la firma sevillana es especialista en tuberías

Airgrup ultima el primer contrato directo de una aeronáutica andaluza con Boeing

El grupo, que ya balanceó mejor su negocio para aviones militares y civiles, lograría un gran hito para alguien que factura 'solo' 50 millones. La cruz: la denuncia por uso de 'software' pirata

Foto: Sede de Airgrup en el parque Aerópolis de Sevilla. (C. P.)
Sede de Airgrup en el parque Aerópolis de Sevilla. (C. P.)

Airgrup es una mediana compañía aeronáutica de capital familiar de Sevilla que está a punto de romper el hielo en EEUU. El grupo que dirige el fundador, Ignacio González-Blanch, junto a dos de sus hijos (Juan e Ignacio) está ultimando el que sería el primer contrato directo de una empresa de capital andaluz con el gigante estadounidense Boeing. Otros fabricantes aeronáuticos instalados en Andalucía fabrican piezas para aviones del grupo americano, pero a través de otros proveedores. Es el caso de las también andaluzas Sofitec o Inespasa a través de Spirit, uno de los grandes suministradores de Boeing.

Hasta ahora, solo Airbus, desde su factoría en El Puerto de Santa María (Cádiz), suministraba directamente a Boeing un tipo de recubrimiento (carena) para algunos motores de su modelo 737. Otros grandes grupos españoles como Aciturri o Aernnova también trabajan directamente para el coloso de Seattle, pero estos son proveedores de primer nivel de aeroestructuras con sede en Burgos y Vitoria, respectivamente. Que una compañía como Airgrup, con modestos ingresos de 50 millones este año, se sume a esa escasa nómina y desde Sevilla sería un hito para todo el sector andaluz.

En concreto, según explican Ignacio González padre e hijo en un encuentro con El Confidencial, la compañía con sede en el parque empresarial Aerópolis opta a un gran contrato de suministro de tuberías para los modelos civiles de Boeing por importe de 50 millones anuales. Hay varias decenas de empresas europeas que han ofertado, pero de entre ellas Airgrup sería una de las que estarían mejor situadas para captar un buen bocado de ese contrato. Una decena de directivos de Boeing ha hecho una exhaustiva auditoría de Airgrup este mes de septiembre.

De esta forma, Airgrup se dispone a iniciar su segundo gran cambio estratégico desde el inicio de esta década. Primero, se propuso y ha logrado pasar de tener el 80% de su negocio en programas de aviones militares de Airbus al 50%. Y la perspectiva es que la rama civil —que ya aporta el otro 50% de las ventas gracias a contratos de Airgrup con Airbus en Francia y Alemania— gane más peso. Con ello, ha superado el bajón de producción de los dos modelos militares que se ensamblan en la fábrica de Airbus en Sevilla —el C295 y el A400M—, logrando estabilizar sus ventas en el entorno de 50 millones los últimos tres años.

Un operario de Airgrup, tratando una serie de tuberías. (C. P.)
Un operario de Airgrup, tratando una serie de tuberías. (C. P.)

El segundo viraje es el de diversificar en clientes para no depender tanto de Airbus. Más aún tras la compra de la rama civil de Bombardier por Airbus. Los trabajos que Airgrup hacía para la firma canadiense han pasado a computar ahora también como Ggrupo Airbus. "Queremos crecer de forma ordenada, orgánicamente, para llegar en la próxima década a un nivel de entre 80 y 120 millones en ingresos. Somos pequeños ahora, pero estamos muy saneados porque nos autofinanciamos al cien por cien. Por eso somos uno de los cuatro únicos suministradores de primer nivel en tuberías de Airbus a escala europea. Hay uno por país, y en España somos nosotros", explican los directivos.

Estratégicamente, lograr trabajar directamente con Boeing les abre perspectivas muy interesantes en el mercado de EEUU. Así como en Europa Airbus comenzó a subcontratar desde la década pasada grandes paquetes de suministro de tuberías, en EEUU esta tendencia está llegando ahora. El negocio de las tuberías es peculiar, ya que se producen muchas referencias diferentes y en series cortas, lo que dificulta industrializar más allá del 40% del proceso productivo. El resto mantiene aún un alto componente artesanal.

'Big data' casero

"Esto es parte de nuestra ventaja competitiva, ya que tenemos un personal muy formado, motivado, y cuyo coste es la mitad que en Francia o Alemania. Nos permite ser muy atractivos para los grandes grupos", señalan los empresarios. Airgrup, por ejemplo, produce hasta 8.000 referencias y de cada una, en promedio, fabrica solo 42 unidades al año. La compañía también opera en mecanizados de piezas aeronáuticas, pero en este segmento compite con muchas otras empresas y no se diferencia tanto como con las tuberías.

La complejidad productiva y logística es un reto permanente, y pese a ello la compañía suma cinco años seguidos entregando el 100% de los encargos de Airbus en plazo. Esta es su mejor baza cara a nuevos contratos, sean con Airbus o no, recalcan. Una herramienta clave para alcanzar ese logro ha sido el desarrollo de un 'software' de 'big data' propio, interno, con el que se controla todo el proceso productivo y se identifica dónde se puede mejorar. "Funciona por encima de nuestro 'software' de gestión general, que es SAP, y con él recibimos información de hasta 2.000 puntos diferentes de nuestra cadena de producción", explica Ignacio González hijo.

La firma ha sido denunciada por Dassault por usar 'software' de diseño Catia pirateado, pero confía en pactar al ser solo seis las descargas identificadas

Aunque precisamente es el flanco informático el que este mismo mes de septiembre les ha dado un pequeño disgusto. La firma francesa Dassault, fabricante de los cazas de combate Mirage o Rafale pero también del 'software' de diseño aeronáutico por antonomasia (Catia), ha denunciado a Airgrup ante la Justicia española. El motivo: el uso de 'software' pìrata de Catia. Los directivos aseguran que se han localizado seis descargas ilegales sobre una plantilla total de 430 personas.

Confían en llegar a un acuerdo con el grupo galo, cuya denuncia movilizó a agentes de la Guardia Civil que registraron cuatro de las fábricas de Airgrup en Sevilla. Ya pactaron hace cinco años, cuando compraron varias licencias más de las que tenían hasta llegar a siete. Dassault ya ha actuado en el pasado contra el pirateo de su 'software' en empresas andaluzas, como en Alestis Aerospace, donde localizó más de 100 licencias pirata hace un lustro y acabó pactando regularizar la situación tras abonar esta firma (la mayor aeronáutica con sede en Andalucía) 1,2 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios