la organización mundial de la salud plantea una tasa para combatir la obesidad

Pepsi y Coca-Cola prometen bebidas más saludables tras el impuesto que exige la OMS

Las marcas se comprometen a reducir el volumen de azúcares añadidos como respuesta a "una demanda cambiante". Hace unos días, la OMS pidió un impuesto del 20% para este tipo de bebidas

Foto:  Foto: iStock.
Foto: iStock.

PepsiCo quiere menos azúcar en sus productos. La multinacional estadounidense acaba de marcarse un objetivo ambicioso para 2025: al menos dos terceras partes de sus bebidas contendrán un tope de 100 calorías o menos procedentes de azúcares añadidos por ración de 33 centilitros. Su plan de sostenibilidad para la próxima década llega cinco días después de que se hiciera pública una propuesta de la agencia de salud de Naciones Unidas que, de ser escuchada por los distintos gobiernos, afectaría de lleno a este grupo y a otros como Coca-Cola.

Pepsi y Coca-Cola prometen bebidas más saludables tras el impuesto que exige la OMS

Según un informe difundido el pasado miércoles, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a todos los países que impongan un tributo para aumentar el precio de las bebidas azucaradas en un 20%. El impuesto sería similar al del tabaco y al de otros productos perjudiciales para la salud si se consumen en exceso, como el alcohol. Con esta medida, se pretende desincentivar su consumo y combatir la lacra de la obesidad en el mundo, con un foco especial en los niños.

La citada compañía de alimentación y bebidas rechaza con rotundidad que sus planes para ofrecer refrescos más saludables tengan algo que ver con esta recomendación de la OMS o se hayan planteado por temor a un posible impuesto que, de momento, no existe en España. “Nuestros nuevos objetivos van en respuesta a la demanda cambiante de los clientes. Si los consumidores buscan bebidas con menor contenido calórico, nosotros continuaremos expandiendo nuestro portafolio de productos para cubrir esta necesidad”, explican fuentes de PepsiCo a este periódico.

Los alimentos alejados de las bebidas azucaradas ya suponen un 25% de la facturación global de PepsiCo

El porcentaje de bebidas de PepsiCo con 100 o menos calorías correspondientes a azúcares añadidos hoy no llega al 40% del volumen global, si bien la multinacional se compromete a aumentar esa cuota al menos hasta dos terceras partes en 2025. Lo mismo ocurre con las grasas saturadas.

Al menos tres cuartas partes de su gama global de alimentos no contendrán más de 1,1 gramos de grasas saturadas por cada 100 calorías. “Hoy, menos del 60% de nuestro portafolio de alimentación en mercados clave cumple ese objetivo”. La mayoría de sus alimentos tampoco tendrán más de 1,3 miligramos de sodio por caloría si su agenda sostenible se hace realidad.

La compañía propietaria de refrescos como Pepsi, Kas o Seven Up y aperitivos como Lay’s, Matutano, Cheetos o Doritos presume de ser “pionera” por haber entrado en la categoría de bebidas no carbonatadas a principios de los noventa. “A nivel global, tenemos marcas que son número uno en categorías clave de crecimiento, como zumos, cereales calientes, bebidas de té, café listo para tomar, zumos y 'smothies premium', hummus, etc.”.

Además, hace especial hincapié en los productos de nutrición diaria, es decir, aquellos que aportan cereales integrales, frutas y vegetales, lácteos, hidratación y proteínas. “Estos alimentos supusieron ya un 25% de la facturación global de PepsiCo en 2015”, y entre ellos se encuentran los zumos Tropicana Pure Premium, los cereales Quaker o el gazpacho Alvalle. “El índice de crecimiento de ventas de estos productos superará el índice de crecimiento de toda la gama en 2025”, promete la multinacional en su plan de sostenibilidad, reforzando así su apuesta por los productos alejados de las bebidas azucaradas.

¿Y Coca-Cola?

La eterna rival de Pepsi también asegura que seguirá reduciendo los niveles de azúcar de sus bebidas a un ritmo anual del 2,5%, como dice que viene haciendo hasta ahora. “Hemos reducido un 36% el contenido de azúcar de nuestros productos desde 2000”, explican fuentes de Coca-Cola España en declaraciones a El Confidencial. Al igual que su competidora, la compañía apuesta fuerte por las bebidas con bajo contenido en azúcar y se compromete a ofrecer siempre una alternativa ‘Zero’ a sus clientes.

Fuente: Coca-Cola España.
Fuente: Coca-Cola España.

“Nuestras variedades Light y Zero ya representan el 37% de las ventas sobre la Coca-Cola” y tienen cada vez más peso, pues la demanda de este tipo de productos crece año tras año. Por eso, la compañía estima que el descenso del nivel de azúcares será más acusado en los próximos años.

España no aclara si hará caso a la OMS

La tasa que propone la Organización Mundial de la Salud ya existe en países como México, donde se aplicó un tributo del 10% para las bebidas azucaradas en 2014. Reino Unido también anunció que implantará un impuesto a los refrescos en 2018, siguiendo la estela de Francia, algunas ciudades de EEUU o Hungría, que además incluye productos con alto nivel de sal o cafeína. Este periódico ha intentado averiguar si el Gobierno español está dispuesto a estudiar esta posibilidad, pero fuentes de Sanidad lo dejan en el aire.

“Nuestro país viene alineándose con las políticas internacionales para tratar de reducir el consumo de azúcares (…) La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) está trabajando desde hace más de 10 años en acuerdos voluntarios con distintos sectores para reducir los contenidos en grasas, azúcares y sal. Hoy en día, podemos decir que se han realizado avances importantes", concluye el Ministerio de Sanidad.

Marcos Lamelas. BarcelonaMarcos Lamelas. Barcelona

No obstante, sí hubo alguien que pensó en medidas impositivas a las bebidas con exceso de azúcar en España: Artur Mas. El que fuera presidente de la Generalitat de Cataluña pretendía recaudar unos 22 millones de euros anuales, pero se vio forzado a dar marcha atrás después de recibir presiones de la embajada estadounidense.

La propuesta de la OMS llega en un momento delicado para estas compañías. Una reciente investigación publicada en las páginas del ‘American Journal of Preventive Medicine’ acusa a Coca-Cola y PepsiCo de aportar millones de dólares a 96 organizaciones de salud en Estados Unidos para lavar la imagen de las bebidas azucaradas. “Al aceptar financiación de estas empresas, las entidades están participando sin saberlo en sus planes de 'marketing”, resaltaron los autores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios