenedora de las acciones de El Corte Inglés acaba su año fiscal el 31 de octubre. Por tanto, a los seis meses del cierre de las cuentas, tal y como exige la normativa mercantil. En el ejercicio 2018, la sociedad patrimonial tuvo unos ingresos cercanos a los 15 millones de euros, la gran parte procedente de los dividendos que le corresponden por su participación en el capital del grupo de distribución. El 'holding' destinó el pasado año 65 de los 202 millones de euros de beneficios a retribuir a sus accionistas, por lo que a IASA le tocan unos 14,3 millones.

Una vez restados los gastos operativos, esta sociedad, cuyo único activo es el 22% de El Corte Inglés, ha obtenido un beneficio neto superior a los 13,5 millones. Si la junta lo aprueba, se repartirán entre los accionistas en la proporción de un 70% a favor de Marta y Cristina Álvarez Guil —por tanto, unos 9,5 millones— y un 30% para Dimas Gimeno, María Antonia Álvarez —su madre y hermana de Isidoro— y César Alvarez, el otro hermano del veterano patrón del 'holding', fallecido en 2014. Los tres percibirán unos 4,05 millones, dinero vital para hacer frente al pago de los 100 millones de factura fiscal por la herencia del citado 7% del capital del grupo.

El expresidente de El Corte Inglés Dimas Gimeno. (EFE)
El expresidente de El Corte Inglés Dimas Gimeno. (EFE)

Para evitar los problemas de otros años, que han derivado en varias demandas en los juzgados, las dos hijas herederas aprobaron a finales del pasado año que las cuentas de IASA fuesen auditadas por BDO. Esta firma de consultoría fue la misma que contrató El Corte Inglés el verano pasado para analizar las potenciales irregularidades denunciadas por un anónimo y por Dimas Gimeno en la división de Seguridad, dirigida hasta 2017 por Juan Carlos Fernández-Cernuda. El informe de BDO concluyó que no había ningún tipo de fraude o malversación, una cuestión vital para que la compañía pudiera lanzar en septiembre su emisión de bonos por 600 millones.

Tal y como adelantó en exclusiva El Confidencial, el pasado 6 de marzo, el juzgado de instrucción número 46 de Madrid decidió sobreseer la querella que había presentado el expresidente del grupo de distribución contra el exdirector de Seguridad Juan Carlos Fernández-Cernuda, Clara María Concepción Hidalgo —su madre— y Joaquín Domingo Martorell por presuntos delitos de administración desleal, delito societario y corrupción en los negocios.

Para evitar los problemas de otros años, las dos hijas herederas aprobaron a finales del pasado año que las cuentas de IASA fuesen auditadas por BDO

La reunión tiene más interés si cabe si se tiene en cuenta que el pasado 21 de marzo se celebró el juicio por la demanda presentada por María Antonia Álvarez y César Álvarez contra sus sobrinas por la reducción de capital de 140 millones que las dos hijas aprobaron a finales de 2016 para repartirse la herencia que había dejado Isidoro Álvarez a toda la familia. Los denunciantes impugnaron las decisiones que se adoptaron en la junta general extraordinaria de IASA, en la que Marta y Cristina Álvarez Guil, “en solitario y arrogándose la representación de todos los accionistas”, procedieron a reestructurar los estatutos de esta sociedad.

En el citado acto, al que no acudieron ninguno de los principales protagonistas a petición mutua, se reclama incoar una acción de responsabilidad contra las administradoras de Cartera de Valores IASA, Marta y Cristina Álvarez Guil, y contra el secretario del consejo, Antonio Hernández Gil, que ocupa el mismo puesto en el consejo de administración de El Corte Inglés y que fue el único que asistió al juicio. Además, exigen el reintegro del dinero y de los activos sustraídos, ya que consideran que en aquella junta extraordinaria se procedió a una interpretación del testamento de Isidoro Álvarez en interés de las dos hijas y en perjuicio del resto de herederos.

Los representantes de las hijas niegan cualquier irregularidad y defienden la legalidad de lo llevado a cabo a finales de 2016, cuando se abrió el testamento de Isidoro Álvarez. De hecho, fuentes oficiales de El Corte Inglés dan por ganado el juicio, a la luz de las declaraciones de las partes ante el juez.

Las cuentas de IASA de 2018 incluyen el acta de conformidad firmada el pasado 18 de julio por los administradores respecto a la inspección abierta por la Agencia Tributaria por los impuestos de sociedades de los años 2012, 2013 y 2014. No obstante, no se especifica la cantidad pagada. Hacienda ha puesto también en cuarentena los tres ejercicios siguientes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios