vitales para la contratación de obras nueva

OHL y la banca cierran la renovación y ampliación de avales por 300 millones

OHL vuelve a tener la confianza de la banca después de meses en los que las principales entidades financieras del país habían reducido a la mínima

Foto:

OHL vuelve a tener la confianza de la banca después de meses en los que las principales entidades financieras del país habían reducido a la mínima expresión el riesgo con la constructora de la familia Villar Mir. Según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones, Santander, Caixabank, Bankia, Sabadell, Société Générale y Crédit Agricole han acordado extender por un año más avales que vencen el próximo 31 de marzo por 200 millones y concederle una nueva línea de crédito de hasta 100 millones adicionales.

El pacto está a punto de firmarse y supondrá un balón de oxígeno para OHL, que necesita de estas garantías para poder acudir a contratos internacionales y optar a las obras. Sin los avales, la constructora no disponía de credenciales de solvencia para pujar por infraestructuras, especialmente si el contratista es una administración pública. Por tanto, el acuerdo con estos seis bancos, con los que la empresa lleva negociando varios meses, es un paso más en la normalización de la situación financiera tras reconocer pérdidas de 1.529 millones en 2018.

Fuentes financieras explican que, una vez limpiado el balance de forma definitiva -la empresa había dado cifras confusas durante los dos últimos años-, la incertidumbre sobre el futuro de OHL se ha mitigado. De hecho, destacan la confianza que les ha trasmitido el nuevo equipo gestor dirigido por José Antonio Fernández Gallar, consejero delegado desde junio de 2018, que, no obstante, estaba trabajando en otras opciones por si los bancos no renovaban finalmente los avales. Fuentes oficiales de la compañía han declinado hacer ningún comentario sobre la relación con la banca.

Fuentes financieras explican que, una vez limpiado el balance de forma definitiva, la incertidumbre sobre el futuro de OHL se ha mitigado

Fuentes internas de OHL reconocen que la compañía ha estado analizando otras alternativas, como acudir a fondos especializados de deuda, algunos de los cuales están aprovechando la salida de los bancos tradicionales de los sectores vinculados al ladrillo por consejo del Banco Central Europeo (BCE) para prestar dinero a tipos de interés más altos. Así está ocurriendo con las nuevas promotoras de viviendas surgidas tras la crisis, muchas de ellas en manos también de fondos buitres, y con constructoras que han pasado grandes apuros.

Con estas líneas de crédito, OHL ya puede ir a nuevas licitaciones de obras, fundamentales para engordar su cartera de contratación. El objetivo de Fernández Gallar es obtener nuevos contratos por unos 3.000 millones de euros anuales. El pasado año, los contratos ganados se elevaron a 2.690,6 millones, localizándose el 39% de los proyectos en EE.UU, el mercado que más peso tiene en la cuenta de resultados de la compañía.

A cierre del pasado ejercicio, la cartera total del grupo a corto plazo, incluido el negocio industrial, ascendía a 5.876,4 millones, lo que representó un descenso del 5,8% respecto al 31 de diciembre de 2017. El porfolio a largo plazo era de 218,2 millones, un 2,8% menor. La de construcción se elevó 5.240,8 millones, equivalente a 25,4 meses de ventas, “lo que muestra la capacidad de reposición de la misma en un entorno complicado”, explica la compañía. No obstante, años atras esta relación era de más de treinta meses e incluso demás de cuarenta en el pico de la licitiación pública.

Desde OHL destacan que la gran mayoría de las nuevas contrataciones fueron en las tres principales regiones para el grupo, destacando el 41,8% de EEUU, el 29,4% de Europa y el 24,4% de Latinoamérica). Casi un tercio de las obras es de un tamaño superior a los 300 millones. El 43,8% de los proyectos corresponde a carreteras, un 22,5% a ferrocarriles, un 15,0% a edificación y un 18,7% al resto de actividades.

La cotización de OHL se disparó este miércoles otro 11%, lo que le ha permitido duplicar ya su capitalización bursátil en lo que va de ejercicio. Actualmente, la compañía, que se ha revalorizado un 103,68%, tiene un valor bursátil de 380 millones, muy lejos todavía de los cerca de 3.000 que llegó a cotizar cuando pertenecía al Ibex 35.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios