Naturgy les mostró el camino

Iberdrola y Endesa crean filiales verdes para evitar los vetos municipales a las eléctricas

Las energéticas lanzan una comercializadora 100% renovable para obtener el etiquetado A de la CNMC y no quedarse en fuera de juego de las licitaciones públicas como les ocurrió en Madrid

Foto: Foto de archivo de la iluminación de semáforos. (EFE)
Foto de archivo de la iluminación de semáforos. (EFE)

Iberdrola y Endesa, las compañías que más electricidad suministran en toda España, preparan una comercializadora que venda exclusivamente energía renovable. La creación de esta filial 100% verde tiene por objeto superar los vetos que algunas administraciones están introduciendo en los pliegos de sus adjudicaciones de suministro eléctrico.

De esta manera, las grandes eléctricas se adaptan a los requisitos que exigió el Ayuntamiento de Madrid en su macrocontrato de suministro de luz municipal, que incluía una cláusula de solvencia imposible de cumplir por Iberdrola y Endesa, lo que las dejó sin opciones en un contrato de 82 millones de euros.

En concreto, el consistorio liderado por Manuela Carmena pedía que la comercializadora adjudicataria estuviera calificada con la etiqueta A que otorga la CNMC. El regulador solo otorga esta distinción a aquellas firmas cuyo mix de venta de energía sea 100% procedente de energías renovables, algo imposible para la matriz de comercialización de las grandes eléctricas, que, pese a ser capaces de suministrar energía verde al cliente que se lo solicite, también cuentan con luz producida en sus plantas de carbón, gas y nuclear.

La cuestión provocó un enfrentamiento judicial entre las grandes energéticas del Ibex y el ayuntamiento gobernado por la marca municipal de Podemos, que en abril de 2018 logró el aval del Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid (TACP) después de que en septiembre de 2017 Naturgy (en ese momento Gas Natural Fenosa) tumbara las exigencias de Madrid.

La victoria administrativa de la capital contra los recursos de las grandes eléctricas provocó un efecto expansivo en otras administraciones, que preguntaron al Ejecutivo de la capital de España por su fórmula para replicarla en sus respectivas administraciones. Este fue el caso de Valencia, cuyos responsables anunciaron que seguirían el camino que emprendió Manuela Carmena.

Naturgy muestra el camino

Pero ahora los expertos aseguran que "hecha la ley, hecha la trampa". Naturgy logró acceder al concurso de Madrid tras rescatar una filial llamada Gas Natural Fenosa Renovables, que contaba con el etiquetado A de la CNMC. Aunque no ganó, mostró el camino para el paso que ahora van a dar Iberdrola y Endesa.

La eléctrica con sede en Bilbao registró este mismo jueves una sociedad ya existente en la CNMC. La única razón de este movimiento es tener habilitado un instrumento que le permita optar a concursos en los que se establezca la necesidad de participar con una sociedad que comercialice el 100% de sus ventas de energía con renovable, asegura una fuente al tanto de la operación de Iberdrola.

También prepara esta acción Endesa: pese a que aún no ha realizado el registro, la eléctrica dirigida por José Bogas ya está trabajando en esta dirección.

Con esta acción, las tres grandes eléctricas de España se protegen y siguen optando a grandes paquetes de venta de electricidad en un momento en que Endesa e Iberdrola están sufriendo una caída de ingresos por las menores ventas dada la fuerte competencia que ha entrado en el sector de la comercialización.

Naturgy gana a la Junta de CyL

Uno de los últimos casos que amenazan el negocio de Naturgy es el vivido con la Junta de Castilla y León. Naturgy logró tumbar una adjudicación de suministro de sus edificios públicos que ascendía a 114 millones de euros. Lo hizo con el mismo argumento con que casi un año antes ganó a Madrid: una ponderación del criterio de renovables en la valoración de la adjudicación que no servía.

Sin embargo, el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarcyl), advertía de la sentencia de sus homólogos en Madrid de llevar la cuestión medioambiental a la parte preliminar de criterios de solvencia, lo que abría la puerta a que la institución dirigida por Juan Vicente Herrera (PP), que aún tiene que sacar el nuevo pliego, pudiese vetar a las grandes vía la cláusula antieléctricas que estableció Carmena.

Expertos del sector consideran que, pese a todo, hay algunas lagunas en requerir el etiquetado A de la CNMC como compromiso medioambiental. El hecho de que se quedaran fuera Iberdrola y Endesa, que venden luz generada con combustible fósil, no impide a Cepsa, cuya electricidad es 100% verde, optar al concurso, pese a que su actividad principal es la venta de hidrocarburos.

Tras este movimiento se explica también, según fuentes jurídicas, el débil recurso presentando por Iberdrola a la adjudicación de Madrid. Esta llegó el último día de plazo, lo que imposibilitaba prácticamente el levantamiento de medidas cautelares para que Holaluz y Nexus, los ganadores, empezaran a suministrar a partir del pasado 2 de julio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios