multidivisas, integración de tsb o turquía

Las nuevas provisiones de la banca: del ladrillo a demandas, divisas y fusiones

Bankinter dota provisiones por sus hipotecas multidivisas, BBVA por la crisis de la lira turca y Sabadell por posibles futuras compensaciones a clientes de TSB tras la integración

Foto: Oficina de TSB. (Reuters)
Oficina de TSB. (Reuters)

La herencia de la burbuja inmobiliaria desaparece de los balances de los bancos. Las pérdidas asociadas al deterioro del valor de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) son la última derivada de la crisis. Más allá del ‘banco malo’, las entidades españolas disminuyen sus provisiones, lo que da más visibilidad a su maltrecha capacidad de generar ingresos con los tipos al 0%, aunque surgen nuevos deterioros.

En general, la dotación de provisiones desciende con fuerza en la banca española, después de las grandes operaciones que han realizado durante el último año con fondos extranjeros para sacar de balance los activos improductivos a costa de soportar pérdidas contables. El conjunto de los ocho bancos cotizados disminuyó el saldo de deterioro de activos en el primer semestre en un 18% interanual, hasta los 8.800 millones de euros.

De esta forma, las provisiones bajan de los 10.000 millones. Así, la doble estrategia de sacar paulatinamente del balance activos inmobiliarios improductivos y vender grandes paquetes permite que una mayor parte del margen bruto sea resultado neto para la entidad.

BBVA ha sido una de las entidades más agresivas en este sentido, al traspasar el año pasado activos contabilizados en el balance por 13.000 millones y tasados en 5.000 millones a una sociedad participada en un 80% por Cerberus. El banco ha disminuido su dotación de provisiones un 22% en un año hasta los 1.796 millones, aunque le surgen nuevas necesidades.

En concreto, el grupo presidido por Francisco González se ha encontrado con la crisis de la lira turca, que ya tenía una tendencia bajista desde hace dos años pero que se ha acelerado este verano. La disputa diplomática con Washington ha terminado de detonar la ‘bomba de relojería’ que era la combinación de desequilibrios internos, vulnerabilidad financiera y endurecimiento monetario en Estados Unidos. Moody's ha descartado un impacto relevante en BBVA mientras que S&P sí ve un potencial daño a la capacidad de mejorar su posición de solvencia y ha empeorado la perspectiva del 'rating' a negativa.

La crisis turca impacta sobre el beneficio, ya que solo el 50% del resultado neto esperado está cubierto, y obliga al banco a la dotación de más provisiones ante eventuales impagos, tanto por un potencial ‘shock’ financiero tras años de fuerte crecimiento como por el 35% de la cartera crediticia que está en divisa extranjera. Carlos Torres, consejero delegado, admite un incremento esperado del coste del riesgo de 123 puntos básicos hasta 150 puntos. En 2017 las provisiones fueron de 453 millones, y en el primer semestre se han acelerado hasta los 315 millones, con lo que es presumible que acabe el ejercicio en más de 700 millones, superando en una cantidad de entre 250 y 300 millones la cifra del pasado año.

Problemas técnicos

Sabadell es otro banco que ha sacado de forma abrupta gran parte del ladrillo tóxico de su balance, al drenar 10.000 millones de euros. Esta operación ha castigado el beneficio del primer semestre, pero ha reducido la necesidad de provisiones. La dotación en el primer semestre cayó un 29% interanual hasta los 372,4 millones, aunque surgieron nuevas provisiones como consecuencia de los fallos técnicos en la integración de TSB. El impacto total de este proceso tecnológico ha sido de 203,1 millones, de los que 92,4 millones son provisiones “por las futuras compensaciones a clientes”, señala el informe trimestral.

Bankinter es la excepción

Bankinter es la gran excepción al descenso generalizado de provisiones. El banco presidido por Pedro Guerrero multiplicó la dotación de provisiones desde los 12 millones de la primera mitad de 2017 hasta los 84 millones entre enero y junio. Bankinter ha querido así prepararse para un potencial aluvión de sentencias negativas sobre las hipotecas multidivisas, pese a que su consejera delegada, María Dolores Dancausa, aseguró que no ha habido un aumento de demandas tras la presentación de resultados del segundo trimestre. También aumentan en Bankia, un 19,5% hasta los 208 millones, aunque esto se explica con la integración de Banco Mare Nostrum (BMN).

El Tribunal Supremo estableció en noviembre del año pasado la nulidad parcial de una hipoteca multidivisa de Barclays por falta de transparencia, siguiendo la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). En Bankinter, señaló Dancausa, pelearán “caso por caso”. “No hemos cambiado de criterios, pero somos enormemente prudentes por si los tribunales no piensan lo mismo que nosotros”, insistió.

Hasta ahora el grueso de las provisiones durante la crisis había estado orientado hacia proteger la solvencia ante el deterioro del valor de los activos adjudicados y créditos morosos. Aunque también ha habido provisiones por litigios como preferentes u operaciones bursátiles que dispararon las demandas. En este caso, Bankinter se protege ante posibles sentencias en contra.

Pese a que las necesidades de provisionar deterioros del activo se reducen, aún persisten daños relacionados con el ladrillo por Sareb. La sociedad en la que invirtieron Santander, CaixaBank, Sabadell, Popular y Kutxabank, además del propio Estado a través del FROB, sigue originando pérdidas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios