EDP confía en sus opciones y se resiste

Iberdrola y Endesa preparan su entrada en el negocio de distribución de Portugal

Las eléctricas españolas sondean con interés sus opciones para arrebatar la gestión de las redes de baja tensión a EDP, cuyas concesiones tocan a su fin a partir de 2019 y saldrán a subasta

Foto: Foto de archivo de una subestación eléctrica. (EFE)
Foto de archivo de una subestación eléctrica. (EFE)

Se abre el terreno de juego en Portugal. Iberdrola y Endesa están explorando el mercado de las redes de distribución de baja tensión en territorio luso, controlado desde hace décadas por EDP. Según fuentes del sector, las eléctricas españolas han puesto el radar sobre estos activos.

La razón de este interés es que las históricas concesiones que mantiene la principal eléctrica lusa tocan a su fin. Tras 20 años de adjudicación municipal, los ayuntamientos portugueses, propietarios de estas redes eléctricas que llegan al consumidor, tendrán que relicitar la gestión desde 2019. Tanto Iberdrola como Endesa han confirma a El Confidencial que estudian con interés este proceso y estarán preparadas cuando salgan las subastas.

Con esta situación, las eléctricas tratarán de pescar en un mercado —el portugúes— de crecimiento para ambas compañías. No obstante, su rival no se lo pondrá fácil. La principal barrera de entrada para las eléctricas españolas es que la firma lusa tiene derecho a ser resarcida por quien la sustituya, dadas las inversiones que ha ido realizando durante estos años. "Eso es lo que ha enfriado un poco a Iberdrola y Endesa", apunta una fuente conocedora de la situación.

Sede de EDP en Portugal. (EFE)
Sede de EDP en Portugal. (EFE)

El alto ejecutivo de EDP, Joao Marques da Cruz, señaló a 'Dinheiro Vivo' este miércoles que la empresa se muestra "confiada" en ganar los concursos y mantener el negocio, del que dependen 1.700 trabajadores.

Este panorama competitivo llega en un momento crítico para EDP. La compañía se encuentra inmersa en un proceso de opa por parte de su principal accionista, China Three Gorges (CTG). El accionista chino ha rechazado mejorar su oferta, pese a que la dirección de la compañía opina que el precio ofrecido está por debajo del valor de la empresa y también pese a los rumores de que Engie podría contraofertar por su filial de renovables. Por ello, el devenir de la red de baja tensión dominado hasta ahora por EDP es crítico de cara a conocer el valor de futuro de la compañía y su precio a pagar.

Precisamente Iberdrola y Enel, dueña de Endesa, están al acecho de las respuestas de las autoridades en EEUU para poder pescar activos de renovables de EDP en el país norteamericano.

En esta situación, Iberdrola y Endesa se fijan en este negocio de las redes de baja tensión, que encaja en la estrategia de crecimiento de ambas compañías. Para Iberdrola, sería crecer en redes, uno de sus negocios 'core', en un país en el que está claramente enfocada. La compañía quiere triplicar su cartera de clientes hasta 2020 y llegar al medio millón.

Además, ha hecho una fortísima apuesta en el negocio de la generación. La eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán invirtió 1.500 millones de euros para la construcción de tres centrales hidroeléctricas en el norte de Portugal. Con este proyecto, Iberdrola se quedó con el derecho de explotación de las presas por 70 años. Este desarrollo fue una iniciativa del Gobierno tras la crisis financiera. Su objetivo era levantar fondos en un momento de asfixia para Portugal, al que respondió Iberdrola.

Precisamente, en la región del Alto Támega donde están situadas las hidráulicas, Trás-os-Montes, algunas autoridades locales intentan que la gestión de las redes de distribución se remunicipalice. Algo que aún no está claro. El regulador luso está ahora mismo inmerso en un proceso de consulta pública hasta el 17 de agosto para la realización de los decretos de las nuevas licitaciones de las redes de baja tensión. Una de las características es que se acumulen al menos 600.000 clientes por cada nueva concesión para que sea económicamente viable.

Recreación de una de las presas que construye Iberdrola en Alto Támega, Portugal. (Iberdrola)
Recreación de una de las presas que construye Iberdrola en Alto Támega, Portugal. (Iberdrola)

Para Endesa, también es una oportunidad clave. Debido a sus limitaciones territoriales, Endesa solo puede crecer en España y Portugal. De hecho, la firma propiedad de la italiana Enel ya intentó entrar en el proceso de adjudicación de centrales hidroeléctricas como hizo Iberdrola, con la concesión de Girabolhos. Sin embargo, salió trasquilada tras comprobar que no le salían los números.

Tanto para Iberdrola como para Endesa, las redes de baja tensión portuguesas son un negocio atractivo desde el punto de vista geográfico, ya que les permite generar sinergias con el resto de su actividad en el país.

Ahora habrá que ver qué oportunidades de distribución de baja tensión van saliendo a subasta. Habrá licitaciones hasta 2026, cuando terminan las últimas concesiones de EDP. Las fuentes consultadas aseguran que las redes más atractivas son las que se sitúan alrededor de grandes ciudades como Oporto o Lisboa. Por otro lado, en el sector de la comercialización existe la preocupación de que el cambio de explotación se produzca sin problemas. Esperan que el Ejecutivo luso saque los decretos necesarios para no tener problemas con los posibles cambios de empresa en la gestión de las redes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios