gráficas calipolense trabaja con sagres, sovena o delta

Diana Capital y Lappí compran el líder portugués de las etiquetas de alimentación

El fondo y el empresario sevillano hacen su primera operación fuera de España, por más de 10 millones, y crean la empresa de etiquetas para bebidas y aceite más grande del sur de Europa

Foto: Etiquetas de Lappí para conservas vegetales. (Grupo Lappí)
Etiquetas de Lappí para conservas vegetales. (Grupo Lappí)

El sector del capital riesgo sigue en plena ebullición en Andalucía. Tras las operaciones de Sandton-Pansur y Abac Capital-Agroponiente, ahora es el fondo Diana Capital junto a la firma sevillana Grupo Lappí Etiquetas la que ha salido de compras, pero fuera de España. Ambas firmas (Diana controla el 46% de Lappí) han adquirido la totalidad del capital de Gráficas Calipolense, con sede en Évora (Portugal), por más de 10 millones de euros. Se trata de la mayor empresa de fabricación de etiquetas para el sector de alimentación en el país vecino, que sumada a Lappí crea el mayor grupo de este tipo de producto en el sur de Europa (Italia, Francia y península Ibérica), con 30 millones en ventas.

Calipolense, fundada por el empresario luso José Carrasco en 1974, seguía siendo una empresa familiar con ingresos de unos 10 millones. Entre sus clientes está lo más relevante de la industria agroalimentaria portuguesa: la cafetera Delta, la cervecera Sagres (integrada en Heineken), la aceitera Sovena (primer envasador mundial de aceite), los zumos Compal o la también cervecera Superbock. La sucesión familiar y la necesidad de ganar tamaño para acompañar a esos clientes por el mundo que ya son grandes multinacionales han sido motivos clave para la venta a Lappí.

El grupo andaluz, con 150 empleados a los que se suma el centenar de las dos fábricas de Calipolense en Vila Viçosa (cerca de Évora, en el Alentejo), tiene plantas en Sevilla y Barcelona. Trabaja con clientes como Coca-Cola Iberian Partners o Pernod Ricard, para quien fabrica etiquetas para varios países europeos y americanos. El liderazgo del nuevo grupo no será solo cuantitativo, por volumen de ventas, sino cualitativo, ya que produce todos los tipos de etiquetas que demanda el mercado. Tanto de cola como adhesivas, las de manga retráctil y las que envuelven la botella ('wrap around', en el argot técnico). Otros clientes de Lappí son Nestlé, Danone, Persán, Borges, Acesur-Coosur, Agro Sevilla, Rives, Mahou o Kraft Heinz.

La presencia internacional de Calipolense, que vende fuera dos de cada 10 euros, sobre todo en países africanos excolonias portuguesas, complementa muy bien el negocio que Lappí ya tenía en África. La firma sevillana logra fuera en torno al 18% de sus ingresos. La intención de los dos socios, Antonio Lappí (fundador y consejero delegado) y Diana Capital, es hacer al menos una operación al año sin haberse establecido un tope de tamaño a lograr. Norte de España, Levante y la zona de Rioja (por la industria vinícola), así como Italia, Francia y Reino Unido, son lugares en los que se estudian oportunidades.

Grupo Lappí fue en 2017 la sexta operación de Diana Capital a través de su Fondo Diana Capital II, con 100 millones de euros ya captados y en el que participa Grupo ICO a través de Axis. Además del fabricante de etiquetas, Diana Capital también ha invertido en Gocco, BQ, Fundiciones del Estanda y Gransolar. Asimismo, tras cuatro años de gestión a través del mismo fondo, Diana Capital completó en el segundo semestre de 2018 la desinversión en Burger King Sur, adquirida por Burger King Spain, en una operación valorada aproximadamente en 100 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios