asume la presidencia de gas natural

Fainé premia a Reynés con un bonus de 10 M para dejar a Atlantia por Gas Natural

El hasta ahora consejero delegado de la concesionaria asume el poder ejecutivo de Gas Natural con dos premios bajo el brazo a petición del banquero para romper con los italianos

Foto: El exvicepresidente y exconsejero delegado de Abertis Francisco Reynés. (EFE)
El exvicepresidente y exconsejero delegado de Abertis Francisco Reynés. (EFE)

Francisco Reynés ha decidido dar el cambiazo y dejar la vicepresidencia de Abertis, en plena guerra de opas, para convertirse en presidente de Gas Natural. Un movimiento brusco en las cúpulas ejecutivas de dos de las principales compañías controladas por la Fundación Bancaria la Caixa que lleva aparejado un premio millonario. A los más de ocho millones de euros que ha cobrado por adelantado en la nómina de enero por el éxito de su gestión en la concesionaria de autopistas, hay que sumar el incentivo de cerca de 10 millones que recibirá por conseguir los nuevos objetivos del plan estratégico que él mismo diseñará para la compañía gasista.

Según han indicado fuentes próximas a las negociaciones, Reynés ha aceptado llevar las riendas de Gas Natural para sustituir a Isidre Fainé y abandonar Abertis en un momento clave para el futuro de la compañía a cambio de recibir una gratificación similar a la que hubiese recibido si Atlantia hubiese ganado la batalla por hacerse con el control de la concesionaria española en confrontación con ACS.

El grupo italiano, primero en lanzar la opa sobre Abertis el 2 de mayo de 2017, pactó con el consejero delegado de origen mallorquín la puesta en marcha de un plan especial de remuneración para él y para su equipo directivo, según fuentes vinculadas al proceso. Una forma de pagarle su labor de intermediación con La Caixa para que aceptase la propuesta de la compañía transalpina participada por la familia Benetton. Reynés fue quien mantuvo las conversaciones con Giovanni Castelucci para negociar los términos de la oferta, la política de dividendos para retribuir al 'holding' financiero dirigido por Fainé y un bonus especial para la cúpula de la española.

Sin embargo, el veterano banquero catalán pidió a su discípulo —lo fichó para Criteria CaixaCorp en 2007 para dirigir la salida a bolsa que atrapó a 300.000 clientes de la caja— que abandonara los planes de los italianos. Este movimiento puede suponer un imprevisto para Atlantia, que pierde a su referente en España, donde cuenta con la resistencia notoria del Gobierno a la opción extranjera para Abertis. Al contrario, Moncloa ha trasladado a Fainé el interés de una solución española para que la compañía de autopistas no pase a manos de empresarios de un país que ha vetado a grupos nacionales en reiteradas ocasiones.

Las dos condiciones principales exigidas por Reynés han sido tener pleno poder ejecutivo sobre Gas Natural y un paquete retributivo similar al que hubiera percibido si hubiera salido adelante la opa de Atlantia. Por ello, tal y como reveló El Confidencial el pasado lunes, la comisión de retribuciones accedió a adelantar el pago del incentivo a largo plazo (ILP) vinculado al plan estratégico 2015-2017 por el que el consejero delegado y vicepresidente de Abertis ha cobrado días atrás seis millones como remuneración variable. En consecuencia, su sueldo completo del pasado ejercicio ascenderá a algo más de ocho millones, convirtiéndose en uno de los directivos mejor pagados del Ibex 35.

Millones para todos

El bonus prometido por Fainé, que deberá ser refrendado por el consejo de administración, asciende a 10-12 millones de euros —más su sueldo anual ordinario de al menos 3,4 millones—, siempre y cuando cumpla los objetivos del nuevo plan estratégico 2018-2022 que el propio Reynés va a diseñar para Gas Natural.

Isidre Fainé (i) y Rafael Villaseca. (EFE)
Isidre Fainé (i) y Rafael Villaseca. (EFE)

Esta hoja de ruta deberá maximizar el valor para el accionista, tanto para La Caixa, dueña del 25% del capital, como para Global Infraestructure Partners (GIP), propietario del 20% desde septiembre de 2016. Una inversión de 3.802 millones de euros que hasta la fecha le ha dado poco rendimiento, porque el fondo de capital riesgo estadounidense pagó 18 euros por acción, por encima del precio de cotización actual.

De esta manera, Fainé deja la presidencia de Gas Natural “por coherencia y por generosidad”, según fuentes de la Fundación Bancaria la Caixa, para que la compañía afronte un nuevo plan estratégico en manos de un equipo directivo renovado. A sus 75 años, el banquero permanecerá en el grupo como presidente de honor emérito, una figura habitual en las grandes corporaciones anglosajonas.

Por su parte, Rafael Villaseca (67 años) se marcha de Gas Natural tras casi 13 años en el cargo y en contra de su voluntad, con una indemnización de unos 13 millones de euros después de que el pasado año se cambiara expresamente su contrato.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios