GRAN ÉXITO DE LA EMISIÓN DE BONOS

La banca da 3 años de gracia a Florentino para construir el nuevo Bernabéu

Bank of America Merrill Lynch y JP Morgan le han dado un balón de oxígeno al club blanco para no abonar intereses ni amoritzar capital durante la reconstrucción del estadio

Foto: Panorámica del nuevo estadio Santiago Bernabéu
Panorámica del nuevo estadio Santiago Bernabéu

El Real Madrid ha cerrado con gran éxito su innovadora fórmula para financiar la remodelación del Santiago Bernabéu. Según aseguran fuentes próximas a la operación, el club dirigido por Florentino Pérez ha conseguido que Bank of America Merrill Lynch y JP Morgan le concedan el crédito de 575 millones de euros con una carencia de tres años, periodo en el que, por tanto, no pagará intereses ni amortizará el principal del préstamo. Un crédito que ha sido titulizado en forma de bonos con una gran acogida entre los inversores institucionales americanos.

Según las mismas fuentes, el Real Madrid tiene previsto anunciar hoy el cierre definitivo de la estructura financiera con la que abordará la mayor inversión de su historia. La operación consiste en un préstamo a 30 años por el que pagará unos 29 millones de euros al año en intereses y gastos y en una emisión de bonos para repagar ese préstamo al mismo plazo que ha sido suscrita por fondos de pensiones, fondos de inversiones y aseguradoras en un mercado de renta fija estadounidense, como ha ido adelantando El Confidencial.

La novedad es que Bank of America Merrill Lynch y JP Morgan le han concedido al todavía campeón de Europa una carencia de tres años en el repago de la deuda, justo el tiempo que el club necesita para construir el estadio tecnológico del futuro. Por ello, mientras desmonte el actual Bernabéu y levante el nuevo, obra que espera terminar en 2022, el Real Madrid no tendrá que abonar los cerca de 90 millones de euros en intereses ni amortizar la correspondiente parte del principal.

Todo un balón de oxigeno porque el club tiene al mismo tiempo que afrontar una remodelación de la primera plantilla, otra obra para la que va a requerir presuntamente otra fuente importante de dinero. La entidad blanca disfruta hoy en día de una excelente posición de tesorería, como demuestra que tiene deuda neta positiva. Pero dada la mala temporada deportiva, Florentino Pérez tiene que afrontar una serie de fichajes de primera talla mundial que tensionarán sus saneadas, debido al alto precio de las estrellas mundiales, como Hazard, Neymar o Mbappé, tres de sus nuevos objetivos.

Es decir, que mientras desmonte el actual Bernabéu y levante el nuevo, el Madrid no tendrá que abonar los cerca de 90 M en intereses ni amortizar capital

La carencia va a ser muy bienvenida en el Real Madrid, que gracias a las garantías concedidas para titulizar el crédito, ha conseguido además un precio muy bajo en la emisión de bonos. Según distintas fuentes, el tipo de interés final de estos títulos de renta fija se ha establecido en el 2,3%, poco más de lo que paga el Estado español cuando coloca bonos a treinta años —ahora cotizan al 2,16%— para financiar las arcas públicas. Por tanto, un gran éxito para la institución y para Bank of America Merrill Lynch y JP Morgan, los dos bancos americanos que han dirigido la venta de estos productos.

Con esta estructura, esta deuda a largo plazo no aparecerá en el balance de la entidad deportiva. La tenedora del pasivo será la nueva empresa creada 'ex profeso' para tal emisión. De esta forma, Pérez conseguirá evitar que en la foto financiera del balance del Real Madrid aflore esta carga, que emborronaría el esfuerzo que ha hecho el presidente del club para eliminar toda la deuda en los últimos 10 años y que incluso la entidad disfrute de una tesorería positiva.

Desde que ACS tuvo sus graves problemas financieros con la fallida compra de Iberdrola, el empresario de 72 años ha aplicado a su constructora y al Real Madrid una férrea disciplina financiera que le permite ahora exhibir que ninguna de sus dos grandes corporaciones tiene deuda financiera neta. Esta fórmula la ha utilizado también ahora en la reciente compra de Abertis por 16.500 millones, operación que se ha estructurado para que el pasivo de la empresa de autopistas no aparezca en el balance de ACS.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios