ligado al plan estratégico

Gas Natural pagará un bonus de 12,5 millones a Reynés y un extra si la fusiona

El nuevo presidente de la compañía energética, que en enero cobró 18 millones tras dejar Abertis, recibirá un incentivo adicional si participa en alguna operación corporativa

Foto: El presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés, en una imagen de archivo. (EFE)
El presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés, en una imagen de archivo. (EFE)

La nueva Gas Natural Fenosa, cuyo consejo de administración y equipo directivo han sido revolucionados tras el desembarco de CVC Capital Partners y Corporación Financiera Alba, ha establecido un plan de incentivos para su principal ejecutivo, al que premiará si consigue los objetivos estratégicos y si la fusiona o la vende a un tercero. Así consta en la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que hace poco más de un mes le pidió explicaciones por la estrategia retributiva que pondría en marcha tras el nombramiento de Francisco Reynés como presidente.

Según esta documentación, Reynés, que ya percibió 18 millones al dejar Abertis en plena guerra de opas entre ACS y Atlantia, tendrá tres remuneraciones. Una fija, que será de dos millones al año. Otra variable anual, que tomará como base una cantidad equivalente a la retribución dineraria fija anual sobre la que se aplicará un porcentaje en función de la métrica de logro. Un sueldo que podrá ser sustituido cada año por una aportación a un fondo de pensiones. Y una tercera y última a largo plazo, que se basará en un bonus vinculado al plan estratégico 2018-2022.

Dicha hoja de ruta, que se presentará el próximo 26 de junio, llevará vinculado un programa de incentivos para el primer ejecutivo que consistirá en el pago de un máximo de una cantidad equivalente a 1,25 veces la retribución dineraria fija anual multiplicada por el número de ejercicios que abarque el plan plurianual. Es decir, 2,5 millones de euros por cinco años, incluido el actual. En total, 12,5 millones si cumple todos los parámetros del plan estratégico.

Reynés gozará también del resto de beneficios sociales y de previsión reconocidos al resto del personal directivo de Gas Natural, como el seguro médico, el de ahorro, el de vida, el coche de empresa y las bonificaciones o descuentos por el gas y la electricidad que consuma en su hogar. Pero, además, el flamante presidente de la empresa participada por la Caixa, GIP, CVC y Alba podrá disfruta de una remuneración adicional si la compañía participa en “operaciones singulares”.

Fuentes próximas a la compañía gasista definen lo que se denominan 'operaciones singulares': cualquier operación de fusión o adquisición, como la que Reynés dirigió en su último año en Abertis cuando negoció su venta a Atlantia. Una transacción que le permitió adelantar la consecución de objetivos estratégicos que le permitieron cobrar un sueldo fijo y un bonus especial de 18 millones de euros.

Logo de Gas Natural. (Reuters)
Logo de Gas Natural. (Reuters)

El ADN de los accionistas

"De los cuatro grandes accionistas de Gas Natural, tres son firmas de capital riesgo, que invierten para vender más caro en un plazo corto de tiempo. No son inversores estratégicos a largo plazo y premiarán a Reynés si consigue venderla al mejor postor entre tres y cinco años", argumentan desde un banco de negocios internacional. Se refiere al ADN de GIP, CVC y Alba, que han destinado 7.600 millones de euros en los últimos 18 meses a comprar hasta el 40% del capital y cuyo fin último es obtener una plusvalía para devolver el dinero a sus inversores o 'limited partners'.

Antes del nombramiento de Reynés a principios de febrero, Gas Natural Fenosa ya había estado sondeando operaciones de fusiones y adquisiciones. De hecho, Isidre Fainé, su predecesor, mantuvo negociaciones informales con Electricidad de Portugal (EDP) para una integración de los dos negocios. Pero el Gobierno portugués puso pegas a la venta de la compañía local, que finalmente ha quedado en manos de un grupo chino.

Desde Gas Natural explican que estos premios se hacen con total transparencia y que las retribuciones variables, que representan una parte relevante de los salarios, “están ligadas a la consecución de objetivos prefijados, concretos y cuantificables, tanto en términos de corto plazo (anuales) orientados al cumplimiento del presupuesto, como en términos de largo plazo (plurianuales), que se basaba en la consecución de objetivos alineados con un grupo de indicadores clave consistentes con el Plan Estratégico vigente de la compañía”.

El sueldo de Reynés se comparará con el de Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, y el de Borja Prado, su homólogo en Endesa. El salmantino percibe anualmente cerca de 9,5 millones por todos los conceptos, de los que cerca de seis se corresponden con su salario y bonus anual. Por su parte, el presidente de la eléctrica controlada por Enel percibe 3,1 millones, incluidas todas las retribuciones fijas y variables. Unas remuneraciones que en algunos casos vienen acompañadas de unos planes de pensiones y blindajes, como el que tiene el consejero delegado de Endesa, José Bogas, que puede cobrar 30 millones cuando deje la compañía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios