los recortes condicionan las operaciones

Inversores y eléctricas se temen lo peor y contabilizan recortes de Nadal para 2020

Pese a que se resisten con uñas y dientes a asumir la bajada de sus ingresos regulados en renovables y redes, sus planteamientos ya contemplan el escenario previsto por Energía

Foto: El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. (EFE)
El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. (EFE)

Las principales empresas del sector eléctrico siempre han tratado el recorte retributivo a las redes y las renovables como algo muy lejano y que aún está por ver que se materialice. De hecho, su discurso sigue siendo el mismo, pero a menos de dos años de 2020 la realidad es que ya han hecho los cálculos de cuánto les va a costar el tijeretazo de Álvaro Nadal.

Iberdrola alertó la semana pasada desde Londres de que la caída de la "rentabilidad razonable" le supondrá un impacto en beneficio de 42 millones de euros. Este martes, Acciona señaló que cada 100 puntos básicos de bajada respecto al escenario actual obtendrán 12 millones de euros menos en ebitda por sus renovables españolas. Endesa asumió este miércoles 110 millones menos de ingresos en sus redes si se da el peor escenario. De manera análoga, Gas Natural Fenosa cifró en 40 millones el impacto sobre un hipotético ajuste del sector gasista, pero no especificó nada respecto al sector eléctrico, donde está menos expuesto que el resto.

Y si ya ponen estas cautelas las compañías, mucho más los inversores. De hecho, el ruido regulatorio ya tiene su traslación al M&A: la venta de las plantas termosolares que tenía Acciona en España incluyen un 'earn-out' por la revisión regulatoria de 2020. Es decir, que los inversores internacionales no quieren asumir solos ese riesgo y se lanzan a por activos sometidos a la regulación energética (en este caso a incentivos del Estado), condicionando parte de la operación al nivel final del hachazo.

Iberdrola prevé un impacto de 42M. Acciona cree que caerá su ebitda 12M por cada 100 pb de recorte y Endesa estima 110M menos de ingresos en 2020

Y el nivel de este hachazo está por ver. Depende de cómo evolucione el bono. Y ante su caída, las eléctricas tratan de contener el miedo de los inversores, que preguntan insistentemente por la cuestión, como se demuestra en cada conferencia con los analistas. De hecho, este ha sido un punto caliente que ha surgido en varias negociaciones de compraventa de activos en los últimos meses. Incluso algún banco de inversión trata de escurrir esta cuestión que advierten consultores expertos a los potenciales compradores para que no se enfríen las operaciones. Pero a la vista del ruido regulatorio, se están enfriando.

Los analistas no paran de preguntar, máxime tras la batería de recortes extra que expuso Nadal en el Congreso de los Diputados hace pocas semanas. Para apaciguar sus miedos, un ejecutivo de máxima relevancia en el sector eléctrico aseguraba hace pocos días en 'petit comité' a los inversores internacionales que para cuando llegue el momento de firmar el recorte, hay muchas posibilidades de que el actual Gobierno ya no esté.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Se agarran a la vía política como un clavo ardiendo. José Manuel Entrecanales apelaba en la presentación de resultados de Acciona a la minoría parlamentaria del PP. Según señala, para bajar la rentabilidad razonable, el ministro debe someter la cuestión al Parlamento, donde el Gobierno no tiene mayoría y tampoco parece contar con los apoyos.

La de potenciar alternativas políticas al Partido Popular no es la única vía de acción para defender sus intereses. También está la amenaza con la inversión en redes, que sigue encima de la mesa y muy presente. Esta misma semana, la consultora Deloitte se desmarcaba con un informe cuya tesis central era la necesidad de invertir en redes para digerir el fuerte crecimiento de renovables en el sistema. Estima el esfuerzo de capital entre 29.000 y 34.000 millones de euros hasta 2030.

Subraya las bondades de empleo que generará y su conclusión es muy clara: "La realización de estas inversiones requiere una tasa de retribución financiera razonable para los operadores, en línea con la observada en otros países europeos del entorno y sus costes de capital". Una argumentación idéntica a la que hizo Unesa a finales de enero y que es igual a la que están compartiendo estos días las eléctricas con los analistas.

En esta pelea argumental las eléctricas han atraído también a algunos partidos como el PNV, a tenor de sus últimas intervenciones. Y han logrado que Ciudadanos, llave hasta hace poco en la gobernabilidad de Rajoy, califique la reforma eléctrica que pretendía hacer Nadal para recortar en el sector a través de una ley contra la sequía de "chapuza digna del filibusterismo parlamentario que le caracteriza".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios