Es noticia
Menú
El chiringuito financiero de ARC actuaba como "grupo criminal", según la UDEF
  1. Empresas
investigado en la audiencia nacional

El chiringuito financiero de ARC actuaba como "grupo criminal", según la UDEF

El Juzgado Central de Instrucción número 2 está investigando el caso del 'broker' de Alcorcón

Foto: Letrero en la sede de ARC Trader, en Alcorcón. (Foto: D.G.)
Letrero en la sede de ARC Trader, en Alcorcón. (Foto: D.G.)

Más de 700 afectados y un perjuicio de unos 17 millones de euros. Son los números que resumen el historial de ARC Trader, empresa de inversión con sede en Alcorcón (Madrid) que prometía rentabilidades de un 4% semanal y participaciones en banca privada. Pero decenas de querellas la han convertido en objeto de investigación de la Audiencia Nacional y de la Policía, cuya Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) ha elaborado un informe que retrata la compañía. Los socios principales de ARC actuaban como un "grupo criminal", detalla la UDEF en las diligencias remetidas este mes de junio al juzgado que investiga el caso

Los agentes de la unidad policial, tras registrar oficinas e interrogar a decenas de testigos, detallan una estructura dividida en dos escalones: el de los socios y el de los comerciales.

Foto: Raúl Cano, durante la presentación de su patrocinio al equipo de fútbol femenino de Alcorcón. Foto: AD Alcorcón.

En el más alto estaban los seis investigados, cuya cara más visible era Raúl Cano, el hombre que convenció a los clientes de sumarse a un proyecto de Banca Privada que se revelaría engañoso. Ellos se encargaron de crear el producto financiero y ofrecer los 'contratos participados', una figura completamente irregular en la legislación española. Cada mes, los beneficios obtenidos irían en un 70% al partícipe —quien firma el contrato— y el otro 30% a la sociedad. ARC proponía una inversión con rentabilidad variable con la posibilidad de ingresar directamente las ganancias generadas a los seis meses y vencimiento a los 12 meses (de 1 de diciembre de 2016 a 1 de diciembre de 2017). Toda la actividad se gestionaba 'online', en plataformas que "simulaban", argumenta la UDEF, "supuestos beneficios".

Cano y los otros investigados se encargaron así de abrir cuentas en varios países, favorecer el flujo de dinero y ofuscar el origen del mismo. Y de desviar dinero a otras sociedades que les pertenecían. Como recuerdan los agentes, es un 'modus operandi' típico de las estafas piramidales, en las que los gestores "simulan la operativa de inversión, por lo que cuentan con la aprobación de la víctima, y se apoderan de lo especulado bajo la premisa de que las inversiones han sido infructuosas".

Cano y los otros investigados se encargaron así de abrir cuentas en varios países, favorecer el flujo de dinero y ofuscar el origen del mismo

Todo en las 'altas esferas' de la compañía, pero en segundo nivel en la estructura de ARC se encontraban los comerciales. Estos trabajadores, en nómina de ARC, se dedicaban a vender el producto y "efectuar las llamadas o las visitas a las víctimas para ofrecerles los productos financieros". Ninguno de ellos, por el momento, está siendo investigado.

Esquema Ponzi y pérdidas

Los agentes detallan el funcionamiento clásico de una estafa que sigue el 'esquema Ponzi'. Esta operativa, cuyo ejemplo más famoso es el de Bernard Madoff, consiste en utilizar las aportaciones que hacen los nuevos clientes para pagar elevados rendimientos a los más antiguos. Este sistema funciona mientras sigan entrando incautos que hagan girar la rueda; cuando dejan de hacerlo, la rueda se para y no quedan fondos para devolver el dinero a los inversores.

Es exactamente lo que describe la policía. Los socios de ARC realizaron en realidad una única inversión en una sociedad inglesa. De los 2,6 millones que invirtieron, recuperaron menos de la mitad, cerrando el producto, un mes después, con 1,2 millones de pérdidas. Es así que "todos los traspasos de los investigados [a los clientes], como beneficios por inversiones, no tenían ninguna base, por lo que eran, sin lugar a dudas, provenientes del dinero que aportaban los nuevos inversores.

Los investigados están acusados de delitos de estafa multitudinaria, apropiación indebida, falsedades documentales y pertenencia a organización criminal y se encuentran en libertad provisional, aunque no pueden dejar el país. Tras las averiguaciones policiales, el Juzgado Central número 2 seguirá analizando el caso.

Más de 700 afectados y un perjuicio de unos 17 millones de euros. Son los números que resumen el historial de ARC Trader, empresa de inversión con sede en Alcorcón (Madrid) que prometía rentabilidades de un 4% semanal y participaciones en banca privada. Pero decenas de querellas la han convertido en objeto de investigación de la Audiencia Nacional y de la Policía, cuya Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) ha elaborado un informe que retrata la compañía. Los socios principales de ARC actuaban como un "grupo criminal", detalla la UDEF en las diligencias remetidas este mes de junio al juzgado que investiga el caso

Audiencia Nacional UDEF Banca privada Finanzas
El redactor recomienda