MANTIENE LA MOVILIDAD FORZOSA

CaixaBank retira los despidos forzosos y ultima el acuerdo del ERE de 2.157 empleos

El banco retira las extinciones forzosas, lo que permite que pueda haber acuerdo entre las partes después de Semana Santa

Foto: Sindicalistas protestando ante la junta de accionistas de CaixaBank. (EFE)
Sindicalistas protestando ante la junta de accionistas de CaixaBank. (EFE)

CaixaBank y los sindicatos han acercado posturas antes de un parón en las negociaciones hasta después de Semana Santa. El banco ha decidido retirar las extinciones forzosas si hay acuerdo, que podría darse en dos semanas para cerrar un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 2.157 empleados. Fuentes del mercado apuntan a un coste cercano a los 1.000 millones de euros para llevar a cabo este ajuste.

La próxima reunión se celebrará el 24 de abril en Madrid, en la que podría haber acuerdo definitivo o cerrar flecos para la siguiente semana. CaixaBank inició los trámites del ERE en enero, y activó en abril un periodo formal de negociación después de varias reuniones con los sindicatos sin avances que extenderá, como máximo, hasta el 8 de mayo, fecha en la que podrá llevar a cabo un recorte de forma unilateral si no hay acuerdo. Hasta ahora, el banco mantenía en la mesa extinciones forzosas, movilidad geográfica también forzosa y la extensión de las oficinas Store -más grandes y enfocadas al asesoramiento- junto con el cierre de sucursales, puntos con los que chocaban con los sindicatos.

La entidad ha entregado a los representantes de los trabajadores un documento en el que acepta quitar las extinciones forzosas a cambio de que los sindicatos acepten las otras líneas que persigue CaixaBank: cerrar oficinas tradicionales y ampliar el número de las sucursales Store, así como movilidad geográfica para reubicar la plantilla tras la reestructuración de empleados y de la red. Los sindicatos han valorado positivamente este avance, mientras que desde CaixaBank no hacen comentarios.

Ganar eficiencia

Los sindicatos de la banca han tratado de evitar los despidos forzosos y la movilidad geográfica forzosa en los últimos ajustes, aunque en este caso los sindicatos sólo han conseguido la primera cuestión, salvo que CaixaBank decida volver a ceder. CaixaBank acabó 2018 con 32.552 empleados y 4.608 oficinas en su negocio bancario y de seguros, principalmente entre España y Portugal por BPI, que cuenta con 4.888 trabajadores y 495 sucursales. Así, el banco tiene en España una plantilla de 27.664 trabajadores y una red de 4.113 oficinas.

El recorte de CaixaBank supondrá más del 7% de la plantilla, que se iría a mínimos desde 2011 —antes de sumar Banca Cívica y Banco de Valencia—, mientras que el cierre de oficinas asciende al 18%, dado que tiene previsto cerrar 800, aunque ampliará el número de oficinas grandes (las ‘store’) desde 285 hasta 700 y potenciará el modelo AgroBank para el ámbito rural. Este tijeretazo está enmarcado en el plan estratégico para 2019-2021 que presentó en noviembre, y con el que aspira a que la rentabilidad vuelva a superar al coste del capital.

La banca está inmersa en ajustes de este tipo para mejorar su eficiencia, tal y como piden los supervisores. De hecho, la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, afirmó en la memoria anual de la institución sobre la posibilidad de que haya fusiones que "en el actual contexto de bajos tipos de interés, en el que muchos bancos están operando con rentabilidades por debajo de su coste de capital y con estructuras de costes muy pesadas, las fusiones son una alternativa clara para mejorar la rentabilidad y ganar en eficiencia".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios