La empresa rompe la negociación

Los sindicatos de Endesa elevan el pulso: huelga de 24h tras quedarse sin la luz gratis

Los representantes de los trabajadores rompen la baraja y llaman a un paro de un día entero en la junta de accionistas de la eléctrica, una medida no vista en los 40 años de historia de la empresa

Foto: Sede social de Endesa en Madrid. (Endesa)
Sede social de Endesa en Madrid. (Endesa)

Los sindicatos de Endesa han roto la baraja en plenas negociaciones para firmar un nuevo convenio colectivo (el anterior venció al término de 2018). Los representantes de los trabajadores llaman a un paro de 24 horas el próximo 12 de abril, día en que la eléctrica celebra su junta general de accionistas. Se trata de una medida de presión más alta que las tomadas hasta ahora. En 40 años de historia de Endesa, aseguran los sindicatos, nunca se había convocado una huelga individual de un día entero en la compañía (sin contar las huelgas generales del país).

Ante esta situación, Endesa ha decidido romper las negociaciones. "La empresa no puede permanecer ajena a un planteamiento de presión de este tipo, por lo que se ve en la necesidad de suspender las reuniones de la Comisión Negociadora y del equipo de trabajo sobre Acción y Participación Sindical hasta que se den nuevamente las circunstancias objetivas que permitan restablecer un clima apropiado de negociación", dice la empresa en un comunicado a los trabajadores.

CCOO, UGT y SIE tomaron la decisión a finales de la pasada semana, pocas horas antes de que la Audiencia Nacional fallara en contra de su demanda por conflicto colectivo. Los sindicatos decidieron acudir a la vía judicial después de que la empresa advirtiera, al término del año pasado, de que la ultraactividad del convenio había expirado y desde ese momento dejaba de tener vigencia. Esto dejaba como principales perjudicados a 36.000 jubilados y sus familiares, que disponen de un salario en especie del pago de la luz de sus hogares hasta el final de su vida.

Para articularlo, Endesa ha enviado cartas a todos los beneficiarios advirtiéndoles de que deben buscarse una comercializadora porque a partir del próximo mes de julio dejarán de suministrarles.

Con el fin de la ultraactividad, empresa y sindicatos han mantenido reuniones semanales para avanzar en la firma de un nuevo convenio. Sin embargo, aún no se ha tratado la tarifa de la luz. La empresa ha subido su propuesta de 2.500 KWh anuales a 3.500KWh, incluidos los jubilados. Esta es una cantidad significativamente inferior a los suministros que reciben actualmente, que en algunos casos llegan hasta los 30.000 KWh al año. Una familia consume unos 3.500KWh al año, según el IDAE, aunque muchos trabajadores y exempleados de Endesa tienen mayor dependencia al realizar consumos típicamente de gas (cocina, calefacción, agua caliente) con electricidad al disponer de este pago en especie. Sea como fuere, estas cantidades propuestas por la empresa, y susceptibles de poder mejorarse en la negociación, no convencen a los sindicatos.

En las últimas semanas, había bajado la tensión. Este jueves hay convocada una nueva reunión entre las partes para seguir negociando los términos de un nuevo convenio (ahora mantienen las condiciones del antiguo). En las semanas precedentes, se ha hablado de mantener un acuerdo de garantías para potenciales ventas o un plan de salidas incentivadas desde los 55 años. Pero en las últimas horas la empresa ha roto la baraja y se ha levantado de la mesa.

Sin embargo, desde los sindicatos creen que la comunicación más fluida tenía por objeto mantener la paz social hasta después de la junta de accionistas que se celebra el próximo 12 de abril. El año pasado, jubilados y trabajadores decidieron manifestarse delante de la embajada de Italia en Madrid (el Estado Italiano es el primer accionista de Enel, dueña de Endesa). Este año, la empresa ha decidido realizar su junta en un hotel fuera del centro de la capital. Aun así, los trabajadores invitan a todos los empleados de la compañía a acudir al evento para manifestarse.

En este sentido, la empresa también ha reaccionado. El pasado viernes, mandó un comunicado a todos los trabajadores en el que advierte de la sentencia favorable a los intereses de la compañía que ha dictado la Audiencia Nacional desestimando las pretensiones de los sindicatos, que ya han recurrido ante el Tribunal Supremo.

Ahora mismo, los trabajadores están elevando el pulso de la negociación cuando menos armas tienen en su mano. Con una sentencia desfavorable en primera instancia que da la razón a la empresa a la hora de desvincular el pago de la tarifa de la luz de los jubilados, al expirar la vigencia del último convenio colectivo. Para Endesa y su dueña Enel, no es una cuestión baladí. La firma tiene provisionados en sus cuentas más de 700 millones de euros por esta causa. Una cantidad que podría revertir y dedicar a dividendos si el Supremo finalmente respalda la sentencia de la Audiencia Nacional. Lo que a su vez terminaría con décadas de beneficios sociales de los que gozaban los trabajadores de Endesa, entre los que destaca el pago de la factura eléctrica.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios