PARA FINANCIAR LA MAYOR OBRA DE SU HISTORIA

El Real Madrid aprueba vender bonos a inversores americanos para el Bernabéu

Como ya hiciera Santiago Bernabéu en 1944, Florentino Pérez va a recurrir a títulos de renta fija para conseguir el dinero necesario para reconstruir el coliseo madridista

Foto: Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, en una presentación la semana pasada. (EFE)
Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, en una presentación la semana pasada. (EFE)

La junta directiva del Real Madrid analizó este miércoles la fórmula con la que va a financiar la mayor inversión de su historia: la remodelación del Estadio Santiago Bernabéu. Los dirigentes del club presidido por Florentino Pérez han dado luz verde a la creación de una nueva sociedad que recibirá un préstamo de Bank of America Merrill Lynch y JP Morgan por 575 millones de euros, que a su vez hará una emisión de bonos por el mismo importe entre inversores exclusivamente institucionales en un mercado de valores estadounidense.

Como ya hiciera Santiago Bernabéu en 1944, cuando hizo una colocación de obligaciones por 30 millones de las antiguas pesetas entre los socios del club blanco a través del Banco Mercantil e Industrial, Florentino Pérez va a recurrir a títulos de renta fija para conseguir el dinero necesario para reconstruir el coliseo madridista. La diferencia es que en vez de pedir el dinero a inversores particulares —la mayoría, simpatizantes de la entidad deportiva—, como hizo el gran presidente hace ahora 75 años, el nuevo rector de la casa blanca ha optado por vender los bonos a fondos de pensiones y aseguradoras a través de un 'private placement investor' o PPI.

¿Qué tipo de mercado es este PPI? Es uno menos exigente que los tradicionales donde se financian las empresas punteras en cuanto a información financiera se refiere, por lo que Florentino Pérez no tendrá que hacer un desnudo integral de las cuentas del club. Tan solo parcial, de tal modo que no dará ventaja a sus rivales sobre cómo anda su bolsillo a mitad de temporada. Un detalle crucial cuando se trata de hacer grandes inversiones en fichajes. Algo parecido a la Bolsa de Irlanda, donde ha encontrado dinero, por ejemplo, El Corte Inglés.

Se trata de una plataforma de financiación muy habitual para las entidades deportivas americanas, muchas de las cuales están levantando dinero en estos mercados. Unas bolsas de valores cuyos emisores no son supervisados por las agencias de calificación financiera de primer nivel mundial, como Moody's, Standard & Poor's o Fitch, las habituales de cualquier empresa de nivel Champions. Un terreno de juego que ya ha estrenado el Barça, que ha levantado 140 millones en dos colocaciones de bonos lideradas por Pricoa (de la aseguradora Prudential Group) y Barings, según adelantó 'El País' el pasado 13 de febrero.

Antes de esa emisión, Bank of America Merril Lynch y JP Morgan han acordado concederle un crédito de 575 millones de euros, en el que también participarán bancos españoles como Santander y CaixaBank, y presuntamente el francés Société Générale, aunque con menor exposición de riesgo. Posteriormente, dicho crédito será titulizado entre inversores institucionales mediante los citados bonos.

Los dos bancos americanos ya han hecho un primer sondeo entre los fondos de pensiones y las aseguradoras para conocer el apetito que pueden tener por adquirir estos valores. Según fuentes financieras, la respuesta ha sido muy positiva y probablemente el club podrá emitir estas obligaciones con un tipo de interés inferior al 2,5% previsto en un principio. Estos bonos tendrán un plazo de vencimiento de 30 años, por los que el Real Madrid abonará unos 20 millones anuales en intereses.

No es la primera vez que Pérez se plantea emitir bonos para financiar el Bernabéu. Cuando a finales de 2012 ya tenía proyectada la remodelación del estadio, el empresario había dado un mandato a Credit Suisse, Barclays y Société Générale para conseguir unos 250 millones. Sin embargo, en aquel momento, la elevada deuda del club lo obligaba a pagar un tipo de interés muy alto, factor por el que descartó la operación.

Una estructura de maquillaje

Con esta estructura, esta deuda a largo plazo no aparecerá en el balance de la entidad deportiva. La tenedora del pasivo será la nueva empresa creada 'ex profeso' para tal emisión. De esta forma, Pérez conseguirá evitar que en la foto financiera del balance del Real Madrid aflore esta carga que emborronará el esfuerzo que ha hecho el presidente del club para eliminar toda la deuda en los últimos 10 años y que incluso la entidad disfrute de una tesorería positiva.

Desde que ACS tuvo sus graves problemas financieros con la fallida compra de Iberdrola, el empresario de 72 años ha aplicado a su constructora y al Real Madrid una férrea disciplina financiera que le permite ahora exhibir que ninguna de sus dos grandes corporaciones tiene deuda financiera neta. Esta fórmula la ha utilizado también ahora en la reciente compra de Abertis por 16.500 millones, operación que se ha estructurado para que el pasivo de la empresa de autopistas no aparezca en el balance de ACS.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios