para buscar el dinero del llamado espai barça

El Barça ficha a Goldman Sachs, rey de Wall Street, para financiar el nuevo Camp Nou

El Fútbol Club Barcelona ha contratado los servicios del banco de inversión para que lo asesore en la búsqueda del dinero para la construcción del nuevo Camp Nou

Foto: El estadio Camp Nou. (EFE)
El estadio Camp Nou. (EFE)

Los prestigiosos analistas de Goldman Sachs hacen predicciones tan erróneas sobre fútbol como cualquier aficionado a pie de una barra de bar. Los expertos del principal banco estadounidense de Wall Street volvieron a fallar por goleada en su pronóstico sobre quién ganaría el reciente Mundial de Rusia, como hicieron cuatro años antes con el de Brasil. No acertaron ni con los semifinalistas, pese a su complejo sistema de algoritmos de presunta precisión. Pero en lo que sí son buenos los de Goldman Sachs es en financiar a equipos de fútbol.

Según han confirmado fuentes oficiales, el Fútbol Club Barcelona ha contratado los servicios del banco de inversión para que lo asesore en la búsqueda del dinero para la construcción del nuevo Camp Nou. La remodelación de las principales infraestructuras de la entidad azulgrana, denominada Espai Barça, que incluye el estadio de fútbol, un renovado Palau Blaugrana y la construcción de un hotel y zonas comerciales en las áreas adyacentes, tiene un coste presupuestado de 600 millones de euros.

Goldman Sachs se ha impuesto a otros bancos internacionales que también han pujado por este contrato, según han explicado las fuentes oficiales de la institución deportiva. Por su parte, portavoces del banco estadounidense han declinado hacer comentarios sobre esta financiación, bastante atípica en España, ya que los clubes de fútbol han confiado habitualmente en bancos locales, como el Valencia CF con la antigua Bancaja, el Real Madrid con la desaparecida Caja Madrid —las dos cajas son el germen de Bankia— o el Barça con CaixaBank y Sabadell.

La entidad estadounidense, conocida por ser el mayor bróker de Wall Street, ha desarrollado en los últimos años un área especializada en la financiación de clubes deportivos. Goldman Sachs empezó años atrás financiando estadios de la liga de futbol nacional (la conocida como NFL), como el Levi Stadium de los San Francisco 49ers de Santa Clara (California) o el de los Yankees de Nueva York. Y ahora ha dado el salto a Europa, buscando el dinero necesario para la construcción por 400 millones de libras de la nueva casa del Tottenham Hospurs de la Premier League inglesa y financiación adicional por 230 millones de euros para la AS Roma de la Serie A italiana.

El trabajo de Goldman Sachs no solo consiste en conceder un préstamo sino en buscar distintas formas de financiación, como son emisiones de bonos, la colocación a inversores privados de los derechos de televisión —titulización de ingresos— e incluso la rentabilización de los espacios comerciales. El nuevo Camp Nou tendrá unos 105.000 asientos, frente a los 99.354 actuales, y estará totalmente cubierto

Próximo verano

La obra del Espai Barça está previsto que se financie con tres fuentes de dinero. La primera son los propios recursos que generará la nueva explotación comercial del Espai Barça. La segunda, con la cesión de los derechos del nombre del estadio. Y la tercera, con un crédito sindicado o cualquier otra fórmula financiera, que será la función principal de Goldman Sachs. En principio, cada uno de estos tres pilares debe aportar unos 200 millones hasta llegar a los 600 presupuestados, pero Josep Maria Bartomeu, presidente del club, aseguró en febrero que tenía ofertas de hasta 300 millones por los llamados ‘naming rights’.

No obstante, otras fuentes indican que las propuestas de varias compañías estadounidenses con las que el FC Barcelona había estado negociando no se han concretado, motivo por el cual las obras de la que va a ser la mayor remodelación de la historia reciente del Barcelona no comenzarán hasta mediados de 2019. Así lo han confirmado fuentes oficiales de la institución deportiva, que han explicado que el retraso del proyecto se debe a que la construcción debe iniciarse en verano para afectar lo menos posible a las competiciones y a los espectadores.

El Barça consiguió el pasado mes de abril el visto bueno final del ayuntamiento dirigido por Ada Colau después de meses de demoras y obstáculos, por la negativa de algunas de las asociaciones de vecinos y de la CUP. El total de las edificaciones previstas para uso terciario se reducen a un máximo de 28.000 metros cuadrados —en el documento inicial eran de 30.000— para situar los usos de oficinas, restauración, comerciales y hoteleros. Estos metros cuadrados se trasladarán al inmueble que ocuparán las oficinas del club.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios