La filial Electricaribe ha estado al borde de la intervención

Fainé viaja a Bogotá para buscar un pacto entre el gobierno colombiano y Gas Natural

El nuevo presidente de la gasista quiere buscar un acuerdo para desactivar la bomba de relojería que supone la crisis de Colombia que satisfaga a todas las partes implicadas

Foto: El presidente de Gas Natural, Isidre Fainé. (EFE)
El presidente de Gas Natural, Isidre Fainé. (EFE)

El presidente de Gas Natural, Isidre Fainé, visitará Colombia para buscar un pacto entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la compañía gasista, según han adelantado fuentes del sector energético. Presumiblemente Fainé podría ser recibido por Santos mañana viernes en lo que supondrá una primera toma de contacto para buscar una solución a los 1.100 millones de dólares que se le adeudan a la empresa española por impagos acumulados en la factura eléctrica de la filial Electricaribe.

Portavoces de Gas Natural y de La Caixa, cuya fundación bancaria también preside Isidre Fainé, han declinado hacer declaraciones respecto al encuentro. Pero las fuentes del sector antes mencionadas han apuntado que el nuevo presidente de la gasista quiere buscar un acuerdo para desactivar la bomba de relojería que supone la crisis de Electricaribe.

Fainé ya se reunió varias veces en Argentina en 2013 para buscar un pacto entre el gobierno andino y Repsol por el tema de Vaca Muerta, por el que la petrolera española acabó cobrando 5.300 millones de dólares como compensación por las expropiación de YPF.

Fuentes del sector conocedoras de los contactos aseguran que en el caso de Colombia todavía no hay una propuesta sobre la mesa. Y que la reunión del viernes será la primera de una ronda para intentar romper el círculo vicioso en el que el Gobierno colombiano acusa a Gas Natural de no cumplir con las inversiones previstas, mientras que la gasista denuncia las elevadas deudas derivadas de clientes que se enchufan de manera ilegal a la red eléctrica.

Fainé estará acompañado por el consejero delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca. También está previsto que ambos directivos sean recibidos por el ministro de Minas y Energía del país, Germán Arce.

El objetivo del viaje es escuchar a los miembros del ejecutivo colombiano y también acordar un marco de estabilidad para Electricaribe durante el período de conversaciones, para evitar que la compañía esté al borde de la intervención cada quince días, tal y como ocurre ahora a causa del marco legal existente en Colombia.

Las reuniones acaban de comenzar por lo que todavía no hay nada definido. Pero la idea general es aplicar la misma fórmula que en Argentina con la crisis de Repsol: mejor un mal pacto que un buen arbitraje. Salió bien con Cristina Fernández de Kirchner y se pretende que ahora vuelva a funcionar en Colombia, un país que por tradición siempre ha sido de los más alineados con la legalidad internacional en América Latina.

Marco general

Fuentes del sector energético apuntan a que el marco general de la negociación en un futuro próximo tendría cuatro focos: renunciar a acudir al CIADI y acordar una quita de la deuda, que podría rondar el 20% de la cantidad pendiente.

La negociación que arranca sirve para pactar un calendario de devolución de deuda pero también un nuevo marco legal en Colombia que garantice el futuro

Para el resto, se acordaría un calendario de pagos progresivo, más prolongado en el tiempo o menos en función de la propia cuantía de la quita. Por ejemplo, una quita menor implicaría más tiempo para el ejecutivo colombiano para devolver el resto.

Por último, pero no menos importante, se quiere pactar un nuevo marco legal que haga viable Electricaribe a medio plazo. Este punto ya se ha intentado varias veces en los últimos años pero hasta ahora los resultados han sido más bien pobres.

Inestabilidad y condicionantes

El sector energético en Colombia funciona de manera diferente que en España. No se puede cortar a la luz a los abonados que se pinchan ilegalmente a la red. Además, se está obligado a pagar la luz a las empresas de generación se haya cobrado o no la factura de los consumidores, lo que deja en una situación muy complicada a Electricaribe.

La propia inestabilidad inherente al sistema se refleja también en la política. En los últimos cinco años ha habido ocho ministros diferentes de Energía y Minas, lo que dificulta que la empresa española haya podido tener un interlocutor continuado a lo largo del período en que se ha acumulado esta deuda.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios