EN SERRANO, MÉNDEZ ÁLVARO E IFEMA

El Supremo ordena la demolición parcial de tres centros comerciales de El Corte Inglés

La compañía ha perdido una batalla legal que se inició en 2012 por construir más metros edificables de los permitidos con el visto bueno del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid

Foto: Entrada a una de las tiendas de El Corte Inglés.
Entrada a una de las tiendas de El Corte Inglés.

El futuro de El Corte Inglés (ECI) pasa a corto plazo por los inmuebles. No solo por los 96 que ha puesto a la venta para obtener unos 1.000 millones de euros con los que rebajar su deuda, sino también por los tres centros comerciales situados en pleno Madrid que el Tribunal Supremo ha ordenado demoler parcialmente por exceso de edificabilidad. Así lo aseguran fuentes judiciales, que afirman que el alto tribunal ha rechazado el último recurso de casación presentado por el grupo de grandes almacenes por un caso que se remonta a 2012.

Ese año, Fernando Guerra López presentó una demanda ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por permitir la Comunidad de Madrid el incremento de edificabilidad a cambio de la cesión de redes públicas y de dos parcelas en el distrito de Salamanca y en Vicálvaro, para zonas verdes y equipamientos.

El TSJM declaró nulo en junio de 2013 el acuerdo del Consejo de Gobierno de la CAM del 19 de enero de 2012, que aprobaba la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbanística de Madrid de 1997 con relación a las parcelas de la calle Serrano 47 (ECI Serrano), avenida de los Andes 50 (ECI Campo de las Naciones) y calle de la Retama 8 (ECI Méndez Álvaro). En total, "25.300 metros cuadrados de edificalidad lucrativa comercial" construidos de más, sobre los que El Corte Inglés argumenta que cumplió la legalidad vigente.

La citada modificación puntual venía a regularizar las presuntas ilegalidades urbanísticas cometidas por El Corte Inglés en los centros mencionados, relacionadas fundamentalmente con excesos de edificabilidad. Tras la sentencia del TSJM, el grupo de grandes almacenes presentó recurso de casación ante la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo.

Pero esta institución falló el 1 de julio de 2015 contra la CAM, contra el Ayuntamiento de Madrid y contra la compañía, indicando que no había lugar a tal reclamación. Al contrario, indicó que el Ayuntamiento de Madrid había incumplido la Ley del Suelo de la comunidad, no solo porque no justificó la idoneidad de la división del suelo sino también porque incumplió las determinaciones mínimas sobre reservas de aparcamiento. De esta forma, quedaba anulada definitivamente la nueva edificación lucrativa comercial de las tiendas de El Corte Inglés de Serrano (6.500 metros cuadrados cuadrados de más), Campo de las Naciones (11.300 metros cuadrados) y Méndez Álvaro (7.500 metros cuadrados).

Un año más tarde, una persona identificada como don Plácido presentó ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 29 de Madrid una acción legal instando judicialmente la demolición del exceso de metros construidos por El Corte Inglés en los citados tres centros comerciales. El 6 de junio se dicta la sentencia que declara la nulidad del silencio administrativo alegado por la compañía para evitar el derribo. Además, declara la nulidad de las licencias urbanísticas correspondientes, por no ser conformes a derecho, quedando “consecuentemente sin efecto alguno dichas licencias y ordenando al ayuntamiento y a Hipercor la demolición de lo construido al amparo de las mismas”.

El Corte Inglés de Campo de las Naciones.
El Corte Inglés de Campo de las Naciones.

El Corte Inglés reaccionó con la presentación de un recurso de apelación ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo deL TSJM, que el 20 de septiembre de 2017 desestima íntegramente dicha petición y confirma la sentencia del Juzgado n.º 29 que ordenaba el derribo, que la compañía había considerado "incongruente" y "desproporcionado". El Tribunal Superior de Justicia de Madrid subraya en su auto que "la consecuencia jurídica de la realización de una obra o construcción que no se acomoda al ordenamiento urbanístico es su demolición como remedio al restablecimiento de la legalidad vulnerada".

El grupo presidido ahora por Jesús Nuño de la Rosa prosiguió con su intento de frenar la ejecución de la sentencia, por lo que presentó en última instancia un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Pero hace apenas un mes, esta institución ha declarado "inadmisible" este requerimiento de El Corte Inglés, que ahora tiene que negociar con el demandante y el juez cómo llevar a cabo la demolición de los centros comerciales de Serrano, Campo de las Naciones y Méndez Alvaro, tres de los más grandes y más productivos del 'holding'.

Según distintas fuentes, la primera estimación de los costes de la destrucción física —grúas, camiones y obreros— de los metros ilegales es de un mínimo de seis millones y de un máximo de 12. Pero el coste para El Corte Inglés es mucho mayor —no hay un cálculo aproximado—, porque obligaría a cerrar dichos centros durante el tiempo necesario para la demolición. Además, tendrá que hacer frente a las costas del proceso, que ha durado siete años y compensar por los 25.300 metros cuadrados edificados de más.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios