NH Hoteles ingresa 7,8 millones menos en 2016 por el terrorismo yihadista en Bélgica
  1. Empresas
Es un 15% menos de ingresos respecto a 2016

NH Hoteles ingresa 7,8 millones menos en 2016 por el terrorismo yihadista en Bélgica

La compañía española sufre los problemas de inseguridad vividos en Bruselas. Los once hoteles que dispone en el país tuvieron un 17,5% menos de ocupación el pasado ejercicio

placeholder Foto: Un furgón blindado y soldados del ejército desplegados en Bruselas. (Reuters)
Un furgón blindado y soldados del ejército desplegados en Bruselas. (Reuters)

La inseguridad en las calles de Bruselas durante 2016 se refleja en la cuenta de resultados de NH Hoteles. La cadena española ha sufrido un descenso de los ingresos en Bélgica de 7,8 millones de euros, lo que supone un retroceso del 15% con respecto al año anterior. La compañía, que eleva sus ingresos globales en un 5,7% y mejora sus ratios de manera general, ha destacado la situación de peligrosidad causada por la amenaza del terrorismo yihadista en Bélgica como uno de los puntos negros de sus números en el último ejercicio.

Así, la ocupación en el país de la capital de la Unión Europea ha descendido un 17,5% en términos comparables entre 2016 y 2015. La compañía de alojamiento dispone de once hoteles en Bélgica, siete de los cuales están en la capital, Bruselas, lo que supone un total de 1.200 habitaciones. La ciudad del país ha sido foco del terrorismo yihadista que ha perpetrado ataques en territorio europeo en nombre del ISIS y lugar también en el que se produjo un ataque en el mes de marzo del año pasado.

Con este panorama, los ingresos por habitación disponible (RevPar) bajan un 13,5% entre el año pasado y el anterior. Un impacto que ha sido compensado en parte con un incremento de los precios (ADR) del 2,3%. Además, NH Hoteles sostiene que los problemas de seguridad de Bélgica es una de las dos causas que han afectado negativamente sobre su objetivo de ebitda. La compañía contabiliza una pérdida en este apartado de 6,5 millones de euros con respecto al plan inicial. El otro factor que ha contribuido negativamente al beneficio bruto de explotación marcado en su 'guidance' ha sido el efecto divisa, que ha sido 5,9 millones de euros peor de lo esperado. Aún así, el ebitda del grupo ha sido de 181 millones en 2016, un 21% más.

Foto: Un hombre grita ante un homenaje a las víctimas de los atentados de Bruselas, el 23 de marzo de 2016 (Reuters)

Este golpe sobre las cuentas de la compañía ya fue registrado en el trimestre anterior. Sin embargo, la cadena hotelera apunta que Bélgica continuó en el último trimestre del año 2016 "impactada por los problemas de seguridad". En este periodo, la ocupación descendió un 2,8% respecto al mismo periodo de 2015. No obstante, la compañía apunta que la comparativa de la parte última del año es más favorable, ya que a finales de 2015 la inseguridad de Bruselas ya empezó a repercutir negativamente en los números de la firma de hoteles española. A pesar de todo, NH asegura estar un 3% por encima de la competencia en Bruselas.

La llegada de 2017 está teniendo un sesgo más optimista para NH Hoteles. Fuentes de la compañía aseguran que en los dos primeros meses de este año que ya han concluido están creciendo a doble dígito respecto al año anterior. Según sus estimaciones, a mediados de este año se recuperará la normalidad en Bruselas y su negocio se recompondrá. Sea como fuere, Bélgica es sólo una pequeña parte de su negocio. La empresa tiene más de 58.320 habitaciones repartidas por todo el mundo. En total, la cadena ha ingresado 1.474,6 millones de euros, un 5,75% más que le año anterior. El beneficio de 2016 se ha elevado hasta los 30,8 millones de euros y repartirá por primera vez dividendo desde 2008, tal y como reportó este martes la compañía a la CNMV.

El difícil año para Bélgica contra el terrorismo

2016 ha sido un año en el que el terrorismo islamista ha repuntado con fuerza en diferentes puntos de Europa. En este contexto, Bruselas ha sido señalado como uno de los lugares clave para el desarrollo y puesta en marcha de los atentados. Tras el ataque múltiple perpetrado en París en noviembre de 2015, el único terrorista que no murió en el atentado, Salah Abdeslam, huyó de Francia y se refugió en la capital belga. Tras esta masacre en la que murieron 137 personas y otras 415 quedaron heridas, todas las miradas se dirigieron al barrio bruselense de Molenbeek, que se señaló como nido de terroristas yihadistas que el ISIS estaba captando para sembrar el pánico. Entonces, la capital de la Unión Europea vivió una situación extrema con el ejército custodiando las calles y se dio orden a los ciudadanos de no salir de casa.

Foto: Agentes de policía belgas controlan la entrada a una estación de tren de Bruselas, el 23 de marzo de 2016 (Reuters).

Ya por entonces, algunos cuerpos y fuerzas de seguridad europeos pusieron en cuestión los servicios de inteligencia belgas, que habían pasado por alto la situación de algunos sospechosos terroristas. Esta situación se agravó en el mes de marzo, cuando la propia Bruselas sufrió un ataque terrrorista reivindicado por el autoproclamado Estado Islámico en el aeropuerto y en el metro de la ciudad en el que murieron 35 personas y 340 resultaron heridas. De nuevo, Bruselas vivió varias jornadas de alerta máxima con los militares desplegados por las calles. Este atentado tuvo lugar sólo siete días después de que Salah Abdeslam, el profugo de París, fuera arrestado. Bélgica reconocía entonces falta de recursos y cuerpos policiales disgregados.

De esta manera, Bruselas fue acusada por algunos de los principales líderes europeos. El ministro de finanzas francés, Michel Sapin, tachó la los belgas de "cierta ingenuidad" ante la radicalización que se estaba produciendo en su suelo. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, e incluso el servicio de inteligencia israelí acusó a Bélgica de no tomarse en serio estas cuestiones.

NH Hoteles Bélgica Yihadismo Terrorismo
El redactor recomienda