jamie dimon visita madrid

El jefe mundial de JP Morgan se reúne con Florentino para financiar el Bernabéu

Jamie Dimon, el primer ejecutivo del banco estadounidense, visitó este verano al presidente del Real Madrid y de ACS, con el que mantiene una excelente relación financiera

Foto: Vista aérea del estadio Santiago Bernabéu. (EFE)
Vista aérea del estadio Santiago Bernabéu. (EFE)

Jamie Dimon es uno de los pocos banqueros de Wall Street que sobrevieron a la mayor crisis financiera que se recuerda desde el 'crash' de 1929. Consejero delegado de JP Morgan desde 2005, Dimon suele viajar a todos los países donde el banco de negocios estadounidense tiene clientes, a los que visita uno a uno. Este verano estuvo en España y se reunió, entre otros, con Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid, que busca hasta un máximo de 575 millones para financiar la reforma del Santiago Bernabéu.

Según han confirmado fuentes del sector, en su viaje estival a Madrid, el primer ejecutivo de JP Morgan se reunió con el primer accionista de la constructora y alma máter del club blanco para hablar de la situación económica y política de España, donde el banco estadounidense, que tiene un valor bursátil de 385.200 millones de dólares, ha invertido en sectores como la energía fotovoltaica o el negocio de los préstamos fallidos. No obstante, con quien más dinero ha ganado últimamente es precisamente con ACS, a la que dio un aval sobre 15.000 millones para financiar la compra de Abertis y posteriormente lideró el crédito sindicado por la misma cantidad en el que aportó 1.049 millones junto a una veintena de bancos.

Florentino Pérez, durante su intervención en la asamblea general ordinaria del Real Madrid. (EFE)
Florentino Pérez, durante su intervención en la asamblea general ordinaria del Real Madrid. (EFE)

Por cada mes del aval, ACS pagaba 25 millones de euros a JP Morgan, una operación muy beneficiosa para las partes porque ha permitido al grupo español convertirse en una empresa concesionaria, con una rentabilidad mucho más alta que la que da la construcción, y al banco apuntarse unas comisiones muy altas por poner su balance en riesgo en la mayor transacción corporativa en España en años. Un acuerdo que ha derivado en una relación muy estrecha entre Dimon y Pérez, que ahora busca 575 millones para reformar el Santiago Bernabeú, tal y como adelantó El Confidencial el 25 de julio.

Según las mismas fuentes, JP Morgan, que ha declinado hacer ningún comentario oficial sobre esta información, se ha ofrecido al Real Madrid para coordinar la financiación. El club blanco no ha tomado ninguna decisión sobre a quién dar el mandato para estructurar el préstamo sindicado que fue aprobado recientemente por la asamblea de socios compromisarios. Pero fuentes próximas a la entidad deportiva aseguran que Florentino Pérez prefiere cerrar la operación con un banco internacional, tal y como ha hecho el Fútbol Club Barcelona, que se ha puesto en manos de Goldman Sachs para financiar el lavado de cara del Camp Nou.

Jamie Dimon. (Reuters)
Jamie Dimon. (Reuters)

El motivo no es que Florentino desconfíe de la banca española. Al contrario, la institución deportiva ya ha mantenido reuniones con la mayoría de los bancos. Pero sabe que si elige al Santander, su financiador más habitual, provocará tensiones con CaixaBank, que el pasado año se convirtió por primera vez en ‘partner’ del club, o con Bankia, con el que ha tenido una relación histórica desde los tiempos en que se llamaba Caja Madrid. La estrategia es similar a la del Barça, que tiene como acreedores de cabecera a CaixaBank, Sabadell y Santander, pero que para el nuevo Camp Nou ha decidido contratar a Goldman Sachs.

Además, el Real Madrid busca una proyección internacional con esta financiación, por la que están pujando los grandes bancos mundiales gracias a las garantías que ofrecen. Principalmente, los contratos de televisión y los de ‘ticketing’ o venta de entradas, ingresos seguros, que en los últimos años han crecido de forma exponencial por el apetito de los medios de comunicación multimedia por hacerse en exclusiva con el fútbol de pago, así como por las colas de peticiones que tienen los clubes para dar de alta a nuevos socios.

Un gol mundial tras el Popular

Para JP Morgan, ganar este contrato sería dar un golpe mundial en un negocio que los últimos años ha estado dominado por Goldman Sachs y Bank of America Merrill Lynch. Además de quedarse con el préstamo para el Camp Nou, el banco conocido como el rey de Wall Street ha financiado la nueva casa del Tottenham Hotspur de la liga inglesa y el futuro estadio de la AS Roma italiana. Asimismo, le ayudaría a limpiar su nombre en España, vinculado a la quiebra del Banco Popular, del que fue asesor hasta el final de sus días y donde puso como presidente a su anterior primer ejecutivo, Emilio Saracho.

En Estados Unidos, el mercado natal de estas entidades, JP Morgan ha financiado la construcción de la nueva sede de los Rams de la NFL americana, mientras a partir del próximo año pondrá su nombre al nuevo pabellón en el que jugarán los Golden State Warriors, los actuales campeones de la NBA. Por este último aspecto, no se descarta que JP Morgan, además de financiar la construcción, quiera ligar su nombre al del Real Madrid y al del Santiago Bernabéu.

Una opción que Florentino Pérez firmó con el grupo dubaití IPIC —ahora rebautizado como Mubadala y dueño de la petrolera española Cepsa—, que ha acabado en un tribunal de arbitraje de París por desacuerdo entre las dos partes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios