Abengoa refinancia su deuda gracias a México: busca evitar el concurso
  1. Empresas
logra liquidez, avales para poder licitar y pagará a los impugnantes

Abengoa refinancia su deuda gracias a México: busca evitar el concurso

El grupo, endeudado en 3.000 millones, utiliza su última central en México para hilvanar otra compleja operación. Los acreedores renuncian a ejecutar la deuda a cambio de quedarse con la empresa

Foto: Uno de los accesos al campus Palmas Altas, sede de Abengoa. (EFE)
Uno de los accesos al campus Palmas Altas, sede de Abengoa. (EFE)

Abengoa ha vuelto a salvar el match ball. O al menos está todo encarrilado para que así lo logre una vez más. La compañía andaluza anunció a última hora del domingo a la CNMV que ha logrado un principio de acuerdo con su pléyade de acreedores financieros para refinanciar sus casi 3.300 millones de deuda. Dos claves explican este nuevo y complejo proceso de reestructuración, que avanzó El Confidencial hace dos semanas. Una operación en la que la última central energética del grupo en México ha jugado, de nuevo también como en la primera reestructuración de hace año y medio, un papel destacado.

Primer clave: se prevé desactivar la amenaza del concurso de acreedores necesario instado en Sevilla por bonistas que han logrado respaldo judicial a que se les abonen hasta 142 millones. Un juez de lo Mercantil lo empezó a tramitar en julio pasado. Se les ofrecerá, en lugar de aceptar una quita del 97% como se les impuso a parte de los antiguos acreedores dentro de la reestructuración de 2017, que el perdón sea menor, del 80%. La empresa confía en que acepten este acuerdo, sobre el que se lleva negociando meses concocimiento del juzgado y que les equipara con las mejores condiciones de las que se ofrecieron a los viejos acreedores.

Foto: Planta de cogeneración de Abengoa en México. (Abengoa)

Y, segundo, la gran mayoría de los tenedores de esa deuda (unos 2.800 millones sobre los 3.300 totales) renuncia a ejecutar el pago y llevar a la empesa a la quiebra a cambio de quedarse con el 100% de la compañía. Un 22% de deuda convertible obligatoriamente en acciones se entregará a la firma del acuerdo, y el 78% restante si la empresa no logra repagar en un plazo de entre 5 y 10 años.

¿Y qué papel juega la planta de cogeneración Tercer Tren de México, conocida como A3T? Pues de baza para lograr atraer a los tenedores de deuda, sea nueva o antigua, al acuerdo global. Parte de esos 3.300 millones se trapasarán a una nueva sociedad que tendrá como activo la planta A3T, en concreto 486 millones que quedan garantizados con ese activo. Como la valoración que hace Abengoa de esta instalación es de 576 millones, la diferencia de 90 millones sirve para lograr hasta 97 millones en liquidez inmediata para pagar gastos y seguir adelante.

Nuevos fondos para más contratos

La venta de A3T es clave para repagar a su vez parte de la nueva deuda que fondos y bonistas prestaron para la refinanciación de 2017. Por eso el acuerdo establece determinadas condiciones en caso de que esa desinversión no permita pagar toda la deuda a los nuevos tenedores. Esta situación se produce en paralelo al incumplimiento del acuerdo que permitió levantar el concurso de acreedores de su filial en México, Abemex, que es indpendiente financieramente de España. La central A3T pertenece además a sociedades españolas, y no se vio afectada por el concurso en el país ateca.

Junto a la entrada de esos fondos en caja, el acuerdo también incluye que los acreedores respalden, al 50% con Cesce (la aseguradora semipública de apoyo a la exportación), nuevas líneas de avales por 140 millones. Con ellos, la empresa pretende revitalizar su capacidad de acudir a licitaciones que exigen respaldo financiero. Las negociaciones con bancos y con Cesce están bien encaminadas, según las fuentes conocedoras del acuerdo de refinanciación. Abengoa explica el lunes a las 13:00 los detalles del acuerdo a los inversores.

México Deuda Refinanciación Concurso de acreedores Sevilla
El redactor recomienda