reuniones para evitar el choque de trenes

Guerra de consejos en ECI: uno para echar a Gimeno; otro contra la corrupción

Marta y Cristina Alvarez Guil, las hijas de Isidoro Álvarez, pretenden forzar la salida de su primo por considerar que su actuación ha sido desleal con la compañía

Foto: El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno
El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno

Las espadas están en todo lo alto en El Corte Inglés. La lucha por el poder ha llegado a tal punto que cada una de las partes amenaza con sendos consejos de administración de forma simultánea. Las hijas, para destituir a Dimas Gimeno como presidente. El aún primer directivo, para analizar las actuaciones realizadas en relación a las denuncias sobre prácticas irregulares de distintas áreas de negocio de la compañía.

Así lo aseguran fuentes próximas a los dos bandos, que esta mañana han mantenido reuniones para intentar in extremis evitar un choque de trenes que pueda dañar la imagen de El Corte Inglés. Tal y como vienen anunciando desde hace semanas, Marta y Cristina Alvarez Guil, las hijas de Isidoro Álvarez, pretenden forzar la salida de su primo por considerar que su actuación ha sido desleal con la compañía y tras las demandas interpuestas por sus tíos y hermanos del fallecido presidente en relación al reparto de la herencia.

La resolución final va a depender de la postura de Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, los octogenarios consejeros, que en una primera instancia apoyaban la petición de las hijas y en el último Consejo del 30 de mayo evitaron votar el despido fulminante de Gimeno para buscar una solución intermedia.

Una salida que se retrasaría a la próxima junta general de accionistas, prevista para el último fin de semana de agosto. En dicha reunión, Gimeno dejaría su puesto a Jesús Nuño de la Rosa, uno de los dos consejeros delegados. Decisión con la que el sobrino de Isidoro está de acuerdo, pero que requiere de la retirada de las demandas civiles presentadas por su madre y su tío, María Antonia y César Álvarez.

Todo ello en un contexto de acusaciones mutuas en torno a potenciales informaciones sobre casos de corrupción en México, donde El Corte Inglés opera a través de su división de viajes y de informática. Gimeno asegura que “quiere que los trapos se laven dentro de la casa”, pero también indica que se verá obligado a denunciarlo en el consejo si le echan para que la responsabilidad final no cayera sobre su persona.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios