en un consejo previsto para este jueves

Las herederas de El Corte Inglés echan a Gimeno entre acusaciones de corrupción

Gimeno había intentado celebrar otro consejo en paralelo en el que volvería a exigir la profesionalización del equipo gestor y la preparación para una futura salida a bolsa

Foto: El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, las hijas de Isidoro Álvarez, Marta (2i) y Cristina, y Florencio Lasaga. (Fundación Ramón Areces)
El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, las hijas de Isidoro Álvarez, Marta (2i) y Cristina, y Florencio Lasaga. (Fundación Ramón Areces)

La guerra de poder en el seno de El Corte Inglés ya tiene unas ganadoras y un perdedor. Las hijas herederas de Isidoro Álvarez han impuesto su criterio y han conseguido el apoyo suficiente para que mañana jueves sea destituido Dimas Gimeno como presidente del grupo de grandes almacenes. Una decisión histórica, puesto que será la primera vez desde que la compañía fue fundada en 1940 que se expulsa a su primer directivo.

Según han confirmado fuentes próximas a la cúpula directiva, seis de los nueve miembros del consejo de administración de El Corte Inglés han instado a la celebración de una reunión este jueves 14 de junio con tres puntos en el orden del día. El primero es la lectura del acta del anterior consejo, que tuvo lugar el pasado 30 de mayo, en que ya hubo un primer intento de echar al sobrino de Isodoro Álvarez. El segundo punto es la destitución del actual presidente y el nombramiento de Jesús Nuño de la Rosa como primer ejecutivo del 'holding', como adelantó El Confidencial el 5 de junio. El tercero es el habitual ‘ruegos y preguntas’, del que se espera un grave cruce de acusaciones.

Gimeno había intentado celebrar otro consejo en paralelo con un orden del día más extenso, en el que volvería a exigir la profesionalización del equipo gestor, la preparación para una futura salida a bolsa y el análisis de los presuntos casos de corrupción descubiertos en las filiales de seguridad e informática. Ambas dependientes de Florencio Lasaga, el octogenario consejero que ha firmado junto a las hijas, a Nuño de la Rosa, Víctor del Pozo —el segundo consejero delegado—, Carlos Martínez Echevarría y Cartera Mancor la petición de cambio de presidente.

Pero este segundo consejo tiene muy pocas posibilidades de salir adelante, por lo que, de no mediar un cambio radical de la situación, El Corte Inglés echará a la calle a Gimeno, que también dejará de ser consejero en la próxima junta general de accionistas, y nombrará a Nuño de la Rosa, responsable hasta ahora del área corporativa y de las filiales.

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno. (EFE)
El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno. (EFE)

Por tanto, el deseo de Marta y Cristina Álvarez Guil de prescindir de su primo se verá cumplido después de más de un año y medio de desencuentros y descalificaciones. Una guerra que ha acabado con demandas judiciales de la madre y el tío de Gimeno contra las dos herederas por el legado de Isidoro Álvarez, que falleció poco antes de modificar su último testamento para que la familia tuviera que votar de forma conjunta a través de Cartera de Valores IASA.

Esta sociedad, tenedora del 22% del capital de El Corte Inglés, está controlada por Marta y Cristina, que tienen el 66% de las acciones, frente al 33% que está en manos de Gimeno, su madre María Antonia y su tío César Álvarez, ambos hermanos de Isidoro. Esa empresa era dueña además de activos y dinero por 140 millones de euros, que las hijas retiraron en su propio beneficio a finales de 2016 sin conocimiento presuntamente de la otra parte de familia.

Denuncias por corrupción

Sin embargo, el despido de Dimas Gimeno no parece que vaya a suponer la paz en El Corte Inglés. El aún presidente está dispuesto a alzar la voz en el consejo de mañana para denunciar la pasividad de sus compañeros a la hora de investigar la corrupción sistemática con la que ha actuado el grupo de grandes almacenes en algunas de sus filiales.

En su opinión, la responsabilidad penal de estos casos alcanzaría a los autores, cómplices y cooperadores de los delitos, a los miembros del consejo de administración, y muy especialmente a aquellos consejeros que, por la delegación de sus funciones, no hubieren ejercido con la debida diligencia las funciones que tenían encomendadas. Gimeno señala con el dedo, además de a Florencio Lasaga y a Carlos Martínez Echevarría, a Manuel Pizarro, presidente de la comisión de auditoría, y Antonio Hernández Gil, secretario del consejo y jefe de los servicios jurídicos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios