para financiar el nuevo bernabéu

Goldman Sachs 'traiciona' al Barça por el Real Madrid en un mercado de segunda

El banco estadounidense presentó una carta a Florentino Pérez en la que le aseguraba que rescindía su contrato con el club azulgrana para financiar el nuevo Bernabéu

Foto: Vista del Santiago Bernabéu el pasado miércoles, 27 de febrero. (EFE)
Vista del Santiago Bernabéu el pasado miércoles, 27 de febrero. (EFE)

Hasta la fecha, el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona eran los dos grandes rivales históricos en el deporte español, ya fuera en el campo de fútbol o en la cancha de baloncesto. Vasos comunicantes que provocan subidas de tensión en los aficionados, gran parte de los cuales se alegran tanto o más de las derrotas ajenas que de las victorias propias. Ahora, con los dos clubes en proceso de renovación de sus estadios, de sus templos, también han llevado su rivalidad al mundo financiero, como bien han podido comprobar Florentino Pérez y Josep María Bartomeu, presidentes de ambas entidades deportivas.

El Real Madrid está cerrando la financiación para remodelar el Santiago Bernabéu, una obra de difícil ejecución, cuyo coste asciende a 575 millones de euros. Florentino, que desde que en 2012 se jugó ACS a la ruleta de la banca -llegó a ser ejecutado por el suizo UBS en su frustrado asalto a Iberdrola- odia estar endeudado, ha buscado una fórmula para evitar que en las cuentas del club aparezca directamente ese pasivo que le aprobó la última asamblea de socios. Y, gracias a la reputación del actual campeón de Europa, en las puertas del estadio de Chamartín ha habido colas de bancos ofreciéndole todo tipo de fórmulas para apañar el coliseo blanco. Incluso algunos se han peleado por colarse en la transacción.

A falta de pequeños detalles, los encargados de financiar la remodelación del Bernabéu van a ser JP Morgan y Bank of America Merrill Lynch, que se han impuesto al deseo del Santander y de CaixaBank de quedarse con la operación. Pero lo más curioso es que a estos dos grandes bancos estadounidense les salió un competidor de última hora que echó el resto y se jugó un triple con aires de traición. Fue Goldman Sachs, el banco de inversión más agresivo de Wall Street, que prometió a Florentino Pérez que si le daba el préstamo, dejaría tirado a su máximo rival, el Barça.

El FC Barcelona le dio el mandato a Goldman Sachs el pasado año para conseguir el dinero con el que tunear el nuevo Camp Nou, viejo en su estructura, con escaso margen para explotar el entretenimiento. El objetivo era levantar unos 200 millones que sumar a los 200 de los 'naming rights' (derechos de patrocinio) y a los ingresos esperados por los nuevos espacios comerciales. Sin embargo, el banco estadounidense, dirigido en España por Olaf Díaz-Pintado, puso encima de la mesa de Florentino Pérez una carta de renuncia del contrato con el club azulgrana si le daba el préstamo para el Bernabéu.

El presidente del Real Madrid, asesorado por Anas Lagharari, su nuevo asesor aúlico desde Key Capital Partners, rechazó el ofrecimiento de Goldman Sachs. Principalmente, por desconfianza, porque concluyó que, si le metía un gol de tal calibre al Barça, lo podría recibir él en propia puerta si finalmente la obra del Bernabéu llega a realizarse o porque sospechó que lo que realmente quería era obtener información confidencial.

Fuentes del banco estadounidense se han limitado a negar que tuviera ninguna cláusula de confidencialidad con el club azulgrana, lo que les habilitaría para financiar sin ningún tipo de problema al Real Madrid. Pero lo cierto es que, como ocurre en empresas cotizadas del sector eléctrico o financiero en España, los bancos que trabajan con Iberdrola (Morgan Stanley) no suelen ser bien recibidos en Naturgy (Citi) y los que son los asesores de cabecera de BBVA (Morgan Stanley y Rotschild) no participan en las operaciones corporativas del Santander (UBS y Lazard), CaixaBank (Citi) o Sabadell (Deutsche Bank), salvo en contadas excepciones. Los presidentes de estas entidades lo resumen fácilmente: o estás conmigo o contra mí.

Si los problemas de construcción se solucionan y el Real Madrid elige a los albañiles que harán la obra, el plan para financiar el Bernabéu consiste en crear una nueva empresa fuera del balance del club, que le otorgue el préstamo de parte de Bank of America Merrill Lynch y JP Morgan. A su vez, estas dos entidades emitirán bonos o titulizarán el préstamo a 30 años y al 2,5% de interés que serán suscritos por inversores estadounidenses -fondos de inversión, de pensiones y aseguradoras- en un mercado digamos de segunda división.

Florentino Pérez no tendrá que hacer un desnudo integral de las cuentas del club. Tan solo parcial, de tal modo que no dará ventaja a sus rivales

¿En qué tipo de mercado? En uno menos exigente que los tradicionales donde se financian las empresas punteras en cuanto a información financiera se refiere, por lo que Florentino Pérez no tendrá que hacer un desnudo integral de las cuentas del club. Tan solo parcial, de tal modo que no dará ventaja a sus rivales sobre cómo anda su bolsillo a mitad de temporada. Algo parecido a la Bolsa de Irlanda, donde ha encontrado dinero, por ejemplo, El Corte Inglés.Son los llamados ‘private placements’ a los que que las entidades deportivas americanas suelen recurrir para captar dinero.

Unas bolsas cuyos emisores no son supervisados por las agencias de calificación financiera de primer nivel mundial, como Moody's, Standard & Poor's o Fitch, las habituales de cualquier empresa de nivel Champions. Un terreno de juego que ya ha estrenado el Barça, que ha levantado 140 millones en dos colocaciones de bonos lideradas por Pricoa (de la aseguradora Prudential Group) y Barings, según adelantó 'El País' el pasado 13 de febrero.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios