comparecencia en el congreso

Ron acusa a Saracho de hundir al Popular: "Amenazó con estrellar el avión en el BCE"

El ex presidente de Banco Popular ha comparecido este jueves en el Congreso. En su presentación ha tildado de "atropello" la resolución del Popular el 6 de junio de 2017

Foto: Ángel Ron, ex presidente de Banco Popular, en el Congreso. (Efe)
Ángel Ron, ex presidente de Banco Popular, en el Congreso. (Efe)

Como estaba previsto, Ángel Ron ha utilizado su participación en el Congreso para cargar contra el grupo mexicano encabezado por Del Valle, contra Emilio Saracho y contra la Junta Única de Resolución (JUR) por la resolución del Popular el 6 de junio de 2017. Una decisión que califica de "atropello". También cree que hubo una estrategia para reducir el precio de la acción. El propio Saracho, denuncia, creía que "el precio de la acción estaba caro" y que si no conseguía vender el banco pronto "montaría una tómbola" para hacerlo.

El ex presidente de Banco Popular Ángel Ron comparece este jueves el la Comisión de Investigación de la crisis financiera de España y el programa de asistencia. "Más de 300.000 personas, accionistas de un banco cotizado nacido en 1926 que jamás ha incumplido ni una sola vez los requerimientos legales, en una noche fueron desposeidos de su propiedad. Esto requiere una investigación profunda para encontrar a los responsables y establecer una reparación", ha resumido Ron en la presentación de su discurso, antes de responder a los portavoces parlamentarios. "Los accionistas eran los únicos dueños del banco, era una sociedad privada, la propiedad es un derecho fundamental", añade, fue "penoso" que lo perdieran todo.

Ángel Ron (1962, Santiago de Compostela), que admite que hubo en su día una oferta de La Caixa "irrisoria" y una oferta de BBVA por más de 5.000 millones de euros meses antes de su salida del banco, "una oferta que era la mitad del valor contable, por eso mi posición fue que hicieran una opa para que decidiera el accionista", recuerda que la entidad tenía una capitalización de más de 3.000 millones en bolsa cuando dejó el cargo. "Nadie puede dudar de la entrega del consejo para crear valor para los accionistas. Espero que la justicia encuentre un culpable a un atropello tan flagrante", denuncia por la resolución. Asimismo, alega que el consejo puso más de 500 millones para la ampliación de 2.500 millones de mayo y junio de 2016. En su caso personal, dice, fueron 125.000 euros y perdió al final más de un millón invertido. "Estoy aquí en calidad de ex presidente y de afectado", expresa en un tono continuo de lamento por la evolución final del banco, así como de condescendencia con los portavoces.

Acusaciones contra Del Valle y Saracho

El que fuera presidente del Popular entre 2006 y 2017 ha arremetido duramente contra una parte del consejo. En concreto, como era de esperar, ha señalado directamente al grupo mexicano encabezado por Antonio del Valle, que tenía un 4% del capital. "Había un interés en reducir la cotización, quería quedarse con el botín de un banco que valía más de 3.000 millones y con 11.000 millones de valor patrimonial", asegura, al tiempo que habla de amenazas y de un proceso de desprestigio contra su persona y contra la entidad para lastrar el precio de la acción. "Yo me fui pese a tener mayoría en el consejo, pero no quería poner en riesgo la estabilidad del banco, algo que sí quisieron otros desde dentro", expresa Saracho.

En este punto, Ron ha señalado a Emilio Saracho, el ex de JP Morgan que se puso al frente cuando abandonó la presidencia y estuvo hasta el final, la noche del 6 al 7 de junio del año pasado. Su sucesor "conocía las intenciones del grupo mexicano, como está documentado, y aun así mantuvo su decisión", indica. Además, recuerda su falta de experiencia en el funcionamiento de una entidad como el Popular. "Reconoció no conocer el funcionamiento de la banca comercial. Una de sus misiones, decía, era infundir pánico a las autoridades, a los accionistas y al mercado. Me dijo que todas las decisiones que yo había tomado eran adecuadas, pero que me habían costado el puesto y él ya no tendría que tomarlas", añade.

Saracho, siempre según Ron, solía usar símiles con el mundo aeronáutico, por lo que era como si un piloto de cazas pasara a pilotar un avión comercial. El primer compareciente de este jueves, ya que después es turno de su sucesor, desvela que en diciembre de 2016 Saracho predijo un déficit de capital en 2018 y una estrategia amenazante contra el supervisor, decía que "iba a amenazar con estrellar el avión en la puerta del Banco Central Europeo (BCE)", palabras que Ron atribuye a Saracho.

Con la reexpresión de cuentas hubo el objetivo de bajar el precio de la acción y de echar la culpa a los anteriores ejecutivos

Conflicto de intereses con JPM

Ron recuerda que la entidad tenía un exceso de liquidez del 54% a finales de 2017 y que "curiosamente mejoró durante el primer trimestre de 2018, hasta el 82% en marzo de 2017". También descartó que hubiera una estrategia de comunicación y, en todo caso, "el departamento advirtió a mi sucesor de que su forma de expresarse perjudicaba al banco". En este sentido, ha citado el hecho relevante del 3 de abril de 2017 en el que hubo una reexpresión de cuentas, un contenido que "el auditor ha declarado como no material", arguye el ex presidente del Popular. A su juicio, se hizo por dos razones: "Uno, bajar el precio de la acción y dos, siguiendo problablemente el consejo del asesor legal que ahora defiende intereses de Grupo Santander, echar la culpa a los anteriores ejecutivos". Ángel Ron señala haber tenido acceso al informe auditor interno que justificó este hecho relevante, y en el que se dice que hay un exceso de provisiones para el crédito de 61 millones de euros.

En efecto, hubo una caída en bolsa de Banco Popular. En una primera fase del 6%, aunque en un día de pérdidas generalizadas en el sector, y sin efecto en los depósitos. A media mañana se filtra "casualmente" que el consejero delegado se va, critica Ángel Ron. Era Pedro Larena, que le dijo que "no lo había filtrado él, y sólo lo sabían dos personas (el otro es Emilio Saracho)". Esto provocó una segunda fase de retroceso del precio del título.

Ron ha descrito un relato en el que Saracho llega con el apoyo del grupo mexicano, contribuye a la caída de la acción para su venta y contrata a JP Morgan en un claro “conflicto de intereses”. Saracho “creía que el precio de la acción estaba caro y quería vender el banco, decía que si no lo conseguía montaría una tómbola”. Por otro lado, “Saracho tenía un problema para asumir la presidencia del Popular, que era un bonos al que tenía derecho si cumplía los 65 años trabajando en JP Morgan. Dijo que lo negociaría y, como todos sabemos que JP Morgan es una conocidísima ONG, lo consiguió”, ironiza Ron. También critica que Saracho se reunión con cuatro periodistas ‘off the record’ el 9 de abril y les dijo que la acción podría llegar a valer 0. Asimismo, asegura que en el consejo del 10 de abril hubo un discurso “nunca escuchado” sobre falta de capital que provocó una fuga de depósitos de 5.000 millones de euros y caídas de la acción.

Los portavoces parlamentarios han incidido en la solvencia del Popular cuando entró Ángel Ron, y la tendencia al crecimiento del balance pero reducción de la rentabilidad durante su mandato, a raíz de la entrada en el sector inmobiliario. El ex presidente defiende que la entidad "había crecido en el negocio inmobiliario por una decisión previa a su mandato del consejo de administración". "Se consideró mejor centrarse en España que la expansión internacional", matiza. El banco tuvo, argumenta, un 36% del balance en el ladrillo por hipotecas y créditos promotores cuando llegó la crisis en 2008, lejos de los porcentajes del 60% o el 70% de muchas cajas de ahorros, "no era un banco 'monoproducto'. "Había cajas queriendo controlar el banco, si estabas en España y no invertías en inmobiliario desaparecías", asevera Ron, que defiende no haber traspasado activos a la Sareb. "Veremos cómo acaba esto, porque el plan de negocio nos garantizó un 15% de rentabilidad a los bancos que participamos con capital, pero por ahora sólo ocasiona pérdidas", comenta.

Comisión sobre la crisis

La Comisión de Investigación sobre la crisis financiera en España y el programa de asistencia lleva varios meses reuniéndose, con comparecencias de expertos de todo tipo en el sector financiero. Entre ellos, el ex gobernador del Banco de España, Luis María Linde, o Elke König, presidenta de la JUR. No obstante, hasta ahora ha habido mucho contenido vacío y rodeos hacia la información que ya es pública e incluso silencios, como el de Ingacio Pardo, inspector del BdE entre 2008 y 2011, este martes, como lamentan los portavoces parlamentarios. La presidenta de la comisión, la canaria Ana Oramas, espera tener los informes de los grupos parlamentarios participantes antes del 30 de septiembre.

La comparecencia de Ron era muy esperada por ser el presidente durante más de una década de un banco que pasó de ser considerado un ejemplo de solvencia y rentabilidad hasta destruir valor para el accionista y, ya con Emilio Saracho al frente, declarado inviable en la noche del 6 al 7 de junio de 2017 por parte del BCE y adjudicado a Banco Santander por un euro. Pero ya antes, con Ron al frente, la entidad habia perdido más del 95% de su valor en bolsa por el camino (ajustando con ampliaciones y dividendos), con dos ampliaciones de capital por un total de 5.000 millones de euros.

La segunda ampliación es clave para el múltiple y complejo proceso judicial. Varios juzgados de primera instancia han fallado en favor de las demandas de pequeños accionistas que acudieron a la ampliación de 2016 por considerar que entonces las cuentas no expresaban fielmente la realidad del banco, aunque el grueso está en la causa que investiga el juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios