no solo Naturgy rompe contratos

Endesa y otras comercializadoras también renegocian con clientes por el alza de la luz

El elevado precio que está alcanzando el mercado mayorista eléctrico está obligando a las eléctricas a cambiar las condiciones a sus clientes para detener pérdidas con algunos contratos

Foto: El presidente de la compañía de electricidad Endesa, Borja Prado. (EFE)
El presidente de la compañía de electricidad Endesa, Borja Prado. (EFE)

La subida de la luz se ha convertido en un problema para muchas comercializadoras. La incapacidad de las eléctricas para capear la situación les está llevando a tomar medidas drásticas. Como adelantó este miércoles El Confidencial, Naturgy ha roto grandes contratos tras comprobar que no podía trasladar los sobrecostes generados por la prolongada subida de la luz en los mercados mayoristas.

Endesa y otras comercializadoras también renegocian con clientes por el alza de la luz

Sin embargo, la comercializadora de la empresa —controlada por La Caixa, los fondos GIP, CVC y la familia March— no es la única inmersa en este problema. Aunque de manera mucho más discreta, según fuentes de los afectados, Endesa y otras pequeñas comercializadoras están también enfrentándose a algunos de sus clientes.

En lugar de romper los contratos unilateralmente, la compañía controlada por la italiana Enel está advirtiendo a sus clientes de empresas de cambios irrevocables. De no ser aceptados estos, la eléctrica invita al cliente a que sea él quien rescinda el contrato. Dicho de otro modo, o se toma la subida de precio o se resuelve el contrato. Todo siempre, eso sí, bajo cláusulas incluidas en las condiciones del acuerdo. Desde la propia compañía aseguran que este tipo de contratos contempla subidas y bajadas a partir del primer año en función del nivel del mercado mayorista.

En la carta enviada por Endesa a sus clientes desde la dirección de suministro a empresas, a la que ha tenido acceso El Confidencial, y fechada en el mes de junio, avisa que "se van a realizar ajustes en los precios de su tarifa eléctrica para adecuarlos a la situación del mercado actual". En la misma ya expone los nuevos precios más altos que entrarán en vigor.

A colación de lo anterior, en la letra pequeña del final de la misiva, explica que si una vez transcurridos 30 días desde la recepción de esta carta Endesa "no ha recibido comunicación indicando su deseo de resolver su contrato, se entenderá que acepta estas nuevas condiciones económicas".

Además, esta manera de proceder no es exclusiva de Endesa. Pequeñas firmas de venta de electricidad, como Alcanzia, también están ya este mes de septiembre subiendo precios. De manera análoga, con el 'modus operandi' del envío de una carta, el director de negocio de la empresa justifica la decisión de subirle el precio al cliente por "la situación del mercado de electricidad en España, el momento alcista de los precios que llevan seis meses subiendo, llegando a un horizonte no previsto por el sector".

Endesa y otras pequeñas como Alcanzia están optando por advertir de la subida de precios, que será obligada si el cliente no rompe el contrato

Por ello, señalan verse obligados a pasar al cliente a una modalidad de contrato cuyo precio está indexado a 'pool' (mercado mayorista). De la misma forma que Endesa, pero sin recurrir a la letra pequeña, Alcanzia también informa de que el cambio se producirá siempre y cuando el cliente "no indique la intención de no continuar".

Fuentes del sector aseguran, además, que esto también se está dando con pequeñas comercializadoras de gas, que, ante la subida de este combustible fósil en los mercados internacionales, se están viendo en la misma tesitura de rescindir o modificar los contratos. También otra pequeña comercializadora de Vigo estaría procediendo como Naturgy y resolviendo contratos, apuntan estas mismas fuentes.

Toda esta problemática parte de que algunas comercializadoras tienen firmados acuerdos de venta por más energía de la que son capaces de producir o comprar a un precio inferior al que la venden.

Esto las obliga a ir al mercado, que se encuentra en niveles anómalos y mucho más elevados de lo habitual, sin que se atisbe una bajada a corto plazo. De esta manera, están comprando energía a un precio más alto del que luego se la venden al cliente, con lo que prefieren cambiarle las condiciones al consumidor o terminar con él antes que aguantar las pérdidas o menores ganancias.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios