tras la querella de dimas gimeno

El Corte Inglés quitará los contratos 'dobles' de sus directivos por conflicto de interés

El grupo de grandes almacenes ha aprobado la aplicación de un código ético de obligado cumplimiento para evitar los potenciales casos de corrupción entre sus ejecutivos

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El nuevo consejo de administración de El Corte Inglés ha aprobado la implementación de un código interno para poner fin a los conflictos de interés que, precisamente, fueron denunciados por su anterior presidente, Dimas Gimeno. Una norma de aplicación obligatoria dirigida principalmente a solucionar el problema de los servicios de seguridad, gestionados hasta hace poco por Juan Carlos Fernández-Cernuda a través de una empresa de su madre, a su vez jefe de asuntos internos del 'holding'.

La compañía ha comunicado a sus empleados lo que denomina 'Procedimiento corporativo para la gestión de los conflictos de interés' (PCGCI). Un documento que incluye una formulario en el que los trabajadores tienen que declarar si tienen algún negocio a título personal, o a través de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad, que pudiera tener alguna repercusión sobre su trabajo en El Corte Inglés. Sobre todo en lo relacionado a que sus decisiones pudieran poner en riesgo la neutralidad y objetividad a la hora de contratar servicios, comprar a proveedores, vender a clientes o contratar a personas o sociedades.

La comisión de auditoría y control será la encargada de resolver si realmente existe conflicto de interés, lo que derivaría en un cambio en las funciones

En un correo electrónico enviado por Juan Ignacio Lamata, gerente de la asesoría jurídica y responsable de Cumplimiento del grupo, el directivo advierte de que determinadas coincidencias podrían “dar ocasión a que otras personas que dependen de nosotros puedan favorecer o perjudicar indebidamente esa relación, relegando la defensa de los intereses legítimos de la empresa”. El código ético afecta no solo a las vinculaciones con el cónyuge o la pareja de hecho, sino también a personas con las que se tenga una afinidad especial, a un ente y una sociedad interpuesta”.

Una vez rellenado el formulario, la comisión de auditoría y control será la encargada de resolver si realmente existe conflicto de interés, lo que derivaría en un cambio en las funciones o responsabilidades del directivo, decisión que se adoptará con “agilidad y confidencialidad”. “La negativa a cumplimentar la declaración, la demora injustificada, falsedad, ocultación o mala fe en la comunicación darán lugar al procedimiento disciplinario o judical correspondiente”, indica la compañía.

Para el grupo presidido ahora por Jesús Nuño de la Rosa, el objetivo principal es “preservar los intereses de El Corte Inglés, sus accionistas y clientes, por encima de los intereses personales de sus administradores, directivos y empleados”. Según fuentes internas, la implantación de dicho código se produce a raíz de la querella que Dimas Gimeno ha interpuesto contra Juan Carlos Fernández-Cernuda, ex responsable de seguridad del 'holding' —ahora dirige la unidad de datos y la ciberseguridad—, por adjudicar contratos a Mega 2 Seguridad y Mega 2 Servicios Integrales.

La primera está participada por Joaquín Domingo Martorell, otro policía citado en la querella, y controlada por Industrial Abisa, presidida por su madre, María Concepción Hidalgo, desde el fallecimiento de su padre, Juan de Haro Piñar. El 85% de los ingresos de Mega 2 Seguridad procede de los servicios que presta a El Corte Inglés y que le concedía el propio Fernández-Cernuda. En el caso de la filial de servicios, presidida por Martorell y también propiedad de la madre, con un 51% del capital, la dependencia del grupo de grandes almacenes es del 95%.

La vieja guardia recoge el despacho

El consejo de administración de El Corte Inglés dio carpetazo a este caso en su reunión del 24 de junio de 2018 al considerar que no había irregularidades en esta operativa, tras un informe forensic encargado a BDO. En relación al juicio, el juez ha citado como testigos a Marta y Cristina Álvarez, las dos hijas herederas de Isidoro Álvarez, y aFlorencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, consejeros de El Corte Inglés. El primero, responsable de compras durante varias décadas, y el segundo, jefe del área financiera, están actualmente abandonando sus funciones ejecutivas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios