foro de infraestructuras azvi-el confidencial

Andalucía pide a la empresa asumir más riesgo en la colaboración público privada

Empresarios instan a la Administración a desarrollar más infraestructuras y más rápido. La Junta defiende que cada vez invierte más y advierte de que el modelo público privado no hace milagros

Los principales actores públicos y privados del sector de las infraestructuras en Andalucía se han dado cita en un nuevo foro organizado en Sevilla por el Grupo Azvi, primer grupo constructor y de servicios andaluz, y El Confidencial. Más infraestructuras y desatascar las pendientes desde hace incluso décadas fue la petición unánime de los empresarios, representados a través de la Cámara de Comercio de Sevilla y directivos de una decena de compañías que acudieron al encuentro 'Inversión en infraestructuras: impulso al desarrollo', celebrado en la Fundación Cajasol.

[Álbum: todos los asistentes al evento]

La Junta, por boca de sus dos consejeros de Economía y Fomento, Antonio Ramírez y Felipe López, defendió que está recuperando su nivel de inversión en infraestructuras más rápido que la media nacional. Y pidió a las empresas que asuman más riesgos para apostar más decididamente por lanzar proyectos en colaboración público privada, que se sumen a los puramente públicos. "Estamos apostando por esta fórmula, como en la futura área logística de Antequera, pero tampoco creemos en la ficción de que este modelo produce milagros", dejó claro López, que protagonizó la clausura del encuentro.

En la apertura, tras ser presentado por el director de El Confidencial, Nacho Cardero, el consejero Ramírez de Arellano argumentó que la Junta está haciendo un esfuerzo mayor que la media en inversión en infraestructuras. "En Andalucía, el gasto ejecutado equivale al 2,3% del PIB, frente al promedio del 1,4% a escala nacional". Repasó, poniéndolo en relación, los Presupuestos del Estado para Andalucía y cómo han dejado de ejecutar 1.125 millones solo entre 2016 y 2017, sobre todo en puertos y obras de AVE. "Estamos pidiendo al Estado que cambie esa dinámica", aseguró Arellano, quien también reiteró la necesidad de un nuevo modelo de financiación autonómica que aporte más recursos.

Ya en la mesa de debate, el secretario general de Economía, Gaspar Llanes, abundó en la responsabilidad del Estado en las necesidades de infraestructuras en Andalucía. "La conclusión de todos los estudios en España sobre este tema es que históricamente se ha invertido más en las regiones más ricas. A día de hoy, mirando al futuro, sufrimos medidas fiscales heredadas de la etapa de crisis que limitan el crecimiento de la inversión permanentemente: el cumplimiento del déficit público y de la regla de gasto". Esto hace que la inversión que se desarrolla ni siquiera sirva para mantener en condiciones las infraestructuras ya existentes, ejemplificó.

Hay que concretar los proyectos

Moderada por Alberto Artero, director general de El Confidencial, en la mesa de expertos también se sentaba José Pozo, responsable de la comisión de Infraestructuras de la Cámara de Comercio de Sevilla. Muy reivindicativo, Pozo pidió a los representantes públicos "bajar la pelota al suelo" y concretar los grandes proyectos en licitaciones. Y también apuntó hacia el Estado cuando recordó que la obra de los túneles bajo el Guadalquivir de la ronda SE40 adjudicados en 2009 siguen sin iniciarse y ahora incluso se desliza la posibilidad de que se haga un puente.

"¿Aún no sabemos, a estas alturas, si son galgos o podencos?", ironizó el también directivo de Azvi. El retraso de la SE40 también fue comentado en el coloquio posterior por Miguel Rus, presidente de la patronal de Sevilla CES. Junto a ello, Pozo también demandó una planificación más rigurosa para que no se den situaciones, aseguró, como la licitación de la obra de una depuradora sin estar las expropiaciones de los terrenos hechas.

250 millones para proyectos locales

Jesús Huertas, director general de Infraestructuras de la Consejería de Fomento, defendió también el aumento del gasto en conservación de más de un 50% desde 2015. Recogió el guante de Pozo en cuanto a que las bajas temerarias no son un modelo que deba premiarse por parte de la Administración —"perdemos todos", señaló—. Y en cuanto a la colaboración público privada, fue quien más concretó qué quiere la Junta: seguridad jurídica, la capacidad de la Administración de asumir la letra anual que suponga, y cambiar el equilibrio para que el sector privado asuma más riesgos que hasta ahora.

Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía y Hacienda. (F. Ruso)
Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía y Hacienda. (F. Ruso)

"El área logística de Antequera la vamos a hacer en colaboración público privada, sin complejos. Pero este modelo no es la panacea cuando no se tienen recursos", resumió. Llanes, en este sentido, recordó que se está negociando financiación con el Banco Europeo de Inversiones para crear un fondo de 250 millones para proyectos de infraestructuras en municipios. Llanes también aseguró que la vuelta de Andalucía al grupo de regiones más atrasadas de la UE, Objetivo 1, podría flexibilizar el uso de esos recursos.

[Álbum: todos los asistentes al evento]

Desde la óptica de la banca, José Antonio Castillejo, director de Banca Corporativa de Unicaja, reconoció el interés de su entidad por respaldar proyectos de cofinanciación público privada. "Pero no nos ha llegado ninguna operación, que yo recuerde, no existe esa forma de financiación". El directivo recordó además que es aplicable a todo tipo de infraestructuras: agua, energía, transporte o telecomunicaciones. Castillejo también recogió en parte el argumento de Llanes sobre los condicionantes fiscales, que hacen difícil que la Administración vea en lo público privado un modelo generalizado a futuro. Recordó que tampoco ha salido el plan estatal de 5.000 millones anunciado por el anterior Gobierno.

El evento reunió a 60 asistentes del sector constructor e inmobiliario.
El evento reunió a 60 asistentes del sector constructor e inmobiliario.

Con respecto a proyectos concretos, por los que preguntó José Pozo pero también en el coloquio la presidenta de la patronal Ceacop, Ana Chocano, Huertas señaló el Plan Pista. Es el documento que recoge las obras a realizar a 2020, y cuáles están situadas en el siguiente escalón para iniciarlas a partir de esa fecha. El Pista incluye 1.300 millones, de los que el 40% está adjudicado o licitado. El otro 60% se incluirá en los Presupuestos de los próximos dos años, y se contará además con los dos años de prórroga (hasta 2022) que permite Bruselas para iniciativas con respaldo de fondos europeos.

En la clausura, el consejero Felipe López lanzó varios mensajes fuerza de calado. Primero, que la Junta apuesta por que el Estado cumpla la ratio de inversión en infraestructuras del 18% del total estatal en Andalucía no año a año, sino en periodos más largos de cuatro o cinco años. Segundo, sacó pecho como el resto de representantes del Gobierno andaluz, al recordar los casi 1.000 kilómetros de vías autonómicas de alta capacidad de la Junta frente a 300 en Castilla y León o 500 en Cataluña. Y sobre la línea de AVE entre Sevilla y Antequera, que se paralizó al inicio de la crisis, aseguró que se está trasladando al Estado central la responsabilidad de culminarla. "A ninguna comunidad se le ha encargado la ejecución de un tramo de una red básica a escala europea", señaló López.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios