ESPERAN QUE LOS TIPOS DE INTERÉS NO BAJEN MÁS

Los bancos creen que han tocado suelo... pero continúan con los despidos

Los resultados de los principales bancos españoles han sido pobres pero todos confían en que sea el suelo del ciclo. Aun así, anuncian más despidos y fusiones para rebajar costes

Foto:

Los seis principales bancos (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Popular) han presentado unos pobres resultados en España con caídas generalizadas de márgenes, compensadas solo en parte por las menores provisiones. Eso mantiene su rentabilidad bajo mínimos y la depresión de sus cotizaciones en bolsa. No obstante, creen que el ciclo ha tocado suelo y que a partir de ahora los márgenes empezarán a mejorar. En todo caso, anuncian más despidos para elevar la eficiencia, e incluso fusiones, aunque no a corto plazo.

La caída del margen de intereses —el que mide el negocio típico bancario— se debe a que los tipos de interés de referencia han vuelto a bajar en el tercer trimestre y han afectado a los préstamos —en especial las hipotecas— cuya cuota se ha revisado en ese período. A esto se suma la caída del crédito, que no repunta pese a la recuperación económica, sobre todo por culpa de las grandes empresas (ahora mismo les sale más barato financiarse en el mercado que en el banco) y de las administraciones públicas (a las que presta dinero el Estado con sus planes de liquidez para autonomías y ayuntamientos). 

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)

Finalmente, las entidades han vendido prácticamente todas sus posiciones en deuda pública con grandes beneficios —las compraron en 2012 con la prima de riesgo disparada— porque ya ha alcanzado una rentabilidad cero o incluso negativa, por lo que ya no tiene más recorrido. Por tanto, ya no ingresa los cupones de los bonos, que iban al margen de intereses, un factor que ha tenido especial impacto en las cuentas del Santander.

Esta caída generalizada se ha compensado parcialmente por un aumento de las comisiones —aunque no en todas las entidades— derivada del traspaso de patrimonio desde unos depósitos que no dan rentabilidad a los fondos de inversión, a la venta de seguros y otros productos, y a que las entidades empiezan a cobrar por diversos conceptos ahora que los clientes no son rentables. Asimismo, se han reducido las provisiones de forma generalizada, ya que cada vez entran menos préstamos en mora y los bancos van dando salida a los inmuebles adjudicados, aunque no prevén llegar a liberarlas; es decir, va a continuar la digestión de la crisis del ladrillo.

Lo peor ha pasado

La consecuencia es una caída generalizada de beneficios en España. Ahora bien, los gestores de las entidades se muestran optimistas sobre el futuro y consideran que sus resultados han tocado suelo. José Sevilla, consejero delegado de Bankia, considera que "la travesía del desierto está cerca del suelo" y que el margen de clientes comenzará a mejorar en el cuarto trimestre. La principal razón es que los tipos de interés no van a bajar más, sino que empezarán a repuntar poco a poco desde los niveles actuales. 

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla (EFE)
El consejero delegado de Bankia, José Sevilla (EFE)

Jaume Guardiola, CEO del Sabadell, añade que la guerra de ofertas en los préstamos ha llegado a su fin: "El margen de intereses tiende a estabilizarse porque la presión competitiva a la baja en las ofertas se va a parar porque empieza a afectar directamente a la rentabilidad. Hemos tocado fondo en el proceso de reducción de márgenes en el crédito a pymes".

Despidos, cierre de oficinas... y fusiones

Aun así, la recuperación de la rentabilidad va a llevar tiempo y, en un negocio cada vez más digital, no queda más remedio que elevar la eficiencia. Y la forma más sencilla es reducir costes; es decir, cerrar oficinas y despedir empleados. La consultora BDO considera que hay margen para suprimir otras 5.000 sucursales bancarias en España, y en eso están las grandes entidades.

Jaume Guardiola, CEO del Banco Sabadell (Reuters)
Jaume Guardiola, CEO del Banco Sabadell (Reuters)

BBVA ha anunciado que cerrará 100 oficinas y despedirá a 444 empleados más en nuestro país antes de fin de año, lo que dejará la cifra total de reducción de plantilla en 2.000 al sumar el ERE de Catalunya Banc. Sabadell también pretende prescindir de 180 trabajadores y echar el candado a 90 sucursales. Capítulo aparte merece el Popular, que espera cerrar la próxima semana el acuerdo con los sindicatos para el ERE de 2.600 empleados incluido en el plan de reestructuración que acompañaba a la ampliación de capital de junio. Las oficinas cerradas serán 302.

Como aun así puede no ser suficiente para volver a niveles de rentabilidad aceptables (superiores al coste de capital), los seis grandes están convencidos de que vamos a asistir a una nueva ronda de fusiones en el sector con la "lógica industrial" de hacer sinergias y conseguir los ingresos de dos entidades juntas con los costes de poco más de una. Ahora que va a haber Gobierno puede empezar el baile, aunque ninguno espera que veamos operaciones a corto plazo.

Caixa, BBVA y Santander gustan; Popular no

Dentro de este clima generalizado, no todos los bancos son iguales, como el mercado ha dejado meridianamente claro esta semana. En el lado positivo, se sitúan los dos grandes, aunque más bien por sus negocios internacionales (Brasil en Santander, México y Turquía en BBVA) que por una evolución en España bastante en línea con la media, o incluso por debajo en el caso de un Santander penalizado por la Cuenta 1, 2, 3.

CaixaBank es el que más ha gustado en el ámbito puramente nacional, ya que es el único que ha conseguido un crecimiento en el margen de explotación. Por el contrario, Bankia ha decepcionado y se critica su falta de iniciativa para reaccionar a la caída de márgenes. Sabadell ha cumplido las previsiones, pero los inversores consideran que ya estaba en precio, y su cotización cayó el viernes un 3,78%.

Sin duda ninguna, los peores resultados han sido los del Popular, que a la necesidad de acometer unos enormes saneamientos de su ladrillo suma una caída de márgenes mayor de la esperada. Si unimos las dudas del mercado sobre su capacidad de cumplir las promesas que hizo en la ampliación (empezando por la segregación de su banco malo), se explica el desplome del 8,42% de este viernes hasta quedarse al filo del euro por acción.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios