durante la presentación de su plan estratégico

CaixaBank anuncia un nuevo ajuste de plantilla durante los próximos tres años

La única pista que ha dado el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, en la rueda de prensa de presentación de su plan estratégico es que la plantilla no se reducirá un 18%

Foto: El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (EFE)
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (EFE)

CaixaBank ha aprovechado la presentación de su nuevo plan estratégico en Londres para anunciar un nuevo ajuste de plantilla, que no ha concretado, por el cierre de 800 sucursales en grandes núcleos urbanos durante los próximos tres años, para desplegar una red de oficinas más grandes y que abran por las tardes. La única pista que ha dado el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, en la rueda de prensa de presentación de su plan estratégico es que la plantilla no se reducirá un 18% como la red de oficinas, sino que el recorte será inferior.

Tal y como ha apuntado Gortázar, este cambio no es más que la continuidad en la política desarrollada durante los años: “Las oficinas ya habían reducido su operativa. En 2008 había 7.661 y se ha rebajado la cifra a 4.461 sucursales durante esta última década. Solo en los últimos cuatro años se han cerrado 900 oficinas”.

“Ahora tenemos 37.000 empleados en todo el grupo y en este momento no tenemos una cifra de lo que va a suponer este nuevo ajuste”, ha asegurado hoy Gonzalo Gortázar. El consejero delegado de la entidad sí que ha anunciado que el cierre de puntos en la red será gradual y que el recorte de personal se intentará negociar con los representantes sindicales para que se desarrolle a través de ajustes no traumáticos.

CaixaBank prevé disparar su rentabilidad (ROTE) un 12% en los próximos tres años gracias a haber dejado atrás la mochila inmobiliaria, ya que a principios de año habrá cerrado la venta de activos dañados a Lonestar. Así lo ha puesto de manifiesto Gortázar este martes en Londres, ciudad en la que se inicia una presentación con los inversores. De este objetivo, dos puntos dependen de que se produzca una subida de tipos en el BCE, según ha explicado Gortázar. Los analistas creen que, de cumplir esta previsión, CaixaBank cerraría el año 2021 con ganancias cercanas a los 2.700 millones.

[Siga la cotización del valor]

“La cartera de adjudicados se ha reducido en un 91% con la venta de activos a Lonestar, que será efectiva este año”, ha explicado Gortázar. La operación con Lonestar les ha hecho desprenderse de los activos dañados y de la gestora de activos inmobiliarios Servihabitat en un 80%, y en la nueva sociedad, CaixaBank solo tendrá el 20%, lo que le permite desconsolidar estos activos del banco.

Durante el plan anterior que acaba este año, CaixaBank ya había hecho mucha limpieza de este tipo de ladrillo tóxico: en diciembre de 2014 tenía más de 22.400 millones y a cierre del tercer trimestre de este año, el último antes de que se formalice la operación Lonestar, se rebajó a la mitad, 12.100 millones. La previsión del plan estratégico es que estos activos dañados se sitúen en solo 7.000 millones al cierre de 2021, con una tasa de morosidad estimada para ese año del 3%. El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha asegurado que han "mantenido una gestión prudente de los riesgos y esta filosofía sigue guiando la gestión de CaixaBank para los próximos años”.

Casi sin ladrillo

A cierre del año, este tipo de ladrillo se limitará a 600 millones, según la presentación hecha hoy en Londres. Y con menos tasa de morosidad y menos activos dudosos, caen la previsiones y se dispara la rentabilidad del banco, siempre de manera orgánica y sin que el nuevo plan prevea ningún tipo de operación extraordinaria.

Por tanto, el plan estratégico de hoy de CaixaBank aporta pocas novedades: continuidad en el negocio, con una fuerte apuesta por la digitalización de procesos multicanal, por el negocio del sector asegurador y con menos oficinas, ya que el plan prevé el cierre de unas 800 en los próximos tres años para situarse “en menos de 3.640, sobre todo en la red urbana, ya que se mantendrán las sucursales rurales de Agrobank para no generar exclusión financiera”, ha explicado hoy Gortázar, que ha adelantado que se producirá una “reducción inevitable de plantilla”.

Esta mejora de los resultados permitirá mantener un 'payout' del 50% de los beneficios destinado a dividendos, de los que un 40% van al accionista de referencia, la Fundación Bancaria la Caixa, que a través de su obra social destina 520 millones al año a diversos programas sociales y culturales.

Banca seguros

La fusión entre seguros y banca es una de las apuestas clave y ha permitido mantener la rentabilidad en los pasados años de tipos de interés negativos. “El ahorro a largo plazo es una de nuestras apuestas. Aquí hay una oportunidad muy relevante”, ha asegurado Gortázar, y aquí se quiere crecer a través de producto asegurador, en especial, de los planes de pensiones. La tasa de crecimiento anual que se prevé para el periodo será de entre el 5% y el 6%, según el plan estratégico.

Otras vías de crecimiento son BPI en Portugal —ha de llegar a una rentabilidad del 11% al cierre del plan— y también los sistemas de pago electrónico, tanto con tarjetas como con TPV. La cuota de tarjetas de crédito en España es del 23%, y se quiere incrementar.

Más solvencia

El objetivo para el ratio del capital se prevé pasar del 12% al 13%, según los ratio CET1, lo que permitirá mantener los niveles de solvencia de la entidad, según ha recordado hoy Gonzalo Gortázar en su presentación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios