mercadona y lidl ya lo evitan "cuando es posible"

Alcampo acabará con el aceite de palma en marcas propias; Eroski y DIA no lo descartan

Es un ingrediente polémico por sus efectos en la salud, y los súper lo saben. Alcampo está trabajando para suprimir el aceite de palma en sus productos de marca blanca. Los demás lo estudian

Foto: Alcampo es la segunda cadena que planea eliminar el aceite de palma de sus productos.
Alcampo es la segunda cadena que planea eliminar el aceite de palma de sus productos.

Los consumidores no son los únicos que miran con recelo el aceite de palma. Alcampo, DIA, Eroski, Mercadona, Hipercor y Lidl también están al tanto de los efectos de este ingrediente ‘oculto’ en galletas, bollería, pasteles, helados, pizzas, chocolate o patatas fritas. Rico en grasas saturadas, perjudicial para la salud cardiovascular, nocivo para el medio ambiente… Los súper saben que venden un producto muy cuestionado desde el punto de vista nutricional y no son ajenos al debate.

Algunos incluso ya se están planteando seguir los pasos de SuperSano, una pequeña cadena de supermercados ecológicos que ha decidido retirar los productos con aceite de palma de sus lineales. Pero ya no hace falta ser ‘eco’ para subirse al carro de los ‘saludables’, sobre todo porque los clientes están cada vez más preocupados por lo que comen. Y no parece una moda pasajera. Alcampo está trabajando con sus proveedores “con el objetivo final de eliminar el aceite de palma de nuestras marcas propias en todas aquellas referencias en las que sea tecnológicamente posible”, explican fuentes de la compañía a este periódico.

Mercadona va por el mismo camino. “Nuestros interproveedores llevan tiempo realizando movimientos para sustituir el aceite de palma y otras grasas trans en sus productos cuando es posible. Continuaremos avanzando en esa línea”, sostienen desde la cadena presidida por Juan Roig. En la misma línea se pronuncia DIA, matizando que solo recurre a este ingrediente “con certificado de sostenibilidad” si el reemplazo “no fuera deseable o pertinente de acuerdo a aspectos organolépticos, tecnológicos o medioambientales”.

No obstante, recuerda que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) emitió un estudio sobre la toxicidad de ciertas grasas vegetales durante su proceso de fabricación donde concluyó que hacían falta más informes para confirmar ese riesgo. “No hizo ninguna recomendación respecto a dejar de consumir aceite de palma”. Lo que sí desaconsejan organizaciones de consumidores como la OCU es abusar de este ingrediente, pese a ser el más utilizado del mundo por su bajo precio y versatilidad.

Bollos, galletas, pasteles, chocolate... La lista de productos con aceite de palma es infinita. (iStock)
Bollos, galletas, pasteles, chocolate... La lista de productos con aceite de palma es infinita. (iStock)

“Dicho esto, si los clientes no quieren estos productos en nuestra oferta comercial, no los tendrán”, zanjan desde DIA, no sin antes dejar claro que el debate debería centrarse en los grandes fabricantes y la sociedad civil. “Al fin y al cabo, somos un escaparate de una cadena enorme que hay detrás”. La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) se ha limitado a pasar la pelota a sus asociados. “Depende de la estrategia empresarial de cada firma”. Algunos rostros conocidos como la periodista Samanta Villar han provocado una gran polémica en las redes sociales al señalar a marcas que utilizan este ingrediente.

Eroski también está estudiando la posibilidad de decir adiós al aceite de palma en sus marcas propias. “No tenemos ninguna decisión tomada al respecto, pero lo estamos siguiendo de cerca. Vemos que comienza a ser un tema de preocupación social en el campo de la salud". Sobre todo para todas aquellas personas que padecen hipertensión, problemas cardiovasculares, sobrepeso o colesterol alto, apostillan desde OCU.

DIA y Eroski lo están estudiando con lupa: "Si los clientes no quieren estos productos en nuestra oferta comercial, no los tendrán"

Tampoco pierden de vista los nocivos efectos de su cultivo, como la deforestación de bosques tropicales en el sudeste asiático y africano o la pérdida de biodiversidad. Por suerte para los consumidores, la última normativa europea sobre etiquetado en alimentación (2014) obliga a los fabricantes a especificar los ingredientes uno por uno. Es decir, no basta con decir ‘aceite vegetal’. “Ha ayudado mucho a identificar las grasas perjudiciales para la salud”, señala el portavoz de OCU, Enrique García.

Hipercor esperará a conocer las conclusiones de un grupo de trabajo sobre aceite de palma en el que participa antes de actuar. El Corte Inglés es una de las 370 empresas integrantes del Consumer Goods Forum, una asociación internacional que aglutina tanto a compañías de 'retail' como a fabricantes. “Controlamos la trazabilidad de todos los ingredientes de nuestros productos y tenemos una política de deforestación neta cero”, explican. Este periódico también ha contactado con Carrefour, pero no ha recibido respuesta.

Lidl procura sustituir el aceite de palma por otros aceites vegetales “de alta gama”. Cuando esto no es posible, usan "el que procede siempre de explotaciones sostenibles, premiando de forma directa a los productores que velan por el medio ambiente”, apuntan fuentes de la cadena alemana. Pero la principal preocupación en torno a este producto en este momento tiene que ver sobre todo con la salud.

La UE y las administraciones españolas están muy encima de las grasas, la sal y sobre todo el azúcar como parte del plan contra la obesidad, y presionan a los fabricantes para que reformulen la composición nutricional de sus productos. “El problema es que el aceite de palma muchas veces no tiene un sustituto fácil” que le otorgue ese mismo sabor, concluyen fuentes del sector.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios