cuenta atrás para el consejo de administración

DIA: El mayor 'proxy' del mundo ataca la opa de Fridman por barata

Glass Lewis, uno de los dos mayores ‘proxy advisors’ del mundo, ya ha emitido su informe: se ha pronunciado a favor del plan propuesto por el consejo de administración

Foto: Mikhail Fridman. (Reuters)
Mikhail Fridman. (Reuters)

La cuenta atrás para que el consejo de administración de DIA y LetterOne alcancen un acuerdo antes de la decisiva junta general de accionistas del próximo 20 de marzo ha comenzado. A falta de apenas una semana para dicho encuentro y mientras las partes siguen negociando desde posiciones aún muy lejanas, la decisión de los inversores se presenta crucial para saber cuál de las dos propuestas para salvar la empresa de la quiebra saldrá adelante. Y para ello, las recomendaciones de los llamados ‘proxy advisors’, los encargados de aconsejar una u otra alternativa, van a ser fundamentales.

Glass Lewis, uno de los dos mayores ‘proxy advisors’ del mundo, ya ha emitido su informe. La firma con sede en San Francisco (Estados Unidos) se ha pronunciado a favor del plan propuesto por el consejo de administración: llevar a cabo una ampliación de capital de 600 millones y una refinanciación de la deuda bancaria hasta 2023. Por el contrario, esta sociedad, que tiene 1.200 empleados e interviene en hasta 20.000 juntas de accionistas de empresas de hasta 100 países distintos, aconseja no apoyar la opción de LetterOne, el fondo gestionado por el magnate Mikhail Fridman.

El 'proxy', controlado por los fondos de pensiones de los profesores de Canadá (Ontario Teachers’ Pension Plan) y Alberta Investment Management Corporation, critica la gestión del actual consejo de administración, al que señala como responsable de la actual situación de DIA. Una opinión similar a la que mantienen los hombres de Fridman, que ya han reconocido que cambiarán al consejero delegado y al resto de gestores para poner a "profesionales" del sector de la distribución.

Para este 'proxy' estadounidense, "los miembros más antiguos del consejo de DIA son posiblemente culpables por no identificar y abordar el cambio en la industria y por la incapacidad de abordar oportunamente los mecanismos de control interno", que han derivado en pérdidas suculentas para los accionistas y en la reexpresión de las cuentas de 2018. En su opinión, varios de ellos deberían dejar sus puestos por responsabilidad.

Pero Glass Lewis explica que la alternativa de LetterOne está repleta de incertidumbres de ejecución, que pondría aún en más riesgo la viabilidad de DIA, actualmente en causa de disolución. Aunque admite que a primera vista su planteamiento —opa a 0,67 euros y ampliación de capital posterior de 500 millones— podría ser "atractivo", lo cierto es que advierte de que dicha alternativa tiene muchos condicionamientos.

Pero el 'proxy' advierte de que los 0,67 € por títulos ofrecidos no son un caramelo irrechazable

El primero, la propia opa, que para ser considerada exitosa debería ser aceptada por el 65% de los accionistas. En realidad, por el 50% de los inversores ajenos a LetterOne, ya que el fondo de Fridman ya controla un 29,5% del capital. Pero el 'proxy' advierte de que los 0,67 euros por títulos ofrecidos no son precisamente un caramelo irrechazable. Porque, aunque 'a priori' podría pensarse que incluye una prima de entre el 19 y el 56% si se toman como referencia los tres meses anteriores al lanzamiento, lo cierto es que el precio de la opa oculta un descuento del 41,3, del 69,1 y del 83,7%, respectivamente, respecto al valor al que DIA cotizaba seis, nueve y 12 meses atrás. Por tanto, califica como poco equitativo el precio puesto encima de la mesa.

Tirón de orejas

En su opinión, desde el punto de vista de los inversores actuales, la oferta tan solo permite reducir algo las pérdidas acumuladas durante el último año, pero en ningún caso representa una "prima sustantiva". Además, agrega que si LetterOne consiguiera sacar adelante la opa, se quedaría con la mayor parte del potencial de recuperación de DIA, mejora que se perderían los accionistas presentes.

Por si fuera poco, Glass Lewis explica que Fridman necesita también un acuerdo con la banca, que hasta ahora ha rechazado todas sus propuestas, condición sin la cual su plan acabaría en fracaso. Por ello, considera que la alternativa del fondo luxemburgués no podría implementarse a tiempo para solucionar los problemas actuales de DIA, que el próximo 31 de mayo tiene que hacer frente a una refinanciación de su deuda bancaria por 835 millones y de otros 300 millones en bonos en junio.

La empresa de asesoramiento a inversores no olvida que los hombres de Fridman —Stephan DuCharme y Karl Heinz Holland, sobre los que reconoce su experiencia en el sector—, que están pidiendo a los accionistas renunciar a participar en la recuperación del valor, estuvieron antes en el consejo de administración con la posibilidad de haber podido contribuir a cualquier decisión que evitara la situación actual.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios