ALQUILA 14.000 METROS A BNP PARIBAS

Insur capta grandes patrimonios de familias andaluzas para crecer en ladrillo madrileño

La inmobiliaria cotizada inicia este 2019 un maratón de entrega de viviendas: 1.500 en los próximos tres años. Busca nuevos proyectos de oficinas o comerciales fuera de Andalucía

Foto: Recreación del parque Madrid Río. (Arpro)
Recreación del parque Madrid Río. (Arpro)

Relevantes familias empresarias andaluzas mantienen contactos con el grupo inmobiliario Insur para asociarse en proyectos de viviendas, oficinas o activos comerciales. Así lo explican a El Confidencial distintas fuentes del sector inmobiliario y financiero. Tras sumar a las sagas Moya Yoldi (Persán) y Cosentino, la compañía analiza proyectos de mayor envergadura, fuera de Andalucía, en los que implicar a varios 'family offices'. La experiencia muy positiva en Madrid con el parque Madrid Río, que ya está colocado antes de terminarse de construir (la mitad vendida a un fondo, la otra mitad alquilada a BNP Paribas, sumando en total 28.000 metros), anima a la compañía cotizada a incidir en esa vía de financiación.

Desde la compañía, se ha preferido no hacer comentarios sobre esos posibles nuevos socios. Hasta ahora venía aplicando el modelo de 'joint ventures' al 50%, primero con bancos como BBVA o Santander y luego con estos patrimonios familiares. Pero las oportunidades de mayor envergadura permitirán incluir a dos o tres socios en futuros proyectos, preferentemente en la capital de España. Otro patrimonio acostumbrado a invertir en el conjunto de España o en otros países es, por ejemplo, la familia Domínguez de la Maza, propietaria de Mayoral. También ha hecho incursiones en el sector inmobiliario en Sevilla la familia Guillén (propietaria de Acesur-Coosur). La lista podría ampliarse con un puñado de sagas más.

El mercado demanda a Insur diversificar su producto (sobre todo el patrimonial, reconvirtiendo oficinas en hoteles, por ejemplo) pero también su mercado geográfico, para no tenerlo tan concentrado en Andalucía (75% de sus activos). Madrid ofrece un mercado mucho más líquido, e Insur quiere seguir buscando oportunidades dentro del propio municipio. En promoción, sin embargo, construye todas sus viviendas en localidades como Valdemoro, Boadilla o Villaviciosa. En total, entre viviendas iniciadas y proyectadas, suma 250 en la comunidad.

La compañía culminó el año pasado, además, la división societaria entre la rama de promoción y la rama patrimonial, que cuenta con 130.000 metros cuadrados. El objetivo de la firma que preside Ricardo Pumar es alcanzar ingresos anuales estables de 20 millones por alquileres, desde los 12 del pasado año. En el mercado, se especulaba con la posibilidad de que la filial patrimonial se convirtiera en socimi, pero ese proyecto no está sobre la mesa de la empresa, según las fuentes consultadas.

Resumen del año 2018. (Insur)
Resumen del año 2018. (Insur)

Con respecto a la actividad de promoción, los tres próximos años, incluido el actual, son clave. La compañía entregará un mínimo de 1.400 viviendas, el doble que en los últimos dos años, que podrían elevarse hasta 1.800 en el mejor de los casos. Las preventas a cierre de 2018 sumaban casi 200 millones, sobre los 500 millones que prevé obtener por ventas de casas en estos tres próximos años. Es decir, empieza el ciclo con el 40% de los objetivos amarrados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios