esperaba ingresar 400 millones por la operación

El Corte Inglés congela la venta de Iecisa tras la espantada de los socios mexicanos

El grupo Kio Networks ha comunicado a la empresa española que retira su oferta preliminar por la división de informática, lo que supone un duro revés al plan de desinversiones

Foto: Imagen de un edificio de El Corte Inglés.
Imagen de un edificio de El Corte Inglés.

El plan de desinversiones de más de 1.000 millones de euros en un año al que se comprometió Jesús Nuño de la Rosa con los inversores que suscribieron la reciente emisión de bonos de El Corte Inglés por 600 millones ha sufrido un serio revés. La compañía de distribución ha paralizado la venta de su filial de informática, Iecisa, después de que la millonaria mexicana María Asunción Aramburuzabala haya comunicado oficialmente al grupo español que finalmente no comprará esta sociedad, valorada en 400 millones de euros.

Fuentes corporativas de El Corte Inglés han confirmado que la enajenación de esta sociedad está ahora mismo congelada. “Ni hay cuaderno de venta ni proceso en marcha”, aseguran tras corroborar que Kio Networks, el grupo de la empresaria mexicana, les comunicó formalmente que desistía de continuar con la adquisición. Una comunicación que De la Rosa ya daba por descontada semanas atrás debido a que el equipo de Aramburuzabala se había tomado un tiempo que consideraba excesivo para realizar el estudio interno de las cuentas o ‘due diligence’.

Como adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 6 de agosto, El Corte Inglés recibió una carta formal de intenciones por parte de Kio Networks en la que el grupo latinoamericano, socio ya del 'holding' español en el propio negocio de informática, le hizo saber de su pretensión de hacerse con la mayoría del capital de Iecisa. Pero, pese a la gran relación entre las partes —los accionistas históricos de la compañía de distribución tienen vinculaciones profesionales con Mariasun, como se la conoce coloquialmente desde hace años—, lo cierto es que los meses pasaron y la mexicana no se decidía.

Mariasun ha comunicado a sus socios españoles que, debido al cambio de Gobierno en México, no es el momento de hacer una inversión tan grande

Al comprobar que los tiempos se alargaban, De la Rosa mantuvo una conversación con los responsables de Kio Networks para conocer su decisión final, debido a que en el consejo de administración de El Corte Inglés se contaba ya con los citados 400 millones en que se valoraba Iecisa para reducir la deuda bancaria. Según distintas fuentes, Mariasun ha comunicado a sus socios españoles que, debido al cambio de Gobierno en México, ahora no es el momento de hacer una inversión de ese tamaño, ya que el grupo tiene otras urgencias financieras.

Esta aseveración se explica porque Kio Networks depende en gran parte de las relaciones con la Administración pública, de la que en los últimos tiempos ha conseguido generosos contratos. Pero la llegada de Andrés Manuel López Obrador ha provocado una gran incertidumbre entre las empresas que se beneficiaron de la relación con el anterior Gobierno, después de que el nuevo presidente advirtiese de que modificaría la relación entre el poder central y el mundo financiero. Bancos como BBVA ya han 'recibido' los mensajes de AMLO, como se conoce al nuevo mandatario mexicano.

Y es que la situación de Kio Networks es similar a la de El Corte Inglés. Los bonos de ambos son de baja calificación crediticia. De hecho, la compañía latinoamericana tiene una relación de deuda respecto al beneficio operativo o ebtida de cuatro veces, porcentaje similar al del 'holding' español.

Los informes de la alta dirección del 'holding' de los grandes almacenes dan por hecho una ralentización del consumo en la segunda parte de 2019

Después de este traspié, Nuño de la Rosa deberá acelerar su hoja de ruta para cumplir con su promesa de rebajar la deuda en 1.000 millones en septiembre de 2018, como se comprometió con los bonistas para, precisamente, conseguir el grado de inversión. El presidente de El Corte Inglés tiene como objetivo primordial mejorar la solvencia del grupo para estar preparado para cuando la economía española se ralentice y las cifras de ventas y beneficios se resientan.

Los informes que maneja la alta dirección del 'holding' de los grandes almacenes dan por hecho una ralentización del consumo en la segunda parte de 2019, momento en el que a Nuño de la Rosa le gustaría que la deuda de El Corte Inglés estuviese claramente por debajo de los 3.000 millones. Actualmente, el grupo arrastra un pasivo financiero neto de 3.652 millones, cerca de 3,3 veces su ebitda. El presidente pretende que esta proporción se sitúe cerca de las dos veces en los próximos nueve meses para que su 'rating' pase de BB+ a, al menos. BBB, lo que le permitiría convertirse en una empresa de bajo riesgo y recomendable para todo tipo de inversores y no solo los de carácter especulativo, como hasta la fecha.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios