le financia desde su banco un gran contrato

Slim rescata de nuevo a FCC: le da 780 millones más para no perder una obra clave

El magnate mexicano le ha concedido un crédito de grandes proporciones para evitar que Panamá le ejecutase el contrato para construir una línea de metro por 1.850 millones

Foto: Carlos Slim. (Reuters)
Carlos Slim. (Reuters)

Carlos Slim se ha gastado cerca de 2.000 millones de euros en estabilizar el capital de FCC, evitar que cayera en manos de la banca acreedorea y sacarla de la unidad de cuidad intensivos en los que había entrado con la gestión de la familia Koplowitz. Sin embargo, esa cantidad sigue siendo insuficiente para que la constructora pueda desarrollar su actividad con normalidad y cumplir con sus obligaciones contractuales. Por ello, el magnate mexicano le acaba de prestar 780 millones de dólares (664,2 millones de euros) desde su banco latinoamericano para eludir la pérdida de una obra de 1.651,8 millones.

Según documentos oficiales, Grupo Financiero Inbursa, el holding bancario controlado por Slim y participado en un 10% por Caixabank, ha llegado a un acuerdo con FCC para que la constructora española le ceda dos créditos que tenía firmados con bancos internacionales para llevar a cabo la implementación de la Línea 2 del Metro de Panamá por 1.651,8 millones. Entidades como Citibiank, Deutsche bank y los japoneses Mizuho y Bank of Tokio que le retiraron su apoyo al conocerse los problemas de corrupción de Odebrecht, la multinacional brasileña y uno de sus principales socios al otro lado del Atlántico de la empresa dirigida por Carlos Jarque, la mano derecha del magnate.

En concreto, el banco del multimillonario y al mismo tiempo máximo accionista de la compañía con sede aún en Barcelona se ha hecho cargo de una línea de crédito de 130 millones, que le firmó en febrero y de la que ha dispuesto 50 millones. Una necesidad puntual de liquidez que fue fundamental ante la amenaza de las autoridades panameñas de quitarle el contrato por no disponer de financiación suficiente para seguir adelante con el proyecto tras el escándalo de Odebrecht -sus directivos acabaron en la cárcel- y la espantada de los bancos estadounidense.

Vista general de los trabajos de construcción del metro de Ciudad de Panamá. (EFE)
Vista general de los trabajos de construcción del metro de Ciudad de Panamá. (EFE)

Pero el desembolso más grande lo ha hecho ahora, el pasado mes de junio, cuando Inbursa también se ha responsabilizado de otro crédito de 628,7 millones dólares, 534,2 millones de euros al cambio actual. En total, Slim ha aportado desde Inbursa 780,7 millones de dólares, 664,2 millones de euros, la parte correspondiente de FCC, propietaria del 40% del consorcio formado con Odebrecht y que en 2015 ganó la adjudicación por 1.857,70 millones de dólares (1.651,8 millones de euros). Un contrato que vino acompañado de problemas serios puesto que varios de los competidores que pujaron por la obra, entre las que estaban Isolux y dos chinas, recurrieron la subasta.

El contrato se firmó bajo la modalidad llave en mano, por lo que FCC y Odebrecht se encargaban de buscar la financiación para desarrollar las obras. El Gobierno panameño avaló la estructura financiera del consorcio, incluso después de que estallara la polémica por la constructora brasileña, sumida en una densa trama de corrupción en Iberoamérica, con la detención de su presidente, Marcelo Odebrecht. Más tarde, la brasileña pagó una multa de 3.500 millones de dólares, la mayor de la historia por sobornos.

Se desconoce de dónde ha obtenido el socio de FCC los 1.077 millones de dólares restantes para culminar el proyecto, que además debe acabarse antes de la fecha comprometida ya que el Gobierno panameño ha pedido que se adelante la terminación a diciembre de 2018, en vez de la primavera de 2019. El motivo es la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JNU), que contará con la presencia del Papa Francisco, en enero de ese año en la capital del país centroamericano. La petición la ha hecho Roberto Roy, el presidente de la junta directiva del Metro de Panamá y también de la Autoridad del Canal de Panamá que tantos disgustos le está dando todavía a Sacyr.

En juego, otro gran proyecto

La ejecución en tiempo y forma de la Línea 2 -FCC ya construyó la 1- es vital para FCC, que también se ha presentado a la adjudicación de la Línea 3. Un proyecto de unos 2.600 millones de dólares para el que ha constituido un concorsio con la surcoreana SK Engeneering y en el que compite con OHL, asociada a la brasielña Andrade Gutiérrez y la portuguesa Mota Engil, y con Acciona, que va de la mano de Power China: Entre los otros seis precalificados, entre los que predominan compañías chinas, no se encuentra Sacyr ni ACS.

Slim es el principal accionista de FCC, con el 81% del capital de forma directa e indirecta, inversión a la que ha destinado cerca de 1.350 millones de euros. Además se ha hecho con el control de Realia, la división inmobiliaria, y de Giant, la filial estadounidense de Cementos Portland.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios