DIA contrata al salvador de Abengoa para reforzar su defensa frente a Fridman
  1. Empresas
se pone en manos de houlihan lokey

DIA contrata al salvador de Abengoa para reforzar su defensa frente a Fridman

El consejo de administración del grupo de supermercados ha contratado los servicios de Houlihan Lokey, el banco que participó en los rescates de Codere, Cortefiel y Abengoa

placeholder Foto: Supermercado DIA.
Supermercado DIA.

DIA se ha puesto en manos de Houlihan Lokey para reforzar su defensa ante la más que previsible respuesta de Mikhail Fridman a la ampliación de capital de 600 millones de euros con la que hacer frente a sus problemas financieros. Según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones, la cadena de supermercados ha contratado los servicios del banco de inversión estadounidense, que ha participado activamente en los rescates de Abengoa y Prisa, entre otras compañías que también estuvieron en serias dificultades para seguir operando.

Houlihan Lokey va a asesorar a DIA para reforzar su defensa, actualmente liderada por Rothschild, la entidad que lleva meses como banco de confianza de DIA. El grupo de distribución también cuenta con los servicios de PwC, que está ayudando al equipo gestor a elaborar el nuevo plan estratégico, y con Clifford Chance como firma especializada en asuntos legales.

Por su parte, LetterOne, el 'holding' inversor de Fridman, tiene como banco de cabecera a PJT Partners, entidad también implicada en las negociaciones por la crisis de Eroski, mientras que la banca acreedora está siendo asesorada por FTI Consulting Group, el especialista en reestructuraciones liderado en España por Sergio Vélez y Andrea Brentan, anterior consejero delegado de Endesa, y Linklaters.

Su principal riesgo son las intenciones de LetterOne, dueño del 29,9% del capital, tras invertir cerca de 500 millones en tomar esa participación

De esta manera, la compañía quiere disponer de la experiencia de un banco que ha tenido un protagonismo destacado en las principales operaciones de salvación de España, como han sido las de Abengoa y Prisa. La diferencia respecto a estas transacciones, así como otras tales como el rescate de las autopistas quebradas, Codere o Cortefiel, es que Houlihan Lokey suele trabajar habitualmente en nombre y a favor de los acreedores, mientras que en este caso se ha puesto de parte de DIA, es decir, del objeto de la disputa.

Porque, a diferencia de otras empresas con problemas, DIA no solo tiene que negociar a cara de perro contra los bancos y los bonistas, a los que adeuda cerca de 1.800 millones entre préstamos, bonos y líneas de circulante a corto plazo. Su principal riesgo, según distintas fuentes, son las intenciones de LetterOne, dueño del 29,9% del capital, tras invertir cerca de 500 millones en tomar esa participación. De hecho, la gran incertidumbre en el consejo de DIA y entre sus acreedores es saber qué va a hacer Fridman ante el plan de rescate propuesto por el órgano de gobierno, que pasa por llevar a cabo una ampliación de capital garantizada al 100% por Morgan Stanley.

Sí a la ampliación

Fuentes financieras dan por hecho que el millonario ruso acudirá a la petición de nuevos fondos para no diluir su presencia, pero las dudas residen en si, antes o después de que una junta extraordinaria apruebe esta inyección de capital, prevista para el próximo mes de marzo, LetterOne lanzará o no una oferta pública de adquisición (opa) sobre la totalidad de las acciones. Lo que todas las partes reconocen es que los caminos de DIA y de Fridman son actualmente distintos y que la relación no es precisamente amistosa. La única experiencia de Fridman con el mercado español es la quiebra del Grupo Zed, la empresa de tecnología dirigida por los Pérez Dolset, cuya liquidación ha acabado en los juzgados internacionales.

El consejo de la cadena de supermercados tiene previsto reunirse en los próximos días para aprobar dos asuntos vitales

El consejo de la cadena de supermercados tiene previsto reunirse en los próximos días para aprobar dos asuntos vitales. El primero es la convocatoria de la junta extraordinaria que debe sancionar la ampliación de capital. El segundo es el nombramiento del nuevo presidente tras las dimisiones de Ana María Llopis y de Stephan DuCharme, el hombre del magnate ruso que dejó su puesto hace apenas dos semanas para defender exclusivamente los intereses de LetterOne. El principal candidato es Jaime García-Legaz.

Además, el grupo de distribución espera cerrar las primeras líneas de liquidez que le garanticen su supervivencia a corto plazo. En concreto, unos 200 millones de circulante que le sirvan para atender sus pagos a proveedores y las nóminas de los dos próximos meses, hasta que se lleve a cabo la ampliación de capital y vuelva a disponer de recursos propios. Si logra alcanzar este acuerdo con unos 11 bancos, se da por hecho que DIA superará su crisis y saldrá adelante.

LetterOne Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) Houlihan Lockey Stephan DuCharme Jaime García-Legaz PwC Rothschild
El redactor recomienda