beneficio de 568 millones

Sabadell se desploma en bolsa tras presentar resultados peores de lo esperado

El banco generó un beneficio atribuido de 328,1 millones en 2018, después de impactos extraordinarios de 637,1 millones. Estas cifras se comen el primer año del plan estratégico

Foto: Josep Oliu, presidente del Sabadell. (Efe)
Josep Oliu, presidente del Sabadell. (Efe)

Banco Sabadell termina el primer año de su plan estratégico vigente más preocupado de extraordinarios que de su guía. Los problemas en la integración informática de su filial británica, TSB, y la venta de ladrillo tóxico, han supuesto un coste extraordinario de 637,1 millones (243 millones por TSB), que provoca una reducción del beneficio neto del 54% anual en 2018. El consejo ha propuesto un dividendo complementario de un céntimo por acción que se suma a los dos céntimos ya repartidos. Tras la presentación de sus cuentas, el banco cae alrededor de un 7% en el Ibex 35.

Los analistas de la firma de análisis Jefferies apuntan a un beneficio antes de impuestos del cuarto trimestre un 30% por debajo de lo esperado y unos mayores costes, que habrían emborronado un incremento de los ingresos por comisiones.

La entidad que preside Josep Oliu obtuvo un beneficio atribuido de 328,1 millones. Si no se tuvieran en cuenta los extraordinarios, las ganancias del banco catalán, que mudó su sede social a Alicante en 2017, habría aumentado un 9,6%. Asimismo, el banco ha aprovechado para anunciar que David Vegara, ex secretario de Estado de Economía, asume funciones ejecutivas como consejero al pasar a ser 'chief risk officer', mientras que George Donald Johnson será presidente de la comisión de riesgos, en la que hasta ahora era vocal. Por su parte, Pedro Fontana sustituirá a José Luis Negro como vocal de la comisión ejecutiva.

El banco registró una caída del 3,4% interanual en su margen de intereses, que mide la capacidad de generar ingresos con la actividad tradicional de prestar y captar dinero. Cayó hasta los 2.674,5 millones en España, y un 2,9% a nivel de grupo hasta los 3.675,2 millones. Las comisiones netas aumentaron un 10,8% sin TSB hasta los 1.250,1 millones, y un 9,1% teniendo en cuenta el negocio británico hasta los 1.335,3 millones.

Los costes extraordinarios asumidos por el Sabadell en su primer año del plan estratégico, en el que espera elevar la rentabilidad en 2020 por encima del coste del capital, han machacado esta variable. El retorno sobre el capital (ROE) se hundió del 6,1% del año anterior hasta el 2,6%. Por su parte, la eficiencia (coste sobre ingresos, cuanto más baja mejor) subió desde el 50,15% hasta el 58,29%.

Los analistas de Renta 4 explican que la reacción negativa del mercado "la debilidad de TSB y las dudas sobre el Brexit, y a pesar de la buena evolución del negocio España que mantiene una dinámica de generación de ingresos apoyado por volúmenes que da visibilidad al cumplimiento del Plan Estratégico".

Más saneado, menos capital

Por el contrario, la cuenta de resultados presenta mejoras en el peso de los activos problemáticos, cuya presencia en balance desciende un 46% hasta los 8.279 millones, mientras que los riesgos dudodos bajaron un 17,3% hasta los 6.554 millones. La ratio de morosidad disminuyó del 5,14% hasta el 4,22%, y las coberturas aumentaron desde el 45,7% hasta el 54,1% en dudosos y del 49,8% al 52,1%. El banco ha sacrificado los resultados de 2018 por TSB y para limpiar balance. Como consecuencia, la ratio de capital de máxima calidad (CET1 'fully loaded') disminuye del 12,8% al 11,1%.

El banco se posicionó el año pasado para acelerar el crecimiento en 2019, con un aumento del crédito vivo del 3,2%, que se dispara hasta el 6% si no se tiene en cuenta TSB. La entidad explica que se debe principalmente a la fuerte actividad en empresas y al crecimiento en México. El crédito bruto se elevó un 0,5% (1,8% sin TSB), que es el primer crecimiento desde la crisis.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios