Es noticia
Menú
Echenique (Santander): "Popular perdió la confianza del mercado y de los clientes"
  1. Empresas
comparecencia en el congreso

Echenique (Santander): "Popular perdió la confianza del mercado y de los clientes"

El presidente de Santander España explica en el Congreso que rechazaron presentar oferta en mayo de 2017. Señala que el banco “no era un objetivo prioritario”

Foto: Rodrigo Echenique. (Efe)
Rodrigo Echenique. (Efe)

Banco Popular se ha convertido en protagonista habitual en el Congreso. Rodrigo Echenique, presidente de Santander España y del Popular, ha asegurado este miércoles que la entidad “no era un objetivo prioritario ni inmediato” para el banco cántabro. El ejecutivo ha adelantado que la entidad ya ha solicitado a Hacienda 1.000 millones de euros en créditos fiscales por las pérdidas heredadas del Popular, ante las que tuvo que hacer frente.

Echenique ha admitido ante la Comisión sobre la crisis financiera que el Santander se presentó al proceso de análisis para la venta del Popular que organizó Emilio Saracho. Se apuntó el 5 de mayo, porque “tenemos una estrategia de crecimiento, pero estamos obligados a analizar todas las oportunidades”, señala Echenique, aunque el banco cántabro se retiró el 18 de mayo. “Viendo los datos nos dimos cuenta de que no podíamos presentar una oferta y así lo comunicamos”, añade, ya que no tenía sentido hacer una opa por debajo del valor en bolsa, y como se vio en junio, "el banco valía cero, era bueno hace 30 años", señala. El Popular llegó a este punto tras "un proceso de degeneración de mucho tiempo". De hecho, cree que "Popular había perdido la confianza del mercado y de los clientes, y cuando eso ocurre un banco no vale nada".

Apenas tres semanas después, el Mecanismo Único de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE) declaró al banco “inviable” y durante la noche del 6 al 7 de junio se adjudicó a través de un proceso organizado por el FROB al Santander. “Si la solución de venta no era posible, quizás la solución pasaba por la resolución de bancos. Este escenario no era ni deseable ni deseado. Era una solución pésima para el sector financiero”, asegura Echenique, que cree que “es dramático que se meta un banco español de 140.000 millones en un sistema europeo de resolución, las consecuencias serían devastadoras y sin precedentes”. E insiste, “la estabilidad y la confianza se habría visto comprometida” sin comprador.

Foto: Comparecencia de Emilio Saracho. (EFE)

Pese a alabar el procedimiento, Echenique cree que de cara el futuro es conveniente evaluar "hasta qué punto es posible la secuencia entre la normalidad, intervención temprana y una resolución. Estos procesos necesitan clarificarse y dar mecanismos" con, por ejemplo, un prestamista de última instancia. Y también pide dar más transparencia, "hay que explicar a la gente por qué ha perdido su dinero",y romper la responsabilidad jurídica entre comprador y comprado. En cualquier caso, no había precedentes, y Santander tuvo que poner 13.000 millones de liquidez y provisiones por valor de más de 7.000 millones, alega: "La situación era extrema", insiste, y recuerda que Emilio Saracho admitió la semana pasada que estaba preparado el concurso de acreedores.

Echenique ha criticado que se señalen conflictos de interés en el proceso, ya que el despacho que asesoraba al Santander eran el despacho Pérez-Llorca y Citi, "ni JP Morgan ni Uría". Asimismo, defiende que Santander solo puso dos inconvenientes a que el célebre informe de Deloitte sobre el Popular se hiciera público: la información sobre litigios, para no debilitar la posición del banco cántabro, e información sensible de la entidad ante los competidores.

El ejecutivo cree que Santander ha contribuido a “solucionar un problema en el sector financiero”, y que el procedimiento se llevó a cabo conforme a la legalidad, después de haber analizado los riesgos y confiar “en la capacidad de gestión”. “No se usó dinero público por primera vez en la crisis de un banco, como había sucedido en veces anteriores. Santander nunca ha recibido dinero público en ningún país, sino que ha puesto 3.000 millones para ayudar al saneamiento financiero en España”, reitera.

La reexpresión de las cuentas

El presidente de Santander España asegura que en la entidad hay tranquilidad sobre los litigios en marcha, ya que hay sentencias en contra solo por vicio del contrato de venta de acciones o bonos, y más del 70% de minoristas se acogió al bono de fidelización. Sobre la reexpresión de cuentas del 3 de abril de 2017 del ejercicio previo, clave en muchas sentencias y elemento destacado por Ángel Ron y Saracho hace una semana en su cruce de acusaciones, Echenique señala de forma contundente sobre las cuentas de 2016: "No hay ocultación sino mala operatividad de los procesos e insuficiencia de medios técnicos y humanos para hacerlo mejor. La CNMV debió aprobar este reexpresión porque exigió un hecho relevante". En este sentido, había una insuficiencia de provisiones de más de 400 millones, así como 205 millones no contabilizados en contra de la ratio de capital después de haber financiado a clientes para comprar acciones en la ampliación de 2016.

Esta operación de 2.500 millones estuvo suscrita en gran medida en la red. Un 42,7%, según los datos facilitados por Echenique en el Congreso, lo que "significa que acudieron muchos clientes y empleados", mientras que en la ampliación de 2012 el porcentaje fue del 24%, "ya de por sí alto, porque normalmente suele suscribirse sobre todo por institucionales".

Banco Popular se ha convertido en protagonista habitual en el Congreso. Rodrigo Echenique, presidente de Santander España y del Popular, ha asegurado este miércoles que la entidad “no era un objetivo prioritario ni inmediato” para el banco cántabro. El ejecutivo ha adelantado que la entidad ya ha solicitado a Hacienda 1.000 millones de euros en créditos fiscales por las pérdidas heredadas del Popular, ante las que tuvo que hacer frente.

Banco Central Europeo (BCE) FROB
El redactor recomienda