por provisiones y menor beneficio al cambio

BBVA se enfrenta a un impacto de 500 M en 2018 si persiste la crisis de Turquía

El desplome de la lira extrema las necesidades de provisiones en más de 200 millones sobre 2017 y reduce el beneficio no cubierto. El banco no sufrirá impacto en la ratio de solvencia

Foto: Sede del BBVA en Madrid. (BBVA)
Sede del BBVA en Madrid. (BBVA)

Turquía ha impedido que el cuartel general de BBVA en Las Tablas (Madrid) tenga un verano tranquilo. La lira volvió a desplomarse el viernes, tras dos días de rebote, y acumula un retroceso del 50% en el acumulado del año y del 25% desde que el 30 de junio, fecha hasta la que cubren los últimos resultados publicados por el banco presidido por Francisco González.

El banco central consiguió detener la sangría prohibiendo derivados sobre la divisa a sus bancos para dificultar ponerse en corto sobre la lira y con inyecciones de liquidez, pero Fitch alerta de que es insuficiente. BBVA es el banco europeo más expuesto a Turquía al tener un 49,85% de Garanti, posición que construyó con una inversión de 7.000 millones entre 2011 y 2017, que está contabilizada en libros en 4.400 millones y que vale en bolsa 1.700 millones, tras un retroceso de casi el 50% en la Bolsa de Estambul en el acumulado del año.

Esta participación le da a BBVA en torno al 15% de su beneficio total, con unas ganancias atribuidas de 826 millones de euros en 2017 y de 373 millones en el primer semestre. Un resultado que se reduce por el tipo de cambio, ya que el beneficio de Garanti aumentó un 26% pero con el efecto divisa se mantuvo constante.

En el primer semestre el cambio medio fue de 5,33 liras por euro, pero el cruce se ha deteriorado hasta las 7 liras por euro este viernes, un 30% peor para los intereses del banco español. La estrategia de coberturas de BBVA en Turquía protege el 50% de su beneficio de la evolución de las monedas. Es decir, sobre las previsiones internas de ganancias para este año, se contratan derivados con los que asegurar la mitad en euros, pero la otra mitad depende del tipo de cambio.

Si la lira no hubiera caído respecto al euro entre enero y junio, el incremento del resultado neto atribuido habría sido de casi 50 millones de euros, teniendo en cuenta que a la mitad del beneficio no le afectaría la divisa. Para el segundo semestre, el beneficio atribuido podría deteriorarse en más de 100 millones de euros si se repite el crecimiento de Garanti del primer semestre.

La entidad espera un incremento de más del 20% en ingresos por comisiones, un 14% en el crédito y una rentabilidad del 17% en términos de retorno sobre el capital medio ponderado (ROAE). Asimismo, Garanti espera que la ratio de NPL (activos improductivos) se sitúe entre el 4% y el 4,5%, según un documento facilitado por el grupo a los inversores.

Más provisiones

El impacto mayor podría llegar por el deterioro del activo. La entidad ya tenía previsto aumentar provisiones como consecuencia del fuerte crecimiento de la economía, que Carlos Torres, consejero delegado, reconoce que está sobrecalentada con desequilibrios en la balanza de pagos. El aumento del crédito en esta situación es una amenaza de que derive en aumentos de impagos, como se vio en España en 2008, un riesgo que se dispara con el desplome de la lira, ya que el 35% de la cartera crediticia de Garanti está en divisa exterior, según fuentes del grupo español. La exposición se viene reduciendo desde el 50% de 2014, y la intención es continuar bajándola.

Torres explicó a los analistas tras la publicación de resultados del segundo trimestre, ante la multitud de preguntas sobre Turquía, que espera un incremento del coste del riesgo desde los 123 puntos básicos hasta 150 puntos básicos. Ya en el segundo trimestre la ratio de NPL se incrementó en 75 puntos básicos hasta el 4,5% en la cartera comercial, mientras que la ‘retail’ se mantuvo estable.

La dotación de provisiones por el deterioro del activo fue de 453 millones en 2017, mientras que en el primer semestre se incrementó el ritmo con 315 millones. Con el incremento del coste del riesgo es razonable esperar que las provisiones sean superiores en el segundo semestre, admiten en BBVA. Según estas premisas, las provisiones podrían dispararse por encima de los 700 millones, lo que supone un incremento de al menos 250 millones más que en 2017 por la evolución macro de Turquía.

De esta forma, la evolución macro de Turquía y el desplome de su divisas en el mercado le costaría entre 400 millones y 500 millones de euros, entre reducción del beneficio y aumento de las provisiones, tal y como contemplan los analistas. Goldman Sachs, aunque no desagrega por países, prevé que se acelere la dotación de provisiones desde los 1.611 millones del primer semestre hasta otros 2.106 millones en el segundo a nivel de grupo, mientras que para 2019 proyecta 4.411 millones. Unos incrementos que se producen a pesar de que BBVA ha soltado casi todo el ‘ladrillo tóxico’ que tenía.

No obstante, las proyecciones del impacto de la crisis turca ya están recogidas en la cotización si no hay un mayor deterioro y, de hecho, casi la mitad del impacto ya está recogido en los resultados del primer semestre, en los que pese a la exposición a Turquía BBVA incrementó su beneficio un 15% hasta los 2.649 millones.

Asimismo, no hay efecto sobre la solvencia, como destaca Moody’s en un informe sobre el banco español, el italiano Unicredit y el francés BNP Paribas, como los más expuestos a la economía otomana. La propia ratio de capital se ve poco afectada por la divisa, ya que esta disminuye o aumenta tanto denominador, mientras que el banco cubre el 70% de la parte que no tiene “cobertura natural”. De esta forma, por cada 10% que cae la lira se reduce la ratio CET1 en 2 puntos básicos, señalan en BBVA, con lo que desde junio el golpe es de 5 puntos básicos, reduciendo la ratio ‘proforma’ (por venta de BBVA Chile principalmente aumenta desde el 10,8%) desde el 11,4% hasta el 11,35%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios