el auditor obliga a calcular el coste total

Endesa arrastra una carga de más de 700 millones para pagarle la luz a sus jubilados

La eléctrica mantiene una abultada provisión para hacer frente a las obligaciones adquiridas con unos 27.000 exempleados a los que se les reconocía por convenio la luz gratis hasta su fallecimiento

Foto: Foto de archivo con el logo y slogan de Endesa. (Reuters)
Foto de archivo con el logo y slogan de Endesa. (Reuters)

El histórico beneficio del que gozan los extrabajadores de Endesa jubilados por el que la empresa les paga la luz de sus hogares tiene un coste: 711 millones de euros, según se desprende de las cuentas que presenta la compañía.

Endesa paga la energía eléctrica de los más de 27.000 trabajadores que llegaron a la empresa antes de 2000 no sólo durante su época en activo sino también una vez se han jubilado y durante su retiro hasta su fallecimiento. Es más, en caso de defunción se sigue pagando la luz a su cónyuge. Así, una vez que llega el momento de dejar de trabajar y retirarse, el auditor de la compañía presidida por Borja Prado obliga a la empresa a estimar el coste total de luz que tendrá que asumir por cada exempleado hasta el fin de sus días y realizar una provisión con ese cargo.

De esta forma, cada año debe actualizar esta cifra en función de los trabajadores que entran en su etapa de jubilación. Según explica la compañía en su memoria de sostenibilidad, "existen obligaciones de prestación de determinados beneficios sociales a los empleados durante el periodo de jubilación, principalmente relacionados con el suministro eléctrico. Estas obligaciones no se han externalizado y se encuentran cubiertas con la correspondiente provisión interna".

Este coste, que en 2015 estaba estimado en 695 millones, pasó a 813 en 2016 y se ha reducido hasta los 711 millones en 2018, supone un coste equivalente a la mitad del beneficio de la compañía en un año. Esta partida, además, aún es susceptible de crecer ya que todavía existe una cantidad importante de los cerca de 9.000 trabajadores activos que están acogidos a convenios anteriores al año 2000 que siguen en activo y seguirán recibiendo la luz de Endesa.

El CEO de Endesa, José Bogas. El presidente de Endesa, Borja Prado, y el vicepresidente de Endesa, Francesco Staracce. (EFE)
El CEO de Endesa, José Bogas. El presidente de Endesa, Borja Prado, y el vicepresidente de Endesa, Francesco Staracce. (EFE)

Esta carga es el principal gasto que mantiene la compañía en relación a sus jubilados. De los 913 millones de provisión no corriente para pensiones y obligaciones similares con extrabajadores, hay además del suministro eléctirco una partida de 225 millones propiamiente de pensiones y otros 15 millones por asistencia sanitaria.

No obstante, este coste irá disminuyendo a medida que pasen los años, ya que los trabajadores acogidos a convenios posteriores al año 2000 ya no gozan de este beneficio. Además, la filial española de la italiana Enel está en plena guerra con los sindicatos precisamente por revisar el pago del suministro energético que da a los trabajadores durante su etapa activa, que supone un coste a mayores de los 711 millones destinados a exempleados en etapa de retiro.

Según explican fuentes próximas a la compañia, la pretensión inicial de la firma es reducir la cantidad de energía suministrada y ofrecer otro tipo de beneficios sociales. Su argumento es que la situación actual provoca despilfarro y asegura que los empleados de Endesa gastan unos 9.000 kWh de media al año cuando el consumo habitual de un hogar está alrededor de 3.500 kWh. Un recorte que ya no sufrirán los jubilados con convenios anteriores, que podrán seguir gastando luz en su domicilio a cargo de la empresa. Eso sí, cabe destacar que Endesa paga exclusivamente el suministro eléctrico, ya que la parte fija del término de potencia en la que se incluyen la mayoría de impuestos y peajes corren a cargo del trabajador.

Este beneficio y otras cuestiones son algunas de las causas que mantienen en pie de guerra a los sindicatos, que tratan de defender su espacio a la hora de negociar el V convenio de la compañía. Este pago cada vez cuesta más a la compañía dado el encarecimiento de la luz actual. Sin embargo, los representantes de los trabajadores se quejan de que mientras se les quiere meter estos recortes el presidente de la compañía y el consejero delegado se embolsarán casi 40 millones de euros, más de lo que cuesta pagar la luz un año a los trabajadores y jubilados.

Por su parte, la empresa podrá ir generando cada vez más beneficio en la medida en que vaya disminuyendo su masa de jubilados, lo que le permitirá ir reduciendo la provisión que mantiene por este concepto y podrá aumentar el dividendo del 100% del pay-out que cada año entrega a sus accionistas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios