A FALTA DE CONOCER SU IMPACTO EN LAS 'ZERO' DE TURNO

Las grandes marcas prevén un subidón de las bebidas 'light' tras el impuesto al azúcar

La asociación que engloba las principales enseñas de fabricante cree que el tributo a las bebidas azucaradas podría desplazar el consumo hacia gamas más saludables. "Sería estupendo"

Foto: ¿Qué pasará con las bebidas bajas en calorías?
¿Qué pasará con las bebidas bajas en calorías?

Los españoles no van a dejar de beber Coca-Cola por el impuesto a las bebidas azucaradas con que el Gobierno pretende recaudar 200 millones de euros este mismo año. Así lo cree el presidente de Promarca, Ignacio Larracoechea, aunque está convencido de que los precios subirán en cuanto el Gobierno concrete la letra pequeña: ¿aplicará un tributo del 20%, como pide la OMS?, ¿a que tipo de productos afectará? En cualquier caso, la asociación que engloba las principales enseñas de fabricante cree que las cuentas públicas no son las únicas que saldrán ganando con esta medida.

Si las ‘light’ o ‘zero’ de turno consiguen escapar al impuesto (o a parte de él), serán las claras vencedoras de la batalla. “Sería una noticia estupenda”, indica Larracoechea en referencia a un posible desplazamiento del consumo hacia bebidas “más saludables”. No es casualidad que empresas como PepsiCo se hayan comprometido a reducir el volumen de azúcares justo antes de que el Gobierno anunciase un gravamen con doble propósito: recaudatorio y social.

Todo apunta a que los movimientos de las grandes multinacionales no solo obedecen a una “demanda cambiante”, como ellas mismas argumentan. Coca-Cola dice que ha reducido un 36% el contenido de azúcar de sus productos desde el año 2000 y destaca que su apuesta por las variantes ‘light’ y ‘zero’ va a más. La cuestión es si todos esos esfuerzos destinados a restringir el ingrediente de la discordia servirán para capear el impacto del gravamen, sobre todo si tenemos en cuenta que Cristóbal Montoro todavía no ha dejado claro qué pasará con las bebidas bajas en calorías.

Fuente: Coca-Cola España.
Fuente: Coca-Cola España.

“No estamos a favor de medidas que prohíban ni tampoco apoyamos impuestos que no se justifican. El fomento de hábitos saludables se consigue a través de la educación”, opina el presidente de Promarca tras la presentación de un estudio sobre el impacto económico de la innovación en el gran consumo, elaborado por KPMG.

Todo lo demás quizá sirva para “recaudar más” y cuadrar el déficit, pero no para que la gente renuncie a tomarse una Fanta. No obstante, el aumento de la presión fiscal sí ha tenido efectos en otros sectores como el tabaco, otra de las ‘víctimas’ de Montoro este año junto al alcohol. La venta de cajetillas se ha desplomado un 50% en los últimos siete años y muchos fumadores se han pasado a opciones más baratas, como los pitillos de liar o el contrabando.

“Es un paso atrás en la recuperación”

Hay quien dibuja un panorama similar para las bebidas azucaradas. Los clientes podrían poner el ojo en marcas más económicas, comprar en supermercados más baratos o “incluso pasarse al mercado negro si el tipo impositivo es muy alto”, sugiere un informe del ‘think tank’ británico Institute of Economic Affairs (IEA).

Larracoechea quita hierro a semejantes especulaciones y respalda la postura de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB). Esta asociación ya mostró su rechazo a toda tasa impositiva que grave el consumo, al considerar que supone “un paso atrás en el proceso de recuperación” y castiga a un sector estratégico para la economía española.

Su director general, Mauricio García de Quevedo, cree que las subidas de impuestos sobre productos de alimentación y bebidas pueden penalizar el empleo “en un país como el nuestro, donde el turismo y la actividad económica del canal de hostelería y restauración tienen un peso del 20% del PIB”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios