problemas de liquidez ante el bloqueo financiero

Abengoa, sin turrón: pospone el pago de la extra de Navidad a sus 14.000 empleados

Envía una carta a la plantilla en la que explica la medida por el retraso de ciertos pagos previstos y la necesidad de salvaguardar la caja. La refinanciación de 3.450 millones sigue atascada

Foto: Empleados en la entrada de la sede de Palmas Altas en Sevilla. (Fernando Ruso)
Empleados en la entrada de la sede de Palmas Altas en Sevilla. (Fernando Ruso)

Algo así como el día de la marmota deben estar viviendo los empleados que sumen al menos los tres últimos años y medio dentro de Abengoa. La compañía andaluza ha enviado una carta a sus 14.000 trabajadores (cifra de final de septiembre) para anunciarles que no puede pagar la extra de Navidad por falta de liquidez. Algo que ya ocurrió en 2015 y en el verano del año siguiente con sendas pagas extraordinarias. Y que finalmente se solventó.

Según la carta a la que ha accedido este medio, "el retraso temporal de algunos de los ingresos previstos para este mes de diciembre está suponiendo en este cierre de año un enorme reto en cuanto a liquidez se refiere. Para salvaguardar la viabilidad de la compañía y poder superar esta situación temporal, nos vemos en la obligación de retrasar, de manera excepcional, el abono de la Paga Extraordinaria de diciembre a empleados. Nuestro compromiso es resolverlo en el menor plazo posible, trataremos de que sea antes de finales de enero", recoge la misiva. Abengoa paga mensualmente unos 25 millones de euros en nóminas.

Esta comunicación de aplazamiento del pago de la extra se produce una semana después de que las alarmas saltaran en Palmas Altas (sede de Abengoa en Sevilla) ante la dificultad para cerrar el acuerdo de refinanciación de los 3.450 millones de euros de deuda aún pendiente. Las reticencias de CaixaBank a participar junto a otras tres entidades en la creación de una nueva línea de avales de 70 millones (a la que la aseguradora semipública Cesce aportaría otros 70 millones) tienen atascado el proceso.

Las otras entidades son Santander, HSBC y Crédit Agricole. Abengoa, tras la refinanciación que la salvó del concurso en 2017, necesita cerrar esas líneas de avales por dos motivos clave. Primero, llevar un pacto sólido y cerrado ante los bonistas que recurrieron la anterior refinanciación y ganaron en los tribunales que se les reintegren unos 140 millones. Ese importe está dentro del proceso de nueva refinanciación y la propuesta de pago de los mismos debe ser aprobada por las juntas de bonistas. Esos bonistas podrían, en su caso, instar el concurso de la empresa.

En segundo lugar, los avales son imprescindibles para poder seguir pujando por grandes contratos de ingeniería dentro y fuera de España, que exigen la presentación de garantías financieras. La compañía ha logrado nueva carga de trabajo por 1.200 millones en los nueve primeros meses de 2018, destacando los casi 500 millones procedentes de Dubái por su participación en una gran central solar. La cúpula de la empresa que preside Gonzalo Urquijo está trasladando este mensaje de empresa viable y con futuro para lograr cerrar esta nueva reestructuración financiera.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios