ante el riesgo de impago por la impugnación

Abengoa pide otra vez refinanciar los 5.000 millones de deuda con los acreedores

La compañía andaluza ha encargado a Lazard buscar un nuevo acuerdo con los tenedores de su deuda ante los problemas para repagar 142 millones pendiente con los bonistas díscolos

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Apenas un año y medio después de evitar la quiebra gracias a una quita de la deuda del 95%, Abengoa vuelve a necesitar ayuda financiera. Según han confirmado fuentes próximas a la operación, la compañía andaluza de ingeniería ha encargado a Lazard iniciar negociaciones con los acreedores para reestructurar de nuevo su pasivo, que asciende a 5.000 millones de euros. Las conversiones incluyen solucionar el recurso que algunos bonistas presentaron contra el primer acuerdo de refinanciación que podría llevar de nuevo al grupo al impago.

Fuentes oficiales de Abengoa han declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Pero otras fuentes cercanas a las conversaciones han confirmado los contactos entre Lazard, el asesor habitual de la compañía, y Houlihan Lokey, el representante de los tenedores de la deuda. Ninguno de los dos bancos de inversión ha querido asimismo hacer valoraciones sobre sus respectivas contrataciones.

La petición de reestructurar la deuda se argumenta por los problemas que está teniendo la compañía para solventar el último escollo con los bonistas que impugnaron la primera refinanciación, a los que el juez dio la razón. Aunque Abengoa aseguró que llegaría a un acuerdo con ellos antes del 31 de mayo, lo cual no fue posible, por lo que ya pidió una dispensa para intentar llegar a un acuerdo. Lo cierto es que hasta la fecha las posturas siguen alejadas, porque los que sí firmaron la quita no han aceptado que los que se sublevaron y la llevaron a juicio tengan ahora un tratamiento especial.

Abengoa propuso emitir nueva deuda con calidad supersénior por valor de 142 millones para compensar a Exim, Zurich, Liberty, Portland General Electric, The Islamic Corportation for the Insurance of Investment and Export Credit y Haitong ​Investment. Pero los acreedores han rechazado esta fórmula, además de mostrar su enfado con la dirección del grupo andaluz por las formas de presentar una solución a un problema inesperado. La factura total a la que debe hacer frente la ingeniería andaluza para compensar a los litigantes puede ascender hasta los 450 millones de euros.

Aprovechando esta circunstancia, Abengoa ha pedido a todos los tenedores de la deuda negociar por segunda vez la refinanciación de toda la deuda neta, que al cierre del primer trimestre ascendía a 5.088 millones. Una cifra que es inferior en más de 500 millones a la que tenía al finalizar 2017 gracias a la venta de un 25% de participación en Atlantica Yield, la filial cotizada en el Nasdaq que traspasó al fondo canadiense Algonquin. Posteriormente, ya en abril, le traspasó el 16% que le restaba por 345 millones, por lo que, cuando la multinacional presente las cuentas del primer semestre, habrá reducido sus obligaciones hasta los 4.650 millones.

Dado que la compañía presidida por Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz tiene activos a la venta por 1.801 millones, la deuda corporativa final que se atribuye queda en 3.260 millones. Las mismas fuentes indican que, en realidad, Abengoa no tiene que hacer frente a los principales vencimientos de este pasivo hasta 2021 —862 millones del dinero que le prestaron en el rescate firmado a principios de 2017— y hasta 2022, en referencia a los 1.428 millones aún pendientes de la deuda vieja. A corto plazo, es decir, en un plazo de 12 meses, el grupo tiene que devolver 588 millones.

Pero debido los problemas de tesorería que ha tenido para poder pagar los 142 millones perdidos con los acreedores que la llevaron a juicio, Gonzalo Urquijo ha considerado necesario acometer un nuevo acuerdo y acabar de una vez por todas con cualquier riesgo de impago. Aunque los bonistas no quieren llegar hasta las últimas consecuencias, sobre todo tras el sacrificio que tuvieron que digerir en la primera refinanciación, tampoco están dispuestos a transigir con un trato discrecional que provocaría probablemente nuevas reclamaciones a futuro.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios